Domingo 26 de Marzo de 2017 - 17:48hs. - República Argentina Edición # 1626

Revista #6 Mayo 2007 > Cine

Spiderman y el cine nacional a la espera de la ficción fantástica


Por Joaquín Almeida

“A veces, una sola persona puede hacer una gran diferencia” le dice Stan Lee, el creador de El Hombre Araña a Peter Parker en la mitad de “SpiderMan 3”.

El cine norteamericano es prolífico en héroes venidos en este caso de la historieta, situación que no tiene correlato en otras cinematografías. Los personajes de Lee se caracterizaron siempre por vivir en ciudades reales, tener problemas de pareja o no conseguir un buen trabajo, pese a ser superhéroes.

Esto marcaba una diferencia con la Metrópolis de Superman o la casona gótica del millonario “Batman”. Con Lee, la aventura en la revista de historietas era contada en forma fantástica con un pie en la realidad.

Esa dualidad tal vez permitió acercar en los últimos tiempos al público con esos personajes. En 2000 sorprendió en las taquillas “X-Men”, una películas con héroes creados de la imaginación de Lee que no eran muy conocidos en el resto del mundo. Sin embargo, esa lucha entre humanos que mutaban siguiendo una ley biológica y que eran discriminados por parte de la sociedad y la derecha en el senado, llenó las butacas de los cines

A partir de ahí, Stan Lee que venía de trabajar como productor ejecutivo para la empresa editora de comics Marvel, en unión con los estudios de Hollywood, pasó a formar parte de una monstruosa maquinaria de producir films basados en sus trabajos.

De esta manera llegaron a la pantalla grande “Daredevil”, “Hule”, “Los Cuatro Fantásticos”,  las tres de “Spiderman” y las dos continuaciones de “X-men”.

La primera “Hombre Araña” apareció justito en los meses post ataque a la Torres Gemelas y presentó a un héroe más cercano a la gente, con el slogan “un gran poder deviene en una gran responsabilidad”, que en ese contexto, solo podía ser leído bajo la situación de Estados Unidos y la guerra que comenzaba, pese a haber sido creado 40 años atrás.

En este nuevo episodio, al tema del poder, se le agrega el de la elección. Cada uno, esa persona de la que hablaba Lee con el joven Parker, puede decidir hacer el bien o el mal. “No tenía elección”, se lamenta en el film Sandman un nuevo malhechor quien deviene ladrón y asesino en su desesperación por encontrar dinero para curar a su hija.  

Un héroe es un símbolo, venga de donde venga, de la política, la historia, la literatura, el cine o la historieta. Con su peso significativo reconforta e invoca a ser igualado.  

Llamativamente, el cine argentino carece prácticamente de héroes, como si fuera un vacío imposible de saldar. Desde la ficción fantástica, ese espacio se hace todavía más ancho.

Pese a tener una importante producción literaria fantástica, con nombres como Borges, Bioy Casares o Cortázar, el cine nacional de los últimos tiempos fue abandonando ese género. Contrario a lo que muchos podrían imaginar, no necesariamente deben utilizarse efectos especiales de gran envergadura para desarrollar un film de esas características en la pantalla.
Esas historias imaginadas en la literatura, sucedían en calles de Buenos Aires o en ciudades argentinas que podían ser fácilmente identificables.

Desde la historieta, Oesterheld supo aprovechar al máximo esa veta que venía desde Estados Unidos. Entre 1957 y 1959 publicó en “Hora Cero Semanal”, “El Eternauta”, la historia de un grupo de porteños que se ven sorprendidos por una nevada mortal, que no es otra cosa que un ataque extraterrestre.

Juan Salvo está en su casa con su mujer, su hija Martita y un grupo de amigos jugando a las cartas, cuando deviene la catástrofe. La ciudad de Buenos Aires, es un personaje más. No es Nueva York, Chicago, Metrópolis. Es la cancha de River, el centro de Capital Federal.
Las lecturas políticas que sobre esa primera obra se realizaron, serían remarcadas luego por el mismo Oesterheld, quien le dio un sesgo marcadamente ideológico a la segunda parte realizada entre 1976 y 1978.

Lo mismo había hecho con “La Guerra de los Antartes”, publicado en 1970 en la revista 2001 y luego en el diario Noticias, que contaba con apoyo de Montoneros.

Era otra historia de ciencia ficción que, en este caso se instalaba en el futuro, donde un gobierno popular en Argentina se veía atacado por extraños seres que venían de la Antártida y que tenían misteriosos puntos en común con los países más poderosos del norte.

En uno de los momentos clave, los líderes del gobierno salían a los balcones de la Casa Rosada y le preguntaban al pueblo reunido en Plaza de Mayo, si aceptaban las demandas de los Antartes o le hacían frente a la nueva amenaza.

Los códigos en la comunicación cambiaron y hoy nadie soporta una declamación de ese estilo, en ninguna historieta y muchísimo menos en un film. El solo hecho de una bandera flameando en una película norteamericana produce escozor y la “bajada de línea” es considerada una afrenta a un público inteligente.

En nuestro país, sólo Szifrón pudo acercarse a ese difícil género, de la mano de su serie de tv “Los simuladores” y estirándonos un poco, en “Hermanos y detectives”. El humor, en estos casos, actúa como medio para desacartonar un género que parece imposible para el paladar criollo.
En esos programas, aparecía nuevamente la idiosincrasia típica argentina, los sitios reconocibles, el poder y la política, pero desde perspectivas mucho más suavizadas y ya dentro de una segunda o tercera mirada. Szifrón no ha pretendido nunca ser político en sus películas, aunque a veces algún tema se cuele entre las líneas del guión.

“El Eternauta”, hablaba de héroes colectivos, remarcando el concepto de que los cambios no puede realizarlos una sola persona. Lo mismo pasaba en “Los Simuladores”, donde las acciones imposibles, eran llevadas adelante en realidad por un equipo al que se le iban sumando, en cada aventura, nuevos integrantes.

El cine nacional aún espera la ficción fantástica. Un film que hable sobre una nevada imposible en Buenos Aires. Que apoye los pies en la realidad para ver al cielo asombrado. Stan Lee este tal vez equivocado, y la diferencia llegue solo, de la mano de muchos.
 

COMENTARIOS (2)

Leer todos los comentarios
eJEes73mAu

Super exteicd to see more of this kind of stuff online.

ByIdSMWiSAET

This is exaclty what I was looking for. Thanks for writing!

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.