Lunes 26 de Junio de 2017 - 00:33hs. - República Argentina Edición # 1718

Revista #23 Noviembre 2008 > Derechos Humanos

El lado oscuro del deporte


Por Andrés Correché

La palabra “desaparecido” según la Real Academia Española significa: “Dicho de una persona: que se halla en paradero desconocido, sin que se sepa si vive”. En Argentina esta palabra tiene una connotación diferente, aun más escabrosa, luego de una etapa negra en nuestra historia. El 24 de marzo de 1976 el Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina se alzan en armas y derrocan al gobierno democrático de Isabel Perón. Ya con el poder, la junta militar con Jorge Rafael Videla a la cabeza, ejecutó políticas represivas ante las posibles oposiciones ideológicas al golpe. Para justificar sus actos de violencia caratuló al movimiento político opositor con el  rótulo de “subversivos marxistas”. Por ende, en lo discursivo, los militares se mostraban como salvadores del sistema ante la posible llegada del comunismo a Argentina que iba a hacer peligrar el sistema económico.

Colocar rótulos para justificar genocidios es una estrategia que hace recordar algunos hechos históricos lamentables como “la campaña al desierto”, “civilización o barbarie”, “el descubrimiento de América” y otros tantos más en nuestra rica y oscura historia.

Como consecuencia del accionar militar hubo detenidos en centros en donde recibieron torturas, apropiación de chicos, censuras y el lamentable número de más de 30.000 desapariciones.

A partir de todos estos hechos la palabra “desaparecido” en Argentina tomó otro significado. Un significado de dolor, de impunidad, de desconsuelo, de desesperación y de injusticia.

Sobre este total de vidas robadas por el régimen se encontró una cantidad de deportistas profesionales, todos militaban en  diversas organizaciones peronistas.  

Atletismo

El 8 de enero de 1978 un grupo militar ingresó a una propiedad en Villa España, Partido de Berazategui, en búsqueda de un individuo que militaba en una Unidad Básica de la zona. Su nombre era Miguel Sánchez, un joven tucumano de 25 años que trabajaba en el Banco Provincia y era atleta de fondo federado para el Club Atlético Independiente. Ese 8 de enero a las tres de la mañana, Cecilia Santillán (su madre) y Elvira (su hermana) vieron cómo le arrebatan de sus vidas a Miguel.

El “Correcaminos” como le decían en el Banco, nació en Bella Vista (Tucumán) el 6 de noviembre de 1952. Era el hermano menor de una familia con diez hijos. Llegó a Buenos Aires luego de la crisis azucarera que azotaba a la provincia norteña y planificó una vida con proyectos y esperanzas. En lo deportivo, comenzó jugando al fútbol en Gimnasia y Esgrima de La Plata, pero luego, con los compromisos laborales, tuvo que dejar y comenzó a practicar otra actividad: el atletismo. Le fue muy bien dado que lo federó Independiente donde su entrenador fue Osvaldo Suárez. Tuvo la posibilidad de participar en tres ocasiones en la Corrida de San Silvestre, carrera internacional que se realiza todos los 31 de diciembre en Brasil.
Miguel Sánchez fue el único atleta federado que fue identificado como “desaparecido” en la dictadura militar.

El 10 de enero de 1998 Ariel Scher y Víctor Pochat escribieron una nota en el Diario Clarín en donde relataron los hechos. Se difundió la vida de Sánchez y también los reclamos de sus familiares.

Con la publicación de esa nota, un periodista italiano del Corriere dello Sport, Valerio Piccioni, llevó la historia a su país. Tuvo tanta repercusión por parte de los lectores que se propuso realizar en Roma, La Corsa di Miguel: una carrera competitiva y simbólica que haría referencia al atleta tucumano desaparecido. El 11 de enero de 2000 fue la fecha elegida para el evento. Se inscribieron más de dos mil personas. A partir de ese momento, la carrera se realiza todos los años incrementando cada vez más la cantidad de corredores que participan.

Viendo la relevancia de la carrera en Roma y con un discurso a favor de los Derechos Humanos, la Secretaría de Deportes planteó realizar la Carrera de Miguel el 11 de marzo de 2001. Además el ex Secretario de Deportes  Marcelo Garrafo y  Elvira Sánchez, la madre de Miguel, descubrieron una placa de bronce en homenaje a Sánchez colocada en la entrada de la pista de atletismo del CENARD.

Tenis

“San Juan y Boedo antiguo, cielo perdido, Pompeya y al llegar al terraplén, tus veinte años temblando de cariño bajo el beso que entonces te robé .Nostalgias de las cosas que han pasado, arena que la vida se llevó pesadumbre de barrios que han cambiado y amargura del sueño que murió”. Sur, tango memorable de Homero Manzi que habla de nostalgias y sueños perdidos, el mismo sueño que le arrancaron a Daniel Marcelo Schapira. Era tenista y profesor. Fue secuestrado en la “esquina del tango” en San Juan y Boedo en abril de 1977.

Estudiaba Derecho y era militante de la Juventud Universitaria. En la carrera deportiva Schapira llegó a estar en tres oportunidades entre los diez mejores de la Argentina. Hasta tuvo la posibilidad de enfrentar a Guillermo Vilas en torneos locales. Además de jugar fue profesor en diferentes clubes de Capital Federal.

El diputado Ariel Basteiro presentó un proyecto de ley para que el 18 de octubre (día del  nacimiento  de Schapira) sea consagrado como el Día del Profesor de Tenis.

Fútbol

El wing tenía un rol fundamental en el juego de aquel Huracán de Tres Arroyos de 1977.  Posición que ocupaba Carlos Rivada, delantero del “Globo”.

Su familia estaba compuesta por su esposa María Beatriz Loperena y sus dos hijos, uno de tres años y una beba de cuatro meses. El 2 de febrero de 1977 todos fueron secuestrados. Al día siguiente los nenes fueron encontrados por María Rosalía Fernández en la puerta del Hospital Pirovano, luego de que los dejaran abandonados en la calle. De Rivada y su esposa nunca se supo más nada.

La noche de su desaparición, Carlos, había enfrentado a Estación Quequén jugando por última vez al fútbol en su vida. Fue el único jugador profesional desaparecido en la dictadura.

Hockey

Adriana Inés Acosta, de 22 años, era la capitana del equipo de hockey del Club Lomas. Participó en la selección mayor y juvenil.
El 27 de mayo de 1978 fue secuestrada por un grupo de militares. Era una tarde, en su Devoto natal. Ella estaba comiendo una pizza en Beiró y Segurola, a diez cuadras de la Avenida General Paz.
Era estudiante de Medicina en la Universidad de La Plata, jugadora del Seleccionado Juvenil argentino en 1972. Estuvo preseleccionada para la Copa del Mundo de Cannes en 1974. Fue Integrante del combinado argentino que enfrentó a la Selección de Estados Unidos en 1973.

Rugby

Este deporte fue el que más víctimas tuvo. La mayoría de ellas porque participaba políticamente en las universidades en las que estudiaban. Casi todos los jugadores eran de la ciudad de La Plata y pertenecían a los equipos de Pucará, San Luis y La Plata Rugby. Este último fue el que más integrantes desaparecidos tuvo, un total de diecisiete.

Santiago Sánchez Viamonte, Otilio Pascu y Pablo Balut (integrantes del plantel superior de La Plata Rugby) fueron secuestrados el 24 de octubre de 1977 en la casa de Sánchez Viamonte en Mar del Plata. Fueron vistos por última vez en la Base Militar y el centro de detención “El Banco” de la misma ciudad.

Mariano Montequín tenía 27 años, era estudiante universitario. Había sido jugador de La Plata Rugby Club. Militaba en el Partido Comunista Marxista Leninista. Desapareció de su hogar el 6 de diciembre de 1977 junto con su esposa.

Jorge Axat vivía en Ringuelet. Jugaba en La Plata Rugby y fue desaparecido de su domicilio el 12 de abril de 1977. Fue visto por última vez en el centro clandestino de detención “La Chacha”.
Hernán Roca era el  medioscrum de La Plata Rugby. Fue secuestrado de su casa en Magdalena en 1975. Su hermano militaba en Montoneros, pero Hernán no.

Ricardo Navarro de 24 años fue raptado, junto a su esposa, el 7 de noviembre de 1976. Era jugador de Pucará de Burzaco.
Ricardo Dakuyaku, era estudiante de arquitectura en la UNLP y jugador de San Luis. Fue secuestrado de su vivienda en La Plata el 6 de diciembre de 1977. Sólo tenía 22 años.

El 24 de noviembre de 1976 el jugador de La Plata Rugby Jorge “Gulliver” Elicabe, fue secuestrado entre las calles 55 y 56 de la ciudad de La Plata. Militaba en Montoneros.  

Los que completan la lista negra de jugadores desaparecidos de La Plata rugby son: Luis “Luti” Munitis, quien llegó a jugar en la primera, Marcelo “Beto” Bettini, Abel Vigo, Eduardo “Manopla” Navajas, Pablo Del Rivero, Enrique “Shortorn” Sierra, Carlos  Williams, Jorge Moura, Alfredo Reboredo, Mario Mercader Lavalle y Julio “Choclo” Álvarez, cuyas historias están siendo investigadas por equipos de antropología.

Esta recopilación de datos tiene como objetivo no solamente resaltar la actividad deportiva que realizaban sino también el valor de la vida. A medida que se descubra más sobre la historia de los 30.000 desaparecidos, la lista de deportistas seguramente se incrementará.

El deporte no se olvidó de quienes fueron parte de su historia. “La pelota no se mancha”, pero también tiene memoria y se pide justicia. Miguel Sánchez, el atleta tucumano desaparecido, también escribía poesías y en su último verso de “Para vos atleta” dijo: “Para vos, atleta que desprecias la guerra y ansías la paz”.  Excelente frase para definir el significado del deseo del deporte y de la sociedad.
 

COMENTARIOS (24)

Leer todos los comentarios
cocoservice

GvkESv You are my intake , I own few web logs and very sporadically run out from to post .

zjDjjzSrpBYGwTB

w0dJp3

backlinks

Mt6MqM whether this post is written by him as nobody else know such detailed about my difficulty.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.