Lunes 26 de Junio de 2017 - 19:20hs. - República Argentina Edición # 1718

Revista #49 Noviembre 2011 > Economía

EL AVANCE DE UN GIGANTE

El escenario internacional ofrece en la actualidad un volumen considerable de ventas al exterior para los países que exportan alimentos como la Argentina. La continua demanda de China, uno de los países de mayor crecimiento a nivel mundial, abre una serie de certezas e interrogantes que obligan a un análisis sobre cómo aprovechar su expansión de manera estratégica.


Por Arturo Trinelli

Politólogo UBA-CLICeT

La creciente demanda de alimentos de economías en crecimiento como India y China ha generado un cambio estructural de los precios relativos a favor de los productos agrícolas, algo de enorme trascendencia para las naciones productoras como la Argentina. Desde 1993, los valores promedio de trigo y maíz, así como oleaginosas –soja y girasol- han aumentado considerablemente: 75% en el primer caso y 133% en el segundo, según se desprende de estadísticas elaboradas por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Dicho incremento fue superior incluso al aumento del 22,3% de los productos industriales registrado en el mismo período.

Hay actualmente un intenso debate respecto a si los precios de los alimentos continuarán incrementándose o si, por el contrario, tenderán a estabilizarse. La última reunión de ministros de Agricultura del G20 en Buenos Aires fue especialmente convocada para tratar el tema, donde se acordó que, más que diseñar un mecanismo de control de precios que perjudicaría a productores de alimentos como Argentina o Brasil, lo que hay que lograr es evitar la especulación de los mercados a futuro o de las calificadoras de riesgo, que producen corridas de precios y fomentan la volatilidad de los commodities en todo el mundo, especialmente los agropecuarios.

En ese contexto se explica el crecimiento del comercio con China, que hoy representa, luego de Brasil, el gran socio comercial del país. Comparando el promedio entre los períodos 1996-1998 y 2006-2008, el sector que más aumentó su participación en el total de exportaciones argentinas a China son los productos del reino vegetal, que pasaron de un 8% a un 50% en diez años.

Esta circunstancia está relacionada con la mayor apertura china a Occidente luego de una intensa campaña del gobierno para que el país sea reconocido como economía de mercado a nivel internacional. El fenomenal superávit comercial de su frente externo, gracias a la combinación de salarios bajos y moneda depreciada, le ha permitido inundar con sus productos todo el mundo. En ese sentido, para quienes hoy tengan un vínculo comercial importante con China resulta casi imposible no tener déficit. Países desarrollados como Estados Unidos no escapan de esta realidad, y de hecho ha sido el motivo por el cual se desató una “guerra de divisas” entre ambas naciones ante las continuas presiones para que China aprecie su moneda y ayude así a equilibrar la balanza comercial de la alicaída economía norteamericana.

 

Capitales chinos en Argentina

 

En abril se anunció que China reanudaría las compras de aceite de soja que estaban paralizadas desde hace tiempo, prometiendo adquirir aproximadamente unas 600 mil toneladas. Esto podría reducir en parte el déficit comercial que nuestro país mantiene desde el 2000, pero que durante el año pasado trepó a casi u$s 1.500 millones, lo que representa un aumento del 67% con respecto al 2009, pero de 174% en relación al 2008, antes de la crisis. De todas maneras, la importancia del gigante asiático ya no se limita a la compra de alimentos que nuestro país produce. Es, desde el año pasado, el principal inversor de la Argentina, como lo viene siendo en otras naciones por la política de invertir su superávit comercial en sectores estratégicos de países con abundantes recursos naturales. Así, gracias a un fondo soberano de u$s 300.000 millones, las trasnacionales chinas salen a comprar firmas por el mundo o a asociarse para tener participaciones crecientes y garantizar la provisión de esos recursos. Por ejemplo, el gigante asiático ya constituye el tercer socio comercial de África, donde el año pasado se anunciaron inversiones por más de u$s 15.000 millones para desarrollar petróleo y gas en Ghana.

En la Argentina, las inversiones chinas representan hoy más de u$s 14.000 millones. Las principales empezaron en el 2006, cuando un consorcio estatal chino adquirió en Río Negro la mina de hierro Sierra Grande (ex Hipasam), cerrada desde 1991. Y entre las más importantes figura la realizada el año pasado, en la que la China National Offshore Oil Company (CNOOC) adquirió el 50% de Bridas, del grupo Bulgheroni, por u$s 3.100 millones, y luego esta firma compró a British Petroleum por más de u$s 7.000 millones el paquete accionario de Pan American Energy (PAE), cuando la compañía británica se vio obligada a desprenderse de sus activos debido a las millonarias perdidas ocasionadas como consecuencia del desastre ecológico en el Golfo de México.

Recientemente fue anunciada también la construcción de una planta de urea en Tierra del Fuego que incluye, además, una central de 50 MW de ciclo combinado para abastecer a la planta y un puerto comercial en la provincia, por valores cercanos a los u$s 1.030 millones. Por lo tanto, esta expansión de capitales chinos en la Argentina con inversiones en minería, gas y petróleo, molienda de granos y generación eléctrica indican un gran avance en sectores estratégicos del desarrollo nacional.

Por otro lado, es notorio el impacto de inversiones chinas en la microeconomía a partir de la presencia cada vez mayor de autoservicios de residentes chinos en el país. La estadística indica que se pasó de 500 locales en 1994 a 7500 en la actualidad, de los cuales el 75% se concentra en Capital y Gran Buenos Aires, y de acuerdo a datos de la Cámara de Autoservicios y Supermercados de propiedad de Residentes Chinos (Casrech), facturan un total anual de $ 20.000 millones, con una participación que pasó de 5,4% en 2004 a 8,4% en 2010 en alimentos, bebidas y limpieza.

Naturalmente, no se trata de un interés casual. Siendo de los países con mayor crecimiento mundial, China tiene trazada una estrategia geopolítica de largo plazo. Saben que en veinte años duplicarán su consumo energético. Y, por otro lado, necesitan asegurar el alimento de sus 1.300 millones de habitantes, que a pesar de bajos salarios van consiguiendo incrementar su acceso al consumo a partir del crecimiento del PBI per cápita del país.

 

Conclusiones

 

Para la Argentina el vertiginoso incremento de su vínculo comercial y económico con China requiere de análisis que no solamente contemplen la llegada de inversiones o se limiten a aumentar el nivel de exportaciones sobre la base de criterios únicamente cuantitativos. El país debe encontrar la mejor manera de sumarse al crecimiento chino, pero ese vínculo debe ser funcional al fortalecimiento del desarrollo nacional.

En ese sentido, habría que fomentar inversiones que ofrezcan incentivos para los capitales chinos pero que resulten dinamizadores de sectores que la Argentina necesita para profundizar su crecimiento industrial y tecnológico. El sector energético, sin dudas, es uno de ellos. El transporte también, y en ese sentido, entre las inversiones previstas para la recuperación del Belgrano Cargas, hay contemplados capitales chinos aportados por el Banco de Desarrollo de China, según se informó recientemente.

Por otro lado, se presenta el desafío de equilibrar gradualmente la balanza comercial, teniendo en cuenta que el superávit argentino registrado en lo que va del año es un 38% menor al alcanzado el año pasado en el mismo período. No es una tarea sencilla siendo China el principal exportador mundial de los bienes de capital que Argentina requiere para profundizar su crecimiento industrial. Pero resulta evidente que tal equilibrio no se alcanzará fácilmente si el plan a futuro es seguir vendiendo producción primaria a un país del que se importan bienes industriales. Por lo tanto, la estrategia sería incorporar mayor valor agregado a la producción antes que incrementar los volúmenes de exportaciones de alimentos y continuar importando la maquinaria necesaria para producirlos. Sin dudas, se trata de un proceso complejo donde Argentina no escapa del contexto latinoamericano: el 72% de las exportaciones latinoamericanas a China, y el 71% de las argentinas, está compuesta por bienes primarios. Y entre las exportaciones de manufacturas, el 56% de las de América Latina y el 85% de las de Argentina son basadas en recursos naturales. Ello explica que sólo el 12% de las exportaciones de America Latina a China sean bienes de baja, media o alta tecnología, mientras que en el caso de Argentina ese porcentaje se reduce a 4,2%, de acuerdo a un informe de la Asociación de Importadores y Exportadores de la República Argentina (AIERA) con datos de la CEPAL. Si tenemos en cuenta que las importaciones de manufacturas desde ese país a la región se elevan al 97,8% y que en el caso de Argentina son del 99,3%, está claro que las perspectivas de reducción de ese déficit en las actuales circunstancias no será fácil de lograr.

De todas maneras, cada país debe resolver su déficit comercial con China aplicando una estrategia consecuente con la estructura productiva en la que es fuerte. En el caso argentino, podría pensarse en mecanismos graduales que en una primer etapa implicaran agregar valor a exportaciones primarias y, posteriormente, a otros bienes de mayor complejidad, de manera de equilibrar esa balanza progresivamente.

Así, orientar las inversiones chinas para lograr fabricar localmente parte de los bienes que se importan parece indispensable si se pretende mantener un comercio equilibrado con ese país. Y uno de los principales desafíos que la “invasión china” le presenta a la economía argentina en los próximos años. 

COMENTARIOS (4)

Leer todos los comentarios
XnA46TeNJ

Help, I've been informed and I can't become igrnnaot.

GvCzrDMwQV

01 Jun 26, 2011 1:29 pm Monica Oliveira On a scale from 0 10, what do you think now of Niagara Falls?I told you it was an amazing place. I hope Thiago took a pcutire of Ryan in AWE! LOLMami & sogra

FkMePmCJ

It's always a pleasure to hear from someone with expietesr.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.