Lunes 29 de Mayo de 2017 - 06:33hs. - República Argentina Edición # 1690

Revista #53 Septiembre 2012 > Editorial

¡PA´LANTE COMANDANTE!


 

“Nos quieren tristes porque los pueblos deprimidos no vencen.
Por eso venimos a combatir por el país alegremente”  Arturo Jauretche

 

Por Federico Martelli

La espada de Simón Bolívar aparece en el balcón. Chávez la ofrece a un pueblo exultante que ha dejado atrás los temores y se entrega al festejo. Miles de venezolanos y unos cuantos suramericanos allí presentes corean: “Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina”. Chávez canta con ellos, se funde en el pueblo como lo ha hecho en toda la campaña.

La mesura, la preocupación y el miedo han quedado atrás. Las consultoras y los medios de comunicación hegemónicos habían pronosticado un empate técnico y algunas encuestas a boca de urna daban una victoria de Henrique Capriles. Por qué preocuparse, si son los mismos que le daban a Chávez seis meses o un año de vida.

Ahí está Hugo, en el balcón del pueblo. Caracas se llena de alegría. La misma alegría recorre el continente. La derecha necesitaba un triunfo en Venezuela para comenzar a desandar el camino de los gobiernos populares.

Hacia Caracas fueron desde todos los puntos del continente periodistas y medios de comunicación para transmitir en vivo el cambio de época. Querían traer para estos lados la mística y la emoción de la derrota del chavismo para envalentonar a la derecha criolla.

Hacia Caracas también fueron dirigentes políticos de la oposición. Buscaban capitalizar el triunfo de Capriles, traerse una foto con él y volver con el mensaje de que en Sudamérica se terminan los populismos. Necesitaban la derrota de Chávez para traspolar el modelo de la Mesa de Unidad Democrática (unidad de la oposición), pero sobre todo, para agrietar el Frente para la Victoria.

Y no estaban equivocados en su tesis, sólo les falló el pueblo venezolano.

La Venezuela de Hugo Chávez ha sido, en muchas formas, estandarte del cambio de paradigma en América Latina. Fue, en plena década de los '90, el primer país en transitar la senda del cambio. Extendió una mano solidaria a Cuba en momentos críticos. Extendió una mano solidaria a Argentina, a Haití, a Nicaragua, a Bolivia, a Dominica y a Honduras.

Chávez usó el petróleo como arma estratégica de la integración y fue uno de los artífices de la desarticulación del ALCA. Trabajó para construir el vínculo sur-sur con Asia y África, para relanzar el Movimiento de Países No Alineados, para crear UNASUR y ampliar el Mercosur.

Chávez reintrodujo la palabra socialismo en el diccionario político en pleno siglo XXI. Es la prueba viviente de que el fin de la historia fue la estrategia del imperio para imponer el desánimo, la tristeza y la apatía.

Además de todo, lo hizo bien a lo caribeño, multicolor, exagerado, exuberante, a los gritos, llevándose puesto el protocolo y el buen gusto aristocrático. Por lo que hizo, por lo que hace, por cómo lo hace y por el odio que despierta en la oligarquía, no tenemos ninguna duda de que Hugo Rafael Chávez Frías es el corazón de la Patria Grande.

COMENTARIOS (9)

Leer todos los comentarios
m4yeFrkppiR

I love these areilcts. How many words can a wordsmith smith?

matzcrorkz

W0BpCZ A big thank you for your blog.Much thanks again. Cool.

crorkservice

MRGI3n I cannot thank you enough for the blog post.Much thanks again. Awesome.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.