Martes 22 de Agosto de 2017 - 11:48hs. - República Argentina Edición # 1775

Revista #5 Abril 2007 > Cine

Un festival para vos

9º Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires


Por Joaquín Almeida

Con más de 400 películas en exhibición, el 9º Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires ofrece más de lo que en realidad se puede ver.

Con las butacas de los cines de Mar del Plata todavía tibias y algunos entredichos aún calientes, para Fernando Martín Peña, actual director del BAFICI, el hermano mayor de la costa bonaerense, debería ser corrido a su original mes de noviembre para lograr un mejor aprovechamiento de las energías, tanto para el Estado, como para el público.

Con una importante presencia de films nacionales, la apertura argentina fue para El Otro, ganadora de dos premios en el Festival de Berlín con la dirección de Ariel Rotter y la nuevamente asombrosa actuación de Julio Chávez en el rol de un abogado que decide transformarse en alguien que en realidad no es.

Dentro de ese ya subgénero del cine argentino sobre viajes para reencontrarse – descubrirse a uno mismo, en la película el personaje de Chávez recurre a la alineación, dejar de ser uno mismo, como para poner puntos suspensivos a una etapa de la vida donde su mujer va a tener un hijo y su padre se está muriendo.

Un viaje de negocios será la excusa para mentir sobre su nombre, su profesión, su número de documento y dejarse ser otra persona, como para probar.

El no ser y la falsedad se manifiestan de manera diferente en el documental AFR del danés Morten Hartz Kaplers, que relata el atentado de muerte que sufrió el presidente de Dinamarca Anders Fogh Rasmussen, mientras era trasladado en su auto.

El film muestra imágenes de la TV con los principales líderes del mundo consternados frente a este acto vandálico y a su supuesto asesino, un joven punk okupa, quien muere en un confuso episodio cuando la policía lo captura.

¿Fue ese muchacho el responsable de su muerte además de su amante gay? ¿Tuvo algo que ver el repentino cambio de Rasmussen a favor de condonar la deuda externa de países del tercer mundo con el atentado? ¿Es este documental todo un invento?

La única pregunta que tiene una respuesta es la última y con un categórico sí, que solo se descubre al tomar contacto con Internet y chequear si Rasmussen sigue vivo. Nuestra distancia con Dinamarca permite que el documental se transforme en sorpresa, efecto seguramente muy diferente al público de ese país.  

Por el contrario, en el caso de Rize de Tayfun Pirselimoglu, a pesar de que Turquía queda muy lejos de Argentina, su historia bien podría haber transcurrido en cualquier localidad del conurbano. Un hombre se desespera porque no consigue el dinero necesario para reparar su camión y así seguir trabajando.  La soledad y el desempleo lo llevan a hacer cualquier cosa para conseguirlo, como si ya no quedara nada más en el mundo. 

Sin moralismos, como la vida cruda, el film se adentra en la psicología de los personajes, exhibiendo culpas y bajezas frente a la imposibilidad de remediar aquello que se ha hecho mal en el contexto de la realidad más agobiante.

En Noise, policial australiano de Matthew Saville, lo que abruma es el sonido, ya que el joven oficial hastiado de su trabajo sufre de un zumbido agudo en su oído. La banda sonora se apoya de manera extraordinaria en este detalle, apareciendo como un complemento que compite abiertamente con las imágenes.

Ante el clásico asesino serial, el film parece virar su cámara hacia la vida personal de ese policía común y corriente, de calle, y su implicancia con la historia, antes que en una investigación que nunca aparece en escena, ofreciendo una película de género pero distinta.

El rock y su historia tienen su espacio en el festival junto a realizadores como Don Alan Pennebaker, quien realizaría Don´t look back sobre la primera gira británica de Bob Dylan (1967), Monterrey Pop (1968) sobre el famoso festival donde Hendrix quemaba su guitarra o Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1973) con David Bowie.

Por aquellos primeros años, la llegada de nuevas cámaras más livianas y películas mejor preparadas para soportar la luz del sol, permitieron mayores libertades artísticas, no solo a los miembros de la Nouvelle Vogue francesa que también se vieron beneficiados por estos adelantos técnicos, sino también aquellos que trabajaban con el documental.

Muy lejos de nuestro actual video o grabación digital, esta forma de hacer cine en la que un solo hombre podía transportar su cámara al hombro, dirigir y filmar completamente toda la película, permitió obtener un tinte muy personalista y alcanzar una mayor intimidad con los retratados.

De esto también se aprovechó Peter Whithead quien filmó Rare Rolling Stone Film en una de sus giras y Esta noche hagamos todos el amor en Londres sobre los mitos de la Inglaterra de fines de los floreados ´60 con temas de Pink Floyd.

Quien aparece sorprendiendo es Frank Zappa, que además de músico, compositor y escritor se desempeñó como director. Entre sus realizaciones se proyectaron 200 Motels (1971), Baby Sankes (1977) y Uncle Meat (1987) entre otras.

Nominado a los Oscar, el documental Jesus Camp de Heidi Ewing y Rachel Grady se sumerge en la terrible visión de la ultra derecha cristiana de Estados Unidos y cómo actúan sobre los niños, transformándose en una de las propuestas más aterradoras del año pero que vale la pena ver.

Campo Jesús, es una especia de camping donde se adoctrina a chicos de entre 6 y 10 años para que se conviertan en futuros líderes religiosos y políticos. En las ceremonias, los niños extienden sus brazos al cielo, rompen en llanto, dicen escuchar voces e interpretan bailes vestidos de soldados.

La infancia y las consecuencia de los actos de los mayores, en este caso su propia familia, son puestos en cuestión en Tierny Gearon: The mother project del director Peter Shuterland.

En lo ´90 el publicista británico Charles Saatchi, escandalizó al mundo cuando presentó su colección de obras de arte en la muestra Sensation poblada por  trabajos de jóvenes artistas ingleses, en las que un enorme tiburón se mantenia en cientos de litros de formol o muñecos de niños se fusionaban unos con otros en extrañas formas, algunas de ellas sexuales.

Tierny Gearon, es una artista Saatchi que presentó en una exhibición fotografías en las que sus hijos aparecían desnudos. La muestra estuvo a punto de ser cerrada por las autoridades que alegaban pornografía infantil. Luego de las tapas de los diarios, vino este film que se apoya en la nueva tendencia de hacer documentales ultra personales, con la cámara apuntando a uno mismo.

Una y otra vez, la fotógrafa se esmera por aclarar que no está explotando a sus hijos y a su madre esquizofrénica, mientras los chicos se aburren posando todo el tiempo o la abuela muestra la vagina subida a una cama mientras su nieta lee.

Sin embargo, a nadie parece molestarle el cuerpo desnudo de los otros en esta familia, por lo que no existiría ningún tipo de daño o peligro con eso. Habría que ver que pasa con  la tendencia de mamá de sacar provecho con su cámara de hasta lo llantos y los insultos. Las fotos, el resultado de todo esto, son de verdad muy buenas.  
Con Reprise, del noruego Joachim Trier, los países del norte de Europa muestran lo que tienen, en un Bafici que los refleja de la mejor manera. En el film, dos jóvenes amigos que quieren ser escritores son el eje para expandir la historia a novias, amigos y a la locura.

Chicos con problemas diferentes, donde el dinero no parece ser uno de ellos, el desarrollo personal y creativo se manifiesta como la principal angustia. La película plantea un juego donde los personajes pueden imaginarse quienes podrían ser, siendo el condicional un elemento constitutivo del ingenioso guión, aunque a veces eso no se cumpla al pie de la letra.

El cine oriental ha venido siendo el fuerte de este festival y generó auténticos fans para  quienes no faltan Takashi Miike, Seijun Suzuki, Hong Sang Soo, Kim Ki – duk, Hirokazu Kore-eda, entre muchos otros   
Still Life de Jia Zhang-ke es un buen ejemplo de todas ellas. Filmada con el trasfondo social y cultural de la construcción en China del embalse de Tres Gargantas que implica la inundación completa de una gran cantidad de pueblos antiquísimos, presenta a dos personajes, uno que busca a su hija y otro a su marido, en un lugar que pareciera pretender borrar la historia. Entre calles sumergidas y edificios destruidos, estas dos personas intentan hallar un pasado que se desvanece bajo la corriente, en una de las mejores películas del festival. 

El Bafici es ya una cita obligada para los porteños en especial y para los turistas en general. Solo en una ciudad como Buenos Aires puede llenarse un cine con cientos de butacas para ver el onírico film de terror Nightmare Detective de Shinya Tsukamoto. Ese es un logro de quienes impulsaron este encuentro entre el cine y su público desde su creación en 1999.

¿Se pueden ver tantas películas, pasar tanto tiempo en las largas colas o destinar el dinero necesario para las entradas? Esa pasión por el cine y el festival queda explicitada en el ingenioso aviso institucional que precede a cada proyección, donde se establece que el Bafici “si no es para vos, no es para vos”.
 

COMENTARIOS (6)

Leer todos los comentarios
TSp2urjiT4

Ahh – I undasrtend how you feel, Wayne. It's a good reminder about how blessed we are to be in such a wonderful community of people. But you seem to have forgotten one thing – you reap what you sow. You have poured your heart, time and energy into the kids and adults around you. I think that's a big part of why we care – because you've shown us that you care. God bless, brother, and I can't wait for you to get back to AWANA!

crorkz

PrK6XP Really appreciate you sharing this article. Really Great.

crorkz matz

pHaGNA Thanks for sharing, this is a fantastic blog article.Thanks Again. Want more.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.