Viernes 18 de Agosto de 2017 - 15:08hs. - República Argentina Edición # 1771

Revista #36 Marzo 2010 > América Latina

Ocupación colonial

Islas Malvinas


Por Stella Calloni

El recrudecimiento de la ocupación colonial de las Islas Malvinas, con la decisión británica de desconocer la soberanía argentina y abandonar virtualmente el camino de la negociación, es también parte de las estrategias conjuntas imperiales.

No sólo se trata de la actual situación creada por la exploración petrolera en aguas jurisdiccionales argentinas, sino que en las Islas que los británicos ocuparon en 1833 y llamaron Falklands, se ha instalado una fortaleza militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Se trata de la Base Aérea Mount Pleasant y la Estación Naval Mare Harbour.

En un estudio realizado por diversas organizaciones políticas y sociales, surge que la base militar británica de Mount Pleasant “está ubicada a 60 kilómetros de Puerto Argentino, y a 700 Km. de la costa patagónica, ocupando la región más llana de la isla Soledad, cercana al mar y apta para el desplazamiento de aviones y helicópteros. Como su extensión es considerable, una red de avenidas comunica las distintas instalaciones: cuarteles, hangares, campos de operaciones, la base aérea y dos barrios, uno para los militares británicos y otro para los civiles, un complejo con cines y bares, y el aeropuerto de las islas que también está dentro de la base. En ella operan de modo permanente, por lo menos, 1500 militares y 500 civiles británicos que se renuevan periódicamente. Algunos soldados que combatieron en Medio Oriente utilizan la Base Aérea para entrenamiento”.

Como la mayoría de las instalaciones militares extranjeras construidas en el último período, “la base posee amplias pistas (una de 2.590 y otra 1.525 metros) aptas para el aterrizaje y despegue de aviones de gran porte que habitualmente se emplean para el transporte de tropas y equipos militares utilizados en maniobras conjuntas o para la conexión con la red de bases militares de EE.UU y la OTAN que se extienden por casi todo el mundo. En el complejo hay una estación naval de aguas profundas, llamada Mare Harbour, que es frecuentada por la flota de la Royal Navy, usada para patrullar el Atlántico Sur.

El equipamiento dispuesto en Mount Pleasant, es similar al que los efectivos británicos tienen en Irak y Afganistán. Hay instalados silos y rampas para el lanzamiento de armas nucleares. El funcionamiento de la base demanda al Reino Unido alrededor de 150 millones de dólares. Un precio no demasiado alto para el objetivo declarado de “proveer seguridad en los territorios de ultramar en el Atlántico Sur” y un gran negocio para la Corona teniendo en cuenta las enormes ganancias que obtiene de la ilegal adjudicación de licencias de pesca y explotación de otros recursos naturales de la zona.

La Fortaleza Malvinas presupone aún mayores peligros con la reactivación, en el año 2008, de la IV Flota de guerra de EE.UU; y es contraria a la Resolución de las Naciones Unidas que exige convertir el Atlántico Sur en océano de paz.
 

COMENTARIOS (23)

Leer todos los comentarios
click for source

7GVFB8 I truly appreciate this article.Much thanks again. Much obliged.

uHnCAErJ

The voice of raytnoaliit! Good to hear from you.

matzcrorkz

juDlJO Great article.Really thank you! Awesome.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.