Jueves 24 de Agosto de 2017 - 07:27hs. - República Argentina Edición # 1777

Revista #44 Noviembre 2010 > Economía

EL MODELO ECONÓMICO KIRCHNERISTA


Por Juan Santiago Fraschina*

El golpe de Estado de 1976 tenía fundamentalmente dos objetivos centrales y fuertemente entrelazados: desperonizar la sociedad argentina, al mismo tiempo que romper con el modelo de industrialización por sustitución de importaciones. El general Aramburu creía que simplemente prohibiendo los símbolos y las liturgias relacionadas con el peronismo, la sociedad en general y la clase obrera en particular se olvidarían del legado de Juan Domingo Perón y de Eva Duarte. Sin embargo, y a contraposición de lo pensado por los autores del golpe de Estado de 1955, el resultado fue el crecimiento y la radicalización de la resistencia peronista, que obligaron a los militares a permitir el retorno del general Perón a la escena política en los comienzos de la década del setenta.

Por tal motivo, los militares que pergeñaron el golpe de 1976 llegaron a la conclusión de que la única forma de poder efectivamente desperonizar a la sociedad argentina era a través de la destrucción del modelo económico que significaba el fortalecimiento de la columna vertebral del peronismo, es decir, el movimiento obrero organizado. Esto suponía desindustrializar a la economía argentina para debilitar a la clase obrera y sostener la construcción de un nuevo modelo económico a favor de los sectores dominantes. Este El nuevo régimen de acumulación fue el modelo neoliberal de valorización financiera, que tuvo distintas etapas en su construcción y consolidación y que implicó la apertura comercial, la libre operación de los mercados de capitales, la desregulación de los mercados, la flexibilización laboral y un proceso de privatizaciones.

La dictadura militar y la implementación del modelo neoliberal (1976-1983): la implementación del modelo neoliberal durante la dictadura militar tuvo dos etapas. La primera etapa consistió en la concentración del ingreso a través de tres medidas que se tomaron durante el primer año de la dictadura. En efecto, el congelamiento del salario nominal, la eliminación del control de precios de las mercancías, junto con una fuerte devaluación de la moneda, generaron una significativa reducción del salario real de los trabajadores a partir del proceso inflacionario que se desató.

Este fenómeno generó una transferencia de ingresos desde los asalariados a los sectores dominantes, rompiendo con la “sociedad del empate” que se había constituido durante la industrialización sustitutiva y fundamentalmente a partir de los dos primeros gobiernos de Perón. De esta manera, la clase trabajadora pasó de participar del 44% del PBI en 1975 al 28% en 1976, por lo que el capital que se apropiaba del 56% del producto en 1975 pasó a participar del 72% en 1977. Por lo tanto, durante el primer año del modelo neoliberal se produjo una fuerte concentración del ingreso, generando una pauperización social, y rompiendo con uno de los rasgos centrales que había caracterizado a la sociedad argentina durante el modelo de industrialización por sustitución de importaciones.   

Luego de pulverizar el salario real, concentrar el ingreso y comprimir el mercado interno, se desarrolló la segunda etapa en la implementación del modelo neoliberal: la construcción de un modelo de valorización financiera y la desarticulación del aparato manufacturero nacional. Este objetivo se logró a través de la reforma financiera introducida por la dictadura militar en 1977, que consistió básicamente en dos puntos. Por un lado, la liberalización de la tasa de interés y la prohibición al Banco Central de la República Argentina  de financiar el déficit fiscal. De esta manera, a partir de la reforma el desequilibro fiscal comenzó a ser financiado a través del endeudamiento público. El resultado fue un crecimiento de la tasa de interés local.  

Junto con la reforma del sistema financiero, la dictadura militar estableció la liberalización de la cuenta de capital de la balanza de pagos, permitiendo de esta forma que el sector privado, y básicamente los grandes grupos económicos, pudieran pedir prestado dinero en el extranjero y fugar sus recursos libremente. A partir de estas medidas se modificaron en la economía argentina las rentabilidades relativas de los distintos sectores económicos; al ser más rentable el sector financiero que invertir en la producción industrial. Además, debemos agregar la tablita cambiaria impuesta por Martínez de Hoz, que implicaba un tipo de cambio fijo y devaluaciones pre-anunciadas. En otras palabras, todos loas agentes económicos sabían qué día y cuánto el gobierno nacional devaluaría la moneda.   

En este modelo de valorización financiera, junto con el crecimiento de la deuda pública tanto interna como externa para poder financiar el déficit fiscal, se produjo un significativo crecimiento de la deuda externa privada, como consecuencia de la denominada “bicicleta financiera”. A partir del fuerte crecimiento de la liquidez del sistema financiero internacional como resultado de la aparición de los petrodólares a principios de la década del setenta, la tasa de interés internacional era reducida en comparación con la tasa de interés interna, que aumentó con la reforma financiera de 1977.

En este contexto, el capital concentrado interno comenzó a endeudarse en el extranjero a una tasa de interés relativamente reducida; luego compraban pesos en el mercado local y los depositaban en el sistema bancario interno, que les daba una tasa de interés más alta de a la que se habían endeudado. Es importante destacar que la tasa de interés de los depósitos en pesos era mayor a la que podían recibir en dólares, por tal motivo cambiaban los dólares por pesos, teniendo en cuenta que el tipo de cambio era fijo y que conocían de antemano cuándo se devaluaría la moneda.  

De esta manera, obtenían una renta financiera a partir de la valorización de la masa dineraria que obtenían de endeudarse en el extranjero. Además,  a esa ganancia que obtenían luego la fugaban al extranjero. Es así como al mismo tiempo que crecía abruptamente la deuda externa privada, se expandía la fuga de capitales al extranjero de los grandes grupos económicos. La renta financiera era superior a la renta productiva, por lo que esto se tradujo en una de las causas centrales del proceso de desindustrialización y crecimiento del desempleo durante la dictadura militar.  

Por último, en 1982 Domingo Cavallo,  siendo presidente del Banco Central, decidió estatizar la deuda externa privada. Es decir, la deuda externa de los grandes grupos económicos pasó al Estado nacional, por lo cual la tuvo que pagar la población argentina a través del pago de los impuestos. Se estatizó la deuda externa de los grandes empresarios pero no los dólares que tenían fugados en el extranjero, esto es, se estatizaron los costos pero no las ganancias que la “bicicleta financiera” le había generado al capital concentrado interno. De esta forma, una de las consecuencias más nefasta del modelo neoliberal y de la dictadura militar fue la deuda externa pública, que pasó de 8.600 a 46.000 millones de dólares aproximadamente. El legado de la dictadura a partir de la instauración del modelo neoliberal fue, entonces, la desarticulación del aparato manufacturero nacional, el aumento del desempleo, la pobreza y la indigencia, la concentración del ingreso, la desaparición de una gran cantidad de pequeñas y medianas empresas, y un aumento abrupto de la deuda externa y la fuga de capitales. Este modelo económico pudo ser instaurado a partir del terrorismo de Estado, que generó el inició de la despolitización de la sociedad argentina.

Legitimación y profundización del modelo neoliberal (1986-2003): el retorno de la democracia implicó un incipiente retorno de la política como eje ordenador de la sociedad argentina. Sin embargo, la legitimación y profundización del modelo neoliberal se tradujo en un alejamiento creciente de la sociedad en general y de la juventud en particular con respecto a la política. Despolitización y modelo neoliberal son dos caras de la misma moneda.

Con el gobierno de Alfonsín, la Argentina inició el camino de la subordinación al FMI, que comenzó a actuar como representante de los acreedores externos. De esta manera, el organismo internacional empezó a imponerle a la Argentina distintos modelos económicos con el único objetivo de garantizar el cumplimiento del pago de la deuda y sus intereses a los acreedores.

En este sentido, el FMI refomentó dos programas de reformas estructurales para la economía y la sociedad argentina. El primero fue el programa de ajuste estructural impuesto en la década del ochenta al gobierno radical, que consistía en la reducción del gasto público para generar un superávit fiscal suficiente a fin de poder pagar los distintos servicios de la deuda pública. Dicho de otra forma: el gobierno de Alfonsín redujo los gastos del Estado en educación, salud, gasto social e infraestructura con el objetivo de utilizar esos recursos para pagarle a los acreedores externos. Pagar la deuda externa con el hambre y la pobreza de los argentinos. La década del ochenta terminó con una de las peores crisis económicas y sociales de nuestra historia: la crisis hiperinflacionaria de 1989, que implicó la salida anticipada de Alfonsín de la presidencia.

En este contexto, el FMI redobló la apuesta. Según el organismo internacional, el problema había sido que la reducción del gasto público no fue acompañada por una reforma estructural de la economía nacional. De esta forma, nos impuso en la década del noventa el Consenso de Washington, el cual se caracterizaba por la disciplina fiscal junto con un conjunto de políticas neoliberales, como por ejemplo las privatizaciones, la apertura comercial, la desregulación de los mercados y la liberalización financiera.  

El gobierno de Menem, junto con el modelo de Convertibilidad que replicaba la tablita cambiaria de Martínez de Hoz, se encargó de imponer las políticas recomendadas en el Consenso de Washington. Luego, este modelo fue legitimado y profundizado a través de distintas medidas como, por ejemplo, la flexibilización laboral establecida por el gobierno de la Alianza, encabezado por el radical Fernando De La Rúa. El nuevo paquete del FMI terminó en la crisis de 2001, la peor crisis económica y social de la historia argentina en términos de caída del producto y en cuanto al aumento de la pobreza y a la indigencia que generó.

A partir de la crisis se fue delineando la salida neoliberal de la crisis de la misma diseñada por el FMI: la salida duhaldista. El proyecto económico de Duhalde era una maxi devaluación de la moneda acompañada por un congelamiento del salario nominal, que se tradujo en un proceso inflacionario que provocó una caída del salario real de los trabajadores, con el objetivo de beneficiar exclusivamente a los grandes exportadores. La salida neoliberal de la crisis de 2001 era una nueva transferencia de recursos desde los sectores asalariados (caída del salario real) a los sectores dominantes, en este caso los grandes exportadores del sector agrario e industrial.   

Nos esperaba nuevamente la desolación. Nos esperaba nuevamente más pauperización social y económica, más despolitización, más impunidad. La sensación era que la degradación de la Argentina no tenía final. Sin embargo, la resistencia popular que terminó con dos muertos a partir de la represión policial ocasionó el adelantamiento de las elecciones y el triunfo de un desconocido: Néstor Carlos Kirchner, quien asumió la presidencia en mayo del 2003.

El kirchnerismo rompió con treinta años de neoliberalismo, dependencia económica y despolitización. La construcción de un modelo de reindustrialización con inclusión social y distribución del ingreso fueron los rasgos centrales de la economía argentina a partir del 2003. Esto necesitó de dos cosas. Por un lado, el pago al FMI con el objetivo de aumentar los márgenes de independencia económica para la construcción del nuevo modelo de desarrollo. Por otro lado, volver a poner a la política en el centro de la sociedad argentina para la defensa por parte de los sectores populares del nuevo modelo. Modelo nacional y popular y politización de la sociedad argentina son dos caras de la misma moneda. Por todo esto y mucho más, Gracias Néstor, Fuerza Cristina.        

*Economista del Grupo de Estudio de Economía Nacional y Popular (GEENaP) www.geenap.com.ar

COMENTARIOS (25)

Leer todos los comentarios
fuck your mom

tp70BF You made some decent points there. I looked on the internet for the issue and found most guys will consent with your blog.

fuck your mom

Loving the information on this web site , you have done great job on the articles.

photo editor

USyFOF Major thanks for the blog post. Want more.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.