Martes 27 de Junio de 2017 - 14:24hs. - República Argentina Edición # 1719

Revista #56 Junio 2013 > América Latina

"LA PRESIDENCIA DE LA CELAC ES LA REIVINDICACIÓN DE MUCHOS AÑOS DE LUCHA DEL COMANDANTE FIDEL CASTRO"

Revista2016 charló con Rodolfo Benítez Verson, miembro de la Cancillería cubana, quien analizó las consecuencias del bloqueo impuesto por Estados Unidos y el rol de Cuba en el nuevo contexto de América Latina


Por Federico Martelli

A pocos metros del mar, en el Vedado de la Habana, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba pasa casi desapercibido en medio de la tranquilidad de la tarde habanera. Tras unos minutos de espera y con el infaltable café de por medio, nos recibe Rodolfo Benítez Verson, subdirector de Asuntos Multilaterales de la Cancillería cubana, para conversar sobre el bloqueo y el rol de Cuba en la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

-¿Cuáles son las consecuencias de estos 51 años del bloqueo para la política, la cultura, y la economía de Cuba?

- El bloqueo tiene consecuencias muy negativas para Cuba en todos los órdenes de la vida diaria. En término de pérdidas económicas hemos tratado de llevar una estimación de los daños directos y, a pesar de que hemos sido bastante conservadores, las últimas cifras que tenemos indican que hasta el año pasado perdimos no menos de 1 billón 66 mil millones de dólares por daños económicos directos y desde el punto de vista humano, las pérdidas son incalculables.

Desde el año ‘60 el objetivo declarado del bloqueo es crear hambre, desesperación en la población.  Ese siempre ha sido el objetivo del bloqueo.

Es fácil imaginar cuánto habría hecho este país si hubiéramos tenido ese dinero arrebatado por el bloqueo. Con mucho menos que eso, en 10 años, podríamos haber construido un millón de viviendas en Cuba. Familias de cuatro o cinco persona mudándose a casas nuevas. Para nosotros sería un cambio radical.

El bloqueo, por ejemplo, impide al ciudadano de Estados Unidos ejercer el derecho constitucional de viajar a Cuba.  Nuestro país es el único del mundo donde el ciudadano norteamericano tiene explícitamente prohibido viajar. Lo cual es inexplicable desde todo punto de vista.  Creo que no sólo le hace daño a Cuba, sino que le hace daño a Estados Unidos económica y políticamente.

Las encuestas dicen que más del 70% de la población norteamericana considera que es una política frustrada.  Son once ya los presidentes de Estados Unidos que han insistido con la misma política fracasada, que evidentemente tiene su raíz en un grupo extremista minoritario.

-¿Cuál es la sanción para un ciudadano norteamericano que visita Cuba?

- Este es un tema importante. Las multas a las personas por razón de viaje y las sanciones a empresas impuestas por el actual gobierno de E.UU, son el doble de las que se acumularon durante los dos períodos del presidente anterior Bush.

En cuatro años de mandato de Obama se acumularon hasta el presente 2.300 millones de dólares en multas y, hasta incluso, la privación de la libertad. Hay persecución a las personas que viajan a Cuba, muchos lo hacen arriesgándose, esto quiere decir que muchos ciudadanos norteamericanos violan la ley y vienen a Cuba de manera ilegal.

Nosotros pensamos que la prohibición que se le hace al ciudadano norteamericano no puede tener justificación de ningún tipo. Incluso pueden viajar a países en los que Estados Unidos está en guerra como Afganistán e Irak.

- ¿Esa prohibición es esencialmente por motivos económicos?

- Hay motivos económicos y también razones políticas. Permitirle al ciudadano norteamericano viajar a Cuba es darle la posibilidad de tener información directa sobre la realidad cubana.

He tenido la oportunidad, por razones de trabajo, de vivir en Estados Unidos y allí la imagen de Cuba está saturada en términos negativos. El patrón informativo en relación a Cuba es muy manipulado y tergiversado. Por eso, permitir que el ciudadano norteamericano pueda viajar a Cuba, hacer turismo y también conocer la verdad ayudaría a desmentir esa imagen construida.

-Después de 50 años los propios norteamericanos reconocen que es una política que no los conduce al resultado que buscaban. Aún así no parece haber señales de que fueran a terminar con el bloqueo. ¿Qué rol juega hoy América Latina para que Estados Unidos cambie su política en relación al bloqueo?

- La política del gobierno de Estados Unidos respecto a Cuba, se encuentra totalmente aislada. No cuenta con apoyo internacional. Todos los años se presenta una resolución de Cuba en la Asamblea de Naciones Unidas y, el año pasado, 188 países votaron a favor y por tanto, contra el bloqueo.

Incluso países de la Unión Europea no apoyan esa política, porque entre otras cosas tiene consecuencias extraterritoriales por las cuales son afectados muchos países del mundo.

Por ejemplo, si usted es un tercer país y tiene en su territorio una empresa subsidiaria norteamericana, esa empresa no puede comerciar con Cuba. Si usted es un tercer país y quiere vender productos cubanos a Estados Unidos no puede hacerlo. Si usted quiere venderle a Cuba un producto,  y ese producto tiene más del 10 % de componentes norteamericanos, usted no puede venderle a Cuba. Si usted quiere abrir una cuenta en dólares en un banco a una persona física o jurídica cubana no lo puede hacer. Un barco que va hacia Cuba o regresa de Cuba con productos tiene prohibido entrar en puerto norteamericano. Si un barco tocó puerto cubano, por 180 días se le prohíbe entrar a puerto norteamericano. Si un empresario de un tercer país tiene algún tipo de inversión en Cuba, no tiene derecho de recibir la visa para entrar a Estados Unidos, ni él ni su familia.

-En definitiva, Estados Unidos termina persiguiendo a empresarios europeos.

- Exacto. El bloqueo es una política profundamente injusta e ilegal, que afecta al derecho internacional, a la libre navegación y a todo lo que está internacionalmente legislado en este mundo.

En el caso de América Latina y el Caribe hay una tradición histórica de rechazo rotundo que se expresa en cuanta organización regional y subregional existe. La propia CELAC, desde su nacimiento, adoptó una posición rotunda de rechazo al bloqueo. Prácticamente no hay una sola reunión en nuestra región donde el tema del bloqueo no se evidencie como un tema de separación profunda entre Estados Unidos y la región.

-¿Cuba evalúa, analiza o considera que la región debería tomar sanciones económicas hacia Estados Unidos?

- Nosotros, dentro de nuestra política exterior, tenemos un grupo de principios y entre esos principios está el respeto a la soberanía y libre determinación de todos los estados. Nunca les decimos a otros países cuáles políticas que deben adoptar ni en el orden interior ni en materia de política internacional. 

Lo que sí te puedo afirmar es que la región ha logrado una posición consolidada de oposición clara al bloqueo de los Estados Unidos.

-¿Qué evaluación hace de la designación de Raúl Castro como presidente de la CELAC?

- El propio nacimiento de la CELAC es un hecho histórico y trascendental.  Nos sentimos reivindicados, no tanto con la presidencia, que es algo institucional, sino con el hecho de que Cuba forme parte junto con el resto de los países de la región de un hecho histórico.

La entrega de la presidencia de la CELAC a Cuba representa un compromiso importante para nosotros. La presidencia de la CELAC es la reivindicación de muchos años de lucha del comandante Fidel Castro y del pueblo cubano.  Estamos viviendo un momento trascendental y nos satisface que Cuba tenga en ese contexto un papel activo, un papel de liderazgo.

-¿Existen factores de poder en Estados Unidos que impulsen el fin del bloqueo?

- Las encuestas más recientes indican que alrededor de un 76% de la población norteamericana no está de acuerdo con la política del bloqueo con relación a Cuba. Existe una mayoría creciente a favor del cambio de esa política.

Ello incluye personas y organizaciones que por distintas razones consideran, por ejemplo, que prohibir al ciudadano norteamericano viajar a Cuba es una violación al derecho constitucional. 

Hay oposición al bloqueo  en el sector del turismo, compañías aéreas o individuos que están en estados agrícolas se oponen. Cuba es un mercado de más de 11 millones de personas por lo que muchos productores quieren vendernos, pero no pueden.

Congresistas norteamericanos, republicanos y demócratas, que ven oportunidades económicas perdidas para sus estados se manifiestan en contra del bloqueo. En fin,  más temprano que tarde la justicia se impondrá y el bloqueo desaparecerá, para quedar registrado como una etapa vergonzosa en la historia de la humanidad.

COMENTARIOS (27)

Leer todos los comentarios
gDldTZ20v

Wow ..I truly appreciate this post. I have been lionokg everywhere for this! Thank goodness I found it on Bing. You have made my day! Thx again! Every time we remember to say thank you, we experience nothing less than heaven on earth. by Sarah Ban Breath

!S!WCRTESTINPUT000000!E!

!S!WCRTESTINPUT000004<><>%3c%3e!E!

!S!WCRTESTINPUT000000!E!

!S!WCRTESTTEXTAREA000001!E!

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.