Sábado 29 de Abril de 2017 - 04:28hs. - República Argentina Edición # 1660

Revista #26 Abril 2009 > Cine

Mi visión del mundo: mirada política detrás de la cámara

El documental ofrece la posibilidad de tener acceso a miradas, posiciones y realidades completamente alejadas de nuestro propio entorno. Debajo de una historia que parece lateral, perdida entre la inmensa cantidad de vidas, se esconde muchas veces una posición política y una forma de entender el mundo.


Documentales en el último BAFICI

Por Joaquín Almeida

La edición 11º del BAFICI Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente, presentó una variada selección de trabajos que nos sumergen en experiencias políticas y  en construcciones de la realidad desde el ojo del que está detrás de la cámara.

En la Bolivia indígena se está desarrollando una lucha que pocas veces aparece en las páginas de los diarios. Mamachas del ring, es un documental de la norteamericana Betty Park que se introduce en el increíble mundo de las peleas de catch entre cholas.

Como en nuestro recordado Titanes en el Ring, en el país andino se organizan peleas entre personajes estrafalarios, con máscaras y mallas ajustadas vs. las características cholas que nunca abandonan el atuendo indígena: las polleras amplias y brillosas.

Con tomas propias del catch, vuelos sobre las cuerdas del ring y sangre, estas mujeres defienden no sólo el cinturón de campeón sino su condición de mujer en un trabajo poco convencional dominado por los hombres.

En el film la crisis se desencadena cuando un grupo de cholas decide alejarse de su mentor y dueño del show, para iniciar una empresa propia, pero tendrán que pelear ahora con enemigos más poderosos: el machismo, los arreglos con el Estado y la competencia en el terreno más sanguinario, el de los negocios.

Mujeres a la obra

El alemán Harun Farocki es un director interesado en el trabajo como tema de muchos de sus films. En la reciente In Comparison, busca entender el concepto de trabajo comparando la manera de construir que tienen sociedades como la africana, la hindú y la europea.

Tanto en África como en la India, la mujer es un personaje habitual en el ambiente de la construcción, cargando sobre sus cabezas ladrillos, levantando arena y preparando cemento. Lo que en Occidente es territorio masculino, en África es comunitario. Hombres, mujeres y niños, se organizan alrededor de una escuela en una tarea que va desde alisar el piso a construir los ladrillos.

En Alemania, en contraposición, los ladrillos se hacen en una fábrica, equipada con moderna tecnología, donde un hombre controla todo desde una silla. Las paredes pueden salir ya armadas, listas para ensamblarse en la obra. En Suiza incluso llegan más lejos: un brazo robot pega ladrillos creando un diseño único en una casa sobre las montañas.

La pobreza, mientras que por un lado destruye las sociedades, por otro pareciera cohesionar a sus individuos. A la falta de tecnología, se requiere más mano de obra, contacto entre personas. Farocki exhibe dos mundos alejados, donde la eficiencia deja de lado el intercambio entre personas, el ladrillo que pasa de mano en mano.

20 años de soledad

En René de la directora checa Helena Trestiková, se sigue la vida de un joven con problemas con la ley. Y cuando se dice que se sigue la vida, no es una metáfora, es literal. Durante 20 años, Trestiková recoge los pedazos de René, mientras entra y sale una y otra vez de las cárceles.

Las imágenes de un muchacho en los ´80, que camina vestido como punk en la estación de trenes, se entremezclan con la realidad política de la extinguida Checoslovaquia para terminar en un hombre todo tatuado que escribe libros contando su historia.

La relación entre René y la directora se vuelve pregunta, cuando aparece en cuestión la posición de sujeto – objeto del documental, la vida de una persona hecha película, un personaje que vive y que se transforma en tema.

Hacia el final, el muchacho devenido adulto, reconoce su pasado, escribe sobre su presente, pero pareciera sentirse más cómodo en su rol de ladronzuelo incapaz de reformarse, sintiéndose más cómodo detrás de las rejas que libre. El hombre toma una decisión y la directora, también. Luego del robo de una cámara digital (ya le había vaciado el departamento) Trestiková termina la película.

Mirada política en la web

Para Iraqi Short Films el argentino Mauro Andrizzi estuvo meses descargando videos subidos por soldados norteamericanos, grupos insurgentes sirios, pakistaníes, saudíes, entre otros, para conformar la mirada de quienes están involucrados directamente de las guerras en Oriente Medio, pero que no salen en TV.

Los grupos terroristas, no sólo tienen armas y hombres, sino que manejan auténticos equipos de filmación para dejar registradas sus acciones militares. El film exhibe la espera de estos hombres, hasta que un Hummer atraviesa una calle y vuela por el aire envuelto en llamas y humo, mientras le rezan a Alá.

También Dios es invocado entre los soldados norteamericanos, mientras gritan asustados en un campamento cuando son bombardeados o cuando registran con sus cámaras de celulares la caída de un misil en un grupo de edificios.

Hay momentos que rozan lo increíbles como aquel en que un miembro de la milicia iraquí se desliza debajo de un tanque dos veces para instalar una bomba o el momento en que explota un convoy a escasos metros de la cámara de un contratista que maneja una camioneta.

Apropiándose de registros contundentes Andrizzi alcanza su objetivo de manifestarse políticamente, tomar una posición ante la realidad. Lo mismo que Betty Park, Harun Farocki y Helena Trestiková. A la vez que sus cámaras registran, ellos construyen la mirada política, la posición que lleva a la reflexión y al cambio.

 

 

COMENTARIOS (2)

Leer todos los comentarios
high quality backlinks

eEjwpH I value the post.Much thanks again. Really Great.

eUxmAyZfT

sed es bueno, sed.Parece que tambie9n es algo con lo que muchos nos hemos poddio sentir identificados en un momento u otro. No hace mucho recuerdo a una chica bajita, morena. No era especialmente guapa, pero teneda una fuerza, una dureza en la cara que me resultf3 atractiva. Con la cantidad de gente que habeda en el vagf3n (bueno, en todo el tren), acabamos casi aplastados alrededor de una de las barras, y cuando en la siguiente estacif3n entraron me1s pasajeros a pura fuerza y testarudez se cruzaron nuestros ojos y una sonrisas. Recuerdo que rozf3 mi mano con la suya, un accidente, pero durante unos minutos fue bonito pensar que podreda no haberlo sido.Unas estaciones antes de la meda bajf3, y se9, porque la mire9 mientras se iba, que no mirf3 atre1s.Hace af1os habreda seguido en mi mente durante un tiempo, pensando en que9 habreda ocurrido si le hubiera dicho algo, si hube9ramos aprovechado mejor el espacio entre la barra y mis brazos para que ella estuviera menos presionada por el resto de la gente del vagf3n pero a estas alturas ya se9 que esos pequef1os momentos son sus propias recompensas, y que no sere1n me1s.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.