Martes 25 de Julio de 2017 - 21:37hs. - República Argentina Edición # 1748

Revista #46 Mayo 2011 > América Latina

“LA REVOLUCIÓN HA SIDO EXTREMADAMENTE PATERNALISTA”

De cara al IV Congreso, donde se terminaran de definir las reformas económicas ha aplicarse en la isla, revista 2016 se entrevistó con Jesús Vicente González Díaz, vicepresidente del Partido Comunista de Santiago de Cuba.


Por Héctor Bernardo

En el discurso de clausura del IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas realizado durante el 2010, el presidente cubano, Raúl Castro, aseguró: “La batalla económica constituye hoy, más que nunca, la tarea principal y el centro del trabajo ideológico de los cuadros, porque de ella depende la sostenibilidad y preservación de nuestro sistema social”.

Cuba - con su economía asechada hace ya 50 años por el bloqueo económico arbitrariamente impuesto por Estados Unidos - necesita imperiosamente mejorar su economía, que a pesar de haber sobrevivido al período especial, quedó muy golpeada. Por tal motivo, el próximo 16 de abril comenzará el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, donde los delegados elegidos para llevarlas propuestas de los ciudadanos debatirán el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Es en este contexto que Revista 2016 se entrevistó con Jesús Vicente González Díaz,vicepresidente del Partido Comunista de Santiago de Cuba, para hablar sobre los motivos que llevaron al gobierno cubano a implementar dichas modificaciones económicas, cuál será la forma en que se van a aplicar y cuales son los resultados que se buscan.

¿Por qué es necesario hacer estás modificaciones?

Por que en algunas cosas, la Revolución ha sido extremadamente paternalista. No te quepa la menor duda. Hay cosas que son insostenibles y que a la luz de estos tiempos sencillamente no pueden ser.

Poder mantener las conquistas de la Revolución tiene mucho que ver hoy con un fundamento económico coherente, con un fundamento sustancialmente organizado y hay cosas que tenemos que cambiar.

¿Cómo cree que ven en el mundo este proceso?

Te puedo asegurar que hoy la prensa internacional está hablando de un desasosiego, de un desastre en el orden laboral, etc., etc., pero no hay nada de eso. Te digo además que lo que se está haciendo es un proceso de reorganización, de reorientación de nuestras potencialidades productivas; y que se está teniendo en cuenta a cada uno de los trabajadores cubanos. Es un proceso coherente y me animo a decir que es armónico. Que tiene que ver con el análisis de cada uno de los procesos, que tiene que ver con la producción,  con la productividad, con la eficiencia, con la economía de nuestro país, porque no podemos sostener una revolución sin un fundamento económico organizado. Es así de censillo. Y eso es lo que estamos haciendo en todo el país de manera organizada y coherente.

En el libro de la Memorias de Gorriarán Merlo, él narra que en una charla con Fidel le contó que cuando estaba en Nicaragua visitó una panadería en la que una persona les daba un número, otra les tomaba el pedido, otra les daba el pan y otras les cobraba; y un amigote Gorriarán le comentó: “esta panadería la deben haber fundado los cubanos”, después de reírse Fidel le dijo que “el problema del trabajo” era un tema que no habían sabido resolver.

No podría engañarte y tengo que admitir que en algunos sectores  teníamos personas que no respondían coherentemente a la organicidad en el proceso productivo. Eso hay que redimensionarlo, hay que organizarlo, hay que reorientarlo. En ese proceso estamos y es un proceso paulatino. 

Se han protegido durante mucho tiempo determinados segmentos sobre todo del sector de nuestros trabajadores, eso no te quepa la menor duda. Ahora nosotros lo que tenemos que lograr es eficiencia. Sin eficiencia no tenemos economía, sin economía no tenemos país y sin país no tenemos revolución.

¿El problema es la sobre población en determinados sectores de la producción?

También tenemos sectores que a mi juicio están carentes de mano de obra. Por ejemplo los sectores agropecuarios. Hay determinadas esferas productivas que tenemos la necesidad de incorporar personas.

No es un fenómeno de Cuba el éxodo del campo a la ciudad. Es algo que pasa en muchos países. Incluso en los países desarrollados. Eso en alguna medida tenemos que organizarlo.

Hay una palabra que usted ha repetido y remarcado a lo largo de nuestra charla, “eficiencia”. ¿Podría definir a qué se refiere con eficiencia?

Eficiencia es productividad. Eficiencia es hacer lo que hay que hacer, con lo que necesitamos, en el tiempo que lo tenemos que hacer y con la productividad que necesitamos como resultado final. Eso es eficiencia, y esa es una tarea imprescindible. Eficiencia no solamente es para producir, sino también para prestar un servicio, para atender un proceso como el proceso educacional, etc.

¿Existe algún motivo por el cual el trabajador cubano pudiera temer ser abandonado por el Estado, que pueda encarar un emprendimiento irle mal y quedar desocupado, abandonado a su suerte?

Para serte franco lo dudo. Te aseguro que estamos enfrentando un proceso que nunca habíamos enfrentado, por lo menos con esta magnitud. Pero de la manera en que estamos llevando adelante el proceso, realmente no creo que pueda pasar eso. Siempre se va a tener en cuenta las alternativas necesarias para que no haya desamparo. Además se está particularizando cada uno de los casos. Las comisiones que están trabajando en cada uno de los centros están evaluando caso a caso. No estamos hablando de un proceso en que las decisiones se toman sobre colectivos, esto es caso a caso. Además, la primera alternativa para el trabajador es una reorientación laboral. Una reorientación laboral a una esfera, a un sector que puede ser dentro de su propio trabajo, buscando un espacio en el que él pueda responder para conseguir lo que estamos buscando que es lograr productividad, lograr eficiencia en la actividad que se desarrolla.

Se habla de que este proceso llevará por lo menos cinco años

Esto no es un proceso de hoy para mañana, este es un proceso paulatino y coherente. No se puede lograra eficiencia de un plumazo. Alguien que hoy estaba trabajando en un espacio, mañana puede estar trabajando en otro que ayude a lograr esta eficiencia y eso es algo que se les está explicando a cada uno de los trabajadores, un por uno. Esto no es un proceso en el que se les dice: “bueno compañeros, aquí se terminó esto y adiós”, no, no. Se trata de comisiones de los mismos trabajadores, con los mismos trabajadores y con una evaluación particular, pormenorizada, detallada de cada uno de los trabajadores con sus mismos compañeros. No te vayas a imaginar que es desde arriba con un decisión que se impone. No de ninguna manera.

Por lo que dice no tiene dudas de que este proceso lo que va a hacer es fortalecer al socialismo en Cuba.

No te quepa la menor duda de que esto lo que va a hacer es fortalecer el socialismo, fortalecer la Revolución. No te quepa la menor duda. La única consecuencia de esto es que tengamos mayor eficiencia en los procesos productivos e incluso en los procesos políticos. Hasta en los procesos políticos. Hacer una sociedad eficiente es hacer una sociedad con alta satisfacción para la población.

COMENTARIOS (30)

Leer todos los comentarios
0KRCLFZJ0

That's a brilliant answer to an intrnestieg question

!S!WCRTESTINPUT000000!E!

!S!WCRTESTINPUT000004<><>%3c%3e!E!

!S!WCRTESTINPUT000000!E!

!S!WCRTESTTEXTAREA000001!E!

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.