Sábado 29 de Abril de 2017 - 04:27hs. - República Argentina Edición # 1660

Revista #42 Septiembre 2010 > Cine

Vino del río, vino de la memoria

Viñateros del Río es la opera prima de la joven realizadora Paula Asprella. Producido por el Área Audiovisual de la Cooperativa Panorama, en co-producción con la Universidad Nacional de Tres de Febrero y la productora rioplatense Río Cine.


Por María Inés Pereita

El cortometraje narra la vida y el trabajo de los productores del vino, la lucha constante con los cambios climáticos, las crecidas y las pestes que perjudican la cosecha de la uva Isabella. Ineludiblemente, la historia invita a sumergirnos en las raíces que devienen del desembarco de inmigrantes en las costas rioplatenses, en el porvenir y en el crecimiento de una actividad recuperada en los últimos años por los productores que habitan la isla Paulino, costa de la ciudad de Berisso. Recorremos con ella los caminos de “Viñateros”, los entretelones y los desafíos de los próximos proyectos.

¿Cómo surge la idea de despuntar la historia de los viñateros de la costa?

Desde 2007 venimos trabajando con temáticas y miradas audiovisuales en la región rioplatense. Hemos trabajado en el género de ficción con los cortometrajes "Túneles en el río" (2009) y "Los Barcos encallan" (2007). Hace tres años conocimos la actividad del vino que se estaba dando en la región rioplatense. De a poco comenzamos a investigar, a visitar y descubrir el apasionante mundo que traía esta actividad. Comenzamos a pensar en el documental, era una nueva forma de experimentar otro género que no habíamos incursionado, otra forma de trabajar, de mirar y de esperar. No sólo era hacer vino, sino que es hacer con el inmigrante, con la nostalgia, con la tradición, con una gran historia y con mucho trabajo y esfuerzo. Para producirlo hicimos una co-producción con Río Cine, Cooperativa Panorama y la Universidad Nacional de Tres de Febrero, y recibimos una ayuda económica de un concurso de cortometrajes documentales que ofrecía la Secretaria de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación. También tuvimos la ayuda de personas que conocen muy bien la actividad que se viene desarrollando, como gente de la Secretaría de la Facultad de Agronomía de la UNLP, el fotógrafo platense Xavier Kriscautzky y el apoyo de la Casa de Cultura de Berisso.

¿Cuánto tiempo les llevó el rodaje?

El rodaje lo fuimos realizando entre los meses de febrero y marzo, organizando con los viñateros para poder acompañarlos. En general, la naturaleza fue quien nos marcó un poco el rodaje, en esos meses hubo muchas lluvias y crecidas del río que hicieron que la cosecha se retrasara bastante; tuvimos que esperar a que bajara el río o que dejara de llover, porque si la uva se moja no se puede cosechar porque al quedar el racimo húmedo se pudre.

Muchas cosas aparecían en el medio del rodaje sin planificación, y fue interesante ir moviéndonos acorde a esas propuestas también.

¿Cómo fue la presentación del corto en el marco de la fiesta tradicional del vino en la localidad de Berisso y cómo fue recibido por los espectadores?

La presentación se dio en un marco ideal. Asistieron más de 200 personas. Lo organizamos para que, además de la proyección, también pudiera tocar en vivo Germán Fratarcangelli, el acordeonista berissense. Tuvimos el privilegio de poder usar su música y que grabara unos temas originales para el documental. Así que luego del estreno tocó varios temas en vivo con sus músicos. Estuvo presente el Director de Cultura de Berisso Maximiliano Barragán, quien nos entregó un reconocimiento por nuestro trabajo y participación en la Fiesta del vino. Los espectadores, afortunadamente, recibieron muy bien el documental. Mucha gente quedó sorprendida por la existencia de esta actividad y de esta historia tan cerca de la ciudad, ahí nomás, en la costa del río de La Plata. Hubo varios comentarios revalorizando el esfuerzo que varias veces no se ve del trabajo y de la vida de la región.

A los viñateros les gustó mucho y se quedaron contentos con las imágenes y el clima que pudimos transmitir.

Por nuestra parte, muy contentos con la confianza y con el espacio que nos brindaron los viñateros en sus casas y entre sus parras para poder contar un poco de su historia. Nos interesa trabajar con una mirada cinematográfica y contribuir a difundir historias de nuestra región.

¿Cuántas personas trabajaron en el rodaje y cuáles fueron los escenarios que decidieron elegir para recrear el documental?

Fuimos un grupo reducido para no incomodar con mucho despliegue a las personas que acompañamos. La asistencia de dirección y cámara del documental pertenece a Igor Galuk; la dirección de fotografía es de Ignacio Izurieta; el diseño de producción de Lucas Concia; el sonido de Sergio Álvarez; la asistencia de producción de Gisela Frías; el montaje y postproducción a Tato Zalva; la coordinación operativa de Juan Martín Bartomiolli y Jorgelina Heizen; y cuenta con la música original del acordeonista berissense Germán Fratarcangelli.

Y con respecto a los escenarios, fueron en su totalidad en la ciudad de Berisso, estuvimos en la Isla Paulino, a 20 minutos de viaje en lancha. Es un territorio bajo, con varios surcos por cursos de agua y cubierto de vegetación. La isla es un lugar muy especial de Berisso; estás tan cerca y tan lejos de lo urbano al mismo tiempo. Estuvimos en la zona de Palo Blanco, que es el sector de playa más próximo a la ciudad y en donde se puede apreciar el paisaje característico del monte costero y el cultivo de la vid.

 Anteriormente participaste en los rodajes de “Los Barcos encallan” (2007) y “Túneles en el Río” (2009), sorprendiendo en este último con tus dotes actorales a través de una breve aparición. Además, en estos días, recibieron el primer premio para Viñateros del Río, en el Concurso Nacional de Documentales. ¿Qué expectativas les genera esta mención y estos reconocimientos?

Fue una hermosa noticia que nos puso muy contentos por el esfuerzo del trabajo y porque un reconocimiento así facilita que el cortometraje, quizás, pueda recorrer otros caminos, llegar a más personas, y a nosotros incentivarnos muchísimo para seguir creciendo. Los espacios que existen hoy en día para el cortometraje todavía son muy pocos y los festivales, concursos, programas de TV y nuevas ventanas que están surgiendo ayudan a que comience a tener otra participación y llegada al espectador.
Antes de despedirnos, Paula Asprella nos adelantó los proyectos a futuro de Río Cine: “ahora estamos desarrollando ideas y proyectos, que siguen con la mirada regional que nos interesa seguir trabajando. Uno de los cortometrajes que se encuentra en esta etapa se llama “La Mansión de los obreros” que tiene que ver con el contexto y la historia de la Calle Nueva York, una calle que constituye un sitio histórico por su legado de la inmigración, los frigoríficos y el puerto, un gran escenario de la vida fabril de la ciudad en la década del 40. Tomamos este contexto para narrar en una ficción una historia familiar en que es un conjunto de viviendas que antes se concebía como un instrumento reformador de los sectores populares.
También rodando Viñateros surgió la idea de seguir trabajando en el campo documental para darle una continuidad y completar, con un formato similar, y para mostrar otras apasionantes actividades e historias de vida de la producción regional en la costa ribereña”.

Más información en: www.riocine.blogspot.com

COMENTARIOS (17)

Leer todos los comentarios
WPIqMpM2g

TYVM you've solved all my prmobels

crorkz

w8cbol Thanks again for the article.Really looking forward to read more. Will read on...

crorkz

gz20fw Im thankful for the article post.Thanks Again. Great.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.