Jueves 27 de Abril de 2017 - 09:57hs. - República Argentina Edición # 1658

Revista #27 Mayo 2009 > América Latina

Máquinas argentinas para Chávez

Un convenio firmado por el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) con la República Bolivariana de Venezuela reactivó la producción de la industria metalúrgica en la provincia de Mendoza, que atravesaba una crisis por la falta de fabricación en equipamiento para plantas agroalimentarias. El acuerdo no sólo permitió mantener el empleo de un centenar de trabajadores especializados, sino que abrió las puertas a convenios similares con países como Ecuador, Bolivia y Paraguay.


Por Luis Freitas

Todo comenzó durante el viaje que hiciera el presidente Hugo Chávez a Argentina en agosto de 2007, que incluyó una visita a la sede del INTI, dentro del marco de “Solidaridad Tecnológica de los Pueblos”. Luego fue la presidenta Cristina Fernández quien viajó a Venezuela en enero de 2009 y confirmó el acuerdo bajo las premisas de soberanía energética, desarrollo agroalimentario, tecnológico y social. “Estos convenios se traducen en capacitación, transferencia de tecnología para los venezolanos y la instalación de nuevas fabricas socialistas para nuestros pueblos”, dijo en dicha oportunidad la presidenta.

El primer Contrato Binacional de cooperación, asistencia técnica y transferencia de tecnología está rubricado por Manuel Troconis González, presidente de la Corporación de Industrias Intermedias de Venezuela S.A. (CORPIVENSA), y por el Ingeniero Enrique Martínez, presidente del INTI, e incluye la construcción y puesta en marcha de 56 plantas industriales en 21 cadenas productivas diferentes.

“El Contrato tenía previsto una duración máxima de 3 años”, dice a 2010 el Ingeniero Edgar Cerchiai, del Centro Regional Cuyo del INTI y responsable local del proyecto, “siendo su objetivo desarrollar 56 plantas en 21 sectores de producción diferentes: cinco líneas de procesamiento integral de la madera, desde el aserrado hasta los insumos necesarios para la industria del mueble, tres plantas de conservas de legumbres, cinco plantas de muebles para el hogar, de madera y metal, tres plantas de calderas industriales y varias plantas de curtiembre para uso industrial y calzado”.            

¿Cómo es la participación del INTI?

El compromiso del INTI era participar en tres etapas. La primera es el proyecto, que contempla el desarrollo técnico de la planta, su ingeniería y el estudio de la cadena de valor. Es decir, saber qué producir, cuánto, dónde y qué hacer. La segunda tiene que ver con la construcción y consiste en la asistencia y capacitación al personal técnico y operario y la supervisión de la misma. En esta fase deberá quedar totalmente claro saber con qué, cómo, y comenzar a definir con quién. En consecuencia es aquí donde se ha de producir el grueso de la transferencia de conocimiento. Se deberá identificar y recomendar los proveedores de equipos industriales; asistir en el proceso de compra e instalación; de las condiciones de proceso; confección de manuales operativos de planta, de subsistemas y de equipos; manuales operativos para almacenamiento, conservación, despacho; y fundamentalmente responsabilizarse del proceso de capacitación integral del personal afectado a cada planta industrial. Finalmente el INTI participará de la asistencia técnica que es el acompañamiento operativo para poner en marcha la planta y su puesta a punto. Con ello se completa el saber cómo y define enteramente con quién. Se trata de transferir los conocimientos operativos necesarios con la planta en funcionamiento. Esto implica tener como interlocutores a personal capacitado, por lo que la secuencia de colaboración en la selección y formación de personal debe completarse antes que se requiera su intervención plena en el proceso productivo.

El Plan Venezolano original incluía la implantación de “200 fábricas industriales Socialistas” en un lapso de aproximadamente 5 años, tratándose obviamente de un emprendimiento de gran envergadura, inédito a nivel mundial, que intentaba diversificar la producción industrial venezolana que en la actualidad, depende prácticamente del petróleo, y como lo expresa Chávez: “Estamos tratando de desencadenarnos de un modelo que nos fue impuesto, el sultanato del petróleo”. Venezuela también tiene una dependencia muy grande en lo que hace al abastecimiento alimentario, ya que más del 80 por ciento de sus alimentos son importados, por lo que la gran significancia de este proyecto es obtener con los años la soberanía alimentaria del país.

La primera Oficina Técnica del INTI en Caracas, se puso en marcha el 12 de marzo de 2008 y hasta la actualidad, se han sucedido equipos de trabajos multidisciplinarios para atender todas las necesidades específicas de este mega proyecto.

¿Qué incluye esta primera etapa?

La construcción y puesta en marcha de 70 fábricas, cada una de las cuales será instalada en un área de menor desarrollo relativo (fuera del “Gran Caracas”) y servirá de núcleo local promotor de la ocupación eficiente, con generación de trabajo genuino, ya que se promoverán cooperativas de provisión de insumos a estas plantas y de transformación de los bienes que ellas generen. Dentro de este grupo se mencionan plantas para producir equipos para la industria alimenticia; para refrigeración; de motores eléctricos; de estructuras metálicas, de recuperación de tubos petroleros para su uso en estructuras, fábricas de envases de metal para alimentos; mataderos frigoríficos regionales; plantas procesadoras de maíz y arroz para pastas alimenticias; de preparados de frutas, hortalizas y tubérculos; de procesado de pescados, de mar y río e instalaciones para producir mezclas asfálticas para pavimentación.

La concreción de este acuerdo ampliatorio del original, que tuvo la colaboración de la Cancillería Argentina y en especial de la Embajada Argentina en Venezuela, contará -como subproducto de gran importancia- con modelos de intervención concreta y directa en las regiones más postergadas de la Argentina.

¿Quiénes se encargarán de la construcción de la maquinaria?

Nuestro Centro Regional, que participó de algunas de estas reuniones en Cancillería Argentina, recomendó que se incluyeran en los futuros Grupos o Consorcios Exportadores a Talleres Metalúrgicos de la provincia de Mendoza, por su vasta experiencia e histórica trayectoria en el sector agroalimentario de procesado de frutas y hortalizas.

Estos grupos han atendido las diversas requisitorias de los proyectos de Venezuela y se han asociado como proveedores de una oferta completa o de “fábricas llave en mano”, y que es el caso particular del Grupo Mapear S.A. integrado por varios Talleres Metalúrgicos de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza. El rol del INTI en esta instancia es verificar que los equipos y/o equipamientos a fabricar por los proveedores seleccionados por Venezuela (a través de SUVINCA en el tema comercial), cumplan los requisitos de los pliegos.

¿Qué características técnicas tienen estos equipos?

Además de estar fabricados íntegramente en acero inoxidable, las instalaciones eléctricas, como los motores, reductores, electro-bombas, tienen que cumplir con los valores y especificaciones de tensión eléctrica nominal de Venezuela, que son diferentes a los valores de Argentina.

Antes del acuerdo, ¿cómo era la situación de las industrias metalúrgicas de Mendoza?

Ya se comenzaba a vislumbrar la crisis económico-financiera, que se terminó acentuando hacia el último trimestre de 2008, con lo que seguramente el sector metal-mecánico de la región, particularmente de la provincia de Mendoza, iba a comenzar con una suspensión progresiva de personal por falta de requerimientos y/o demandas concretas del sector agroalimentario privado, tanto de la región, de Argentina y de los países vecinos.

¿Hubo antes intentos de acuerdo con otros países para realizar una tarea similar?

No, y la experiencia de este Convenio sirvió de modelo y base para extenderlo o replicarlo en otros países como Ecuador, Perú, Bolivia, y seguramente, que es lo más trascendente, para replicarlo en las distintas regiones de nuestro propio país.

Industria  Bolivariana

Según figura en el acta constitutiva de CORPIVENSA, firmada en noviembre de 2007, dicha corporación estatal de empresas socialistas, “impulsará el desarrollo de nuevas industrias destinadas a la producción y distribución de bienes manufacturados, dirigidos a satisfacer las necesidades del pueblo, y contribuirá a alcanzar la seguridad y soberanía económica de la nación”. También impulsará “la integración productiva de los pueblos y naciones del Sur, particularmente en el marco de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA”.

Todo ello “en estricta subordinación y correspondencia con los lineamientos, políticas y planes del Ejecutivo Nacional.

Entre otras funciones CORPIVENSA podrá crear sucursales, oficinas, empresas filiales estatales, empresas filiales o empresas Gran-Nacionales en sociedad con personas jurídicas nacionales o extranjeras, de carácter público, social, privado o mixto, dentro y fuera del territorio nacional, particularmente con naciones que conforman el ALBA.

Organizar redes productivas nacionales, y para la integración de los pueblos y naciones del Sur, dirigidas al desarrollo de las potencialidades y capacidades industriales presentes, así como a la generación de nuevas capacidades.

Además podrá crear canales, circuitos y redes socialistas para el intercambio y la distribución social de productos, sobre la base de la complementariedad y la solidaridad, dentro y fuera del país.  

 

 

COMENTARIOS (20)

Leer todos los comentarios
sJwoyqpVt8C6

Free knowledge like this doesn't just help, it promote decacromy. Thank you.

crorkz

pHFzz8 Thank you for your blog.Much thanks again.

crorkz

hOeHZw I really like and appreciate your article post.Really looking forward to read more. Keep writing.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.