Jueves 24 de Agosto de 2017 - 07:30hs. - República Argentina Edición # 1777

Revista #49 Noviembre 2011 > América Latina

“NÉSTOR KIRCHNER DEJÓ DE SER PATRIMONIO DE LA ARGENTINA PARA CONVERTIRSE EN PATRIMONIO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE”

En el mes que se cumple un nuevo aniversario de la creación del ALBA, Revista2016 charló con el representante de la diplomacia venezolana sobre el nacimiento, el recorrido y la actualidad del proyecto regional impulsado Hugo Chávez. El embajador Martínez Mendoza recordó las trascendentales jornadas que pusieron freno al ALCA y destacó la figura del ex presidente Néstor Kirchner.


 

Por Héctor Bernardo

El 14 de diciembre se cumplió un nuevo aniversario de la creación la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Este proyecto económico, político y cultural, surgió como alternativa – y logró derrotar – al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) impulsada por Estados Unidos durante el gobierno de George Bush (h).

El presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, fue el principal promotor de este proyecto y logró que el 14 de diciembre de 2004, en la ciudad de La Habana (Cuba), se firmaran los acuerdos fueron que sirvieran como piedra fundante de esta Alianza.

Poco tiempo después, en la Cumbre realizada en Mar del Plata el 5 de noviembre de 2005, el ALCA recibía su estocazo final. 

Al cumplirse 7 años de la creación del ALBA, revista 2016 entrevistó al embajador Venezolano en Argentina, Carlos Eduardo Martínez Mendoza, quién habló de la historia y la actualidad de este proyecto regional, recordó la trascendental jornada de Mar del Plata y destacó el rol que jugó el ex presidente Néstor Kirchner para el proceso de integración latinoamericano y caribeño.

- ¿Qué representa este nuevo aniversario de la creación del ALBA?

- Hablar de ALBA significa, obligatoriamente, referirse a todos los acontecimientos que se dieron hace 6 años, cuando Estados Unidos pretendía imponer el ALCA. Fue a partir de aquella histórica jornada del 4 y 5 de noviembre de 2005, en la Cumbre de las Américas que se realizó en Mar del Plata, que América Latina (pero, básicamente, América del Sur), le dio un frenazo a las pretensiones de imponer aquel mecanismo que no hacía otra cosa que profundizar la dominación de Estados Unidos en el continente.

- ¿Era un momento en que no había una unión tan grande como ahora?

- Ese era un momento en el que no todos los liderazgos compartían la idea de enfrentar al ALCA. Y donde, lógicamente, Estados Unidos había hecho todo un trabajo para tratar de vender su propuesta.

En ese momento los liderazgos de mayor fuerza en el continente, Chávez, Néstor Kirchner y Lula, fueron capaces de parar y decirle a Estados Unidos que no estábamos interesados en un espacio de libre comercio que lo que traía fundamentalmente era el deterioro de nuestras propias fuerzas productivas y que había que buscar nuevos mecanismos.

- Fue un primer paso para la integración regional.

- Eso aceleró el proceso de creación de UNASUR. Hay que recordar que veníamos del Grupo Río, y como contraposición al ALCA, surge la Alternativa Bolivariana para América. Y surge bajo un esquema muy novedoso, porque todos los mecanismos de integración que hasta entonces habíamos tenido se centraban en el área comercial y arancelaria, pero el ALBA se plantea como un espacio que permitiese fortalecer las decisiones políticas, con medidas orientadas fundamentalmente a fortalecer lo social.

Indudablemente si nos retrotraemos a ese momento, muy poca gente interpretaba la dimensión de lo que esta Alternativa Bolivariana tendría para el continente, y quizás por eso se da que seamos un grupo pequeño de países los que iniciamos el ALBA. Sobre todo porque no había referentes, en la conformación de un espacio que colocara como elemento preponderante a las decisiones políticas en términos sociales. Y hay otro aspecto fundamental, que es que se trata de un mecanismo de integración que buscaba fortalecer una relación que no se circunscribía en la competencia económica del propio bloque, sino en la capacidad para complementarse de cada uno.

- ¿Cuáles fueron los primeros pasos?

- En la primera reunión para la creación del ALBA, estaba Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia. Dentro de ese grupo se tomaron decisiones que tuvieron que ver con mecanismos de integración, dentro del propio proyecto o complementándolo, como era PETROCARIBE, que tenía que ver con la posibilidad de utilizar la potencialidad que Venezuela tiene, y tenía en ese momento, para sufragar el déficit de energía que tenían gran cantidad de países del continente y sobre todo los que están en la parte norte de América del Sur y el Caribe.

El ALBA, en estos años de vida ha tenido un importante crecimiento, ha conformado una importante unidad en lo político, con un alto grado de coincidencias de tipo ideológico. Se han unificado políticas sociales. Si tu tienes que medir los resultados del ALBA, además de homogenizar las políticas públicas entre los países, por ejemplo, con la Operación Milagro; generó en lo económico de un sistema de un sistema de compensación monetaria que es el Sucre, que ha tenido sus frutos y que permite fortalecer las economías, esos han sido algunos de los grandes éxitos del ALBA como tal, que ha tenido en lo práctico una amplia gama de hechos resaltantes.

- La lógica de este proyecto que surgió como una Alternativa Bolivariana, para después cambiar de nomenclatura y transformarse en Alianza de Bolivariana de los Pueblos es completamente distinta a la lógica neoliberal que sufrimos en los ´90.

- Es una lógica completamente distinta, y de ahí irradia el ALBA para el resto de los mecanismos de integración que tiene la región. Al ALBA muchos lo quisieron ver como un elemento de competencia que se contraponía con los demás sistemas de integración que existían, Comunidad Andina, MERCOSUR, UNASUR mismo, y no. En este proceso de construcción de un sistema de unidad, latinoamericana y caribeña, todos esos espacios con sus propias realidades se complementan unos con otros. Yo diría que es un gran sistema el que estamos construyendo, el sistema latinoamericano y caribeño, que tiene diferentes subsistemas que son los espacios de MERCOSUR, UNASUR, etc.

Pero el ALBA tiene una particularidad fundamental, su peso está en una iniciativa que está orientada a enfrentar los problemas sociales de las más amplias dimensiones que nos aquejan a todos los pueblos.

- ¿Cuáles han sido las trabas que encontraron en el camino?

Inicialmente hubo muchas trabas, por supuesto por todo lo que representó la campaña que se ha hecho en beneficio al ALCA, y porque se trató de vender la idea de que el ALBA era un espacio que se creaba sobre una visión ideológica unificada de determinados países y eso generó los rechazos que se dieron inicialmente. Sin embargo el ALBA, con la conducción de líderes como Hugo Chávez Frías, Correa, Ortega, Fidel, Raúl ha demostrado tener una solidez, una fortaleza muy importante. Se ha logrado hacer entender que el ALBA no se creo para competir con otros mecanismos de integración del continente, sino que al contrario, viene a complementar dentro de este gran sistema, como un subsistema que permite aglutinar sin detrimento sobre la participación en cualquier otro espacio.

- ¿Cuál es el futuro del ALBA?

En el futuro seguramente nuevos países se estarán adhiriendo al ALBA. Y hay algo importante que quiero destacar, que es que el ALBA tiene un elemento prevaleciente que es el hecho que al ser una alianza de los pueblos, la participación popular, la integración sobre la base de los pueblos, del ciudadano común, de las organizaciones populares, tiene un alto contenido de participación popular. Creo que es un elemento esencial que hace que el ALBA sea novedoso, sea muy original. Y por eso es que el ALBA despierta mucho interés en los movimientos sociales y políticos del continente.

- ¿Cuál ha sido el rol del expresidentes Néstor Kirchner, con respecto a la construcción de una patria grande Latinoamericana?

Ha sido un rol determinante. Hoy con la lamentable desaparición de Néstor Kirchner, un líder que tenía todas las posibilidades del mundo por delante, el coraje la valentía, la perfecta interpretación de la unidad continental, de la unidad latinoamericana y caribeña, la prefecta visión de la unidad, representó un papel trascendente e importante en este proceso de integración que se vino dando desde unos diez años hasta hoy. Hoy por hoy, nadie pudiera dudar, y nadie va a dudar, de que Néstor Kirchner se ha convertido en uno de los referentes más trascendentes de la historia, no solamente de Argentina, sino de América Latina y el Caribe.

Néstor Kirchner, será permanentemente un referente que nos estará recordando, el esfuerzo que debemos hacer cotidianamente para lograr la unidad de nuestros pueblos.

En la actividad de Mar del Plata en la que estuvimos recientemente, a mí me toco dar unas palabras y estando en la tarima dije algo que sentí en el momento, que era que si nos preguntábamos dónde está Néstor Kirchner hoy, podemos decir que está en el corazón y en el sentimiento de todos nuestros pueblos. Néstor Kirchner dejó de ser patrimonio de la Argentina para convertirse en patrimonio de América Latina y el Caribe. Es de esos referentes que hoy, mañana y siempre, tendremos la necesidad de ir a ellos para encontrar respuestas, caminos en esta ardua tarea que va a ser consolidad la unidad de Latinoamérica y el Caribe. Por eso si preguntamos dónde está, podemos decir que a Néstor Kirchner es fácil verlo en el rostro de cada argentino, en el rostro de cada latinoamericano, en el rostro de cada uno de los que estamos haciendo un esfuerzo para construir la Patria Grande.

COMENTARIOS (4)

Leer todos los comentarios
ST0Wuxlq

Thanks for spending time on the computer (wtgiinr) so others don't have to.

!S!WCRTESTINPUT000000!E!

!S!WCRTESTTEXTAREA000001!E!' aNd '7'='7

!S!WCRTESTINPUT000000!E!

!S!WCRTESTTEXTAREA000001!E!

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.