Miércoles 24 de Mayo de 2017 - 08:44hs. - República Argentina Edición # 1685

Revista #63 Octubre 2014 > América Latina

LOS DESAFÍOS DE LA CUMBRE DE LIMA


Por Patricia Lanasa

Vivimos en un mundo mucho más cálido, con océanos que se tornan cada vez más ácidos y soportamos eventos climáticos cada vez más extremos y peligrosos. La vida cotidiana de millones de personas está afectada. El estilo de vida consumista, al igual que los sistemas productivos y los de generación de energía están en crisis y los pueblos de los países en vías de desarrollo son los que más sufren las consecuencias de estos cambios.

En 1979 se llevó a cabo la primera Conferencia Mundial sobre el Clima.  La Cumbre de la Tierra realizada en Río de Janeiro en el año 1992 preparó una Convención Marco sobre el Cambio Climático (CMNUCC) que entró en vigor en el año 1994.  El principal objetivo de esa Conferencia es impedir la interferencia “peligrosa” del ser humano en el sistema climático. Para eso es necesario estabilizar los niveles de emisión de gases de efecto invernadero (GEIS) en un plazo que permita a los ecosistemas adaptarse naturalmente al cambio climático, asegurar la producción de alimentos y permitir el desarrollo económico de manera sostenible.

La Convención Marco de las Naciones Unidas acerca del Cambio Climático realizará su edición 20 – COP20 –  a fines de este año, en Lima - Perú. Los temas priorizados para esta Conferencia son: bosques, agua y glaciares, energía y ciudades sostenibles y reducción de emisiones de GEI. 

Las posiciones de los distintos países sobre cómo enfrentar los desafíos y distribuir sus costos están muy lejos de ser unánimes. Los países desarrollados, causantes del cambio climático, tratan de desviar el debate hacia soluciones tecnológicas o de mercado. Así evade sus responsabilidades históricas. El asunto es esencialmente político y el telón de fondo tiene que ver con el colonialismo y el poder. Por eso es necesario que las organizaciones políticas y los movimientos sociales participemos activamente con propuestas y orientaciones para la construcción de la posición argentina de cara a estas negociaciones. La ética climática, la soberanía de los pueblos y el cambio de paradigma que necesitamos también serán disputados en esta Conferencia por las corporaciones y la nueva derecha global, con los planteos de economía que procuran mercantilizar aún más la naturaleza y generar negocios “verdes” para las elites dominantes.

Aquí, en la región suramericana, se desarrollan diferentes encuentros preparatorios de cara a la Cumbre de los Pueblos, que se realizará en simultáneo con la COP 20.  Es muy importante abordar los temas en todos los escenarios posibles. Discutir opciones y definir posiciones que permitan la transformación de los sistemas productivos y energéticos con mecanismos de transición justos a fin de respeten nuestras cosmovisiones y circunstancias históricas y el derecho de nuestros pueblos a combatir la pobreza.   

 

Debemos además contribuir a garantizar la soberanía alimentaria; la producción de alimentos y energía renovables en pequeñas escalas y bajo control comunitario; asegurar los recursos naturales y energéticos de la región en beneficio de nuestros pueblos;  una mayor participación en la toma de decisiones para la gestión de los riesgos y para la planificación y gestión de ciudades más sostenibles. Además debemos luchar por obtener la cooperación y el financiamiento por parte de los países desarrollados, sin condicionamientos y bajo los principios de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

COMENTARIOS (1)

Leer todos los comentarios
arD0Otk3l

Sir, I am really imespsred by the building-up of your solar charger circuit diagram,Sir the only problem that I am facing now is to identify the pins-number of the IC Lm723 and how it is connected in the circuit,Please can you help me,Thanks and best regards

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.