Martes 22 de Agosto de 2017 - 11:45hs. - República Argentina Edición # 1775

Revista #49 Noviembre 2011 > Editorial

2001-2011: Las dos Argentinas


 

Por Héctor Bernardo

Cuando los aniversarios tienen un número redondo como diez, veinte o treinta, suelen llamar la atención aunque en ellos no se encuentre ningún otro mérito que la simple expresión del paso del tiempo.

Sin embargo, los diez años de las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 no representan sólo un recordatorio de la gesta heroica en la que el pueblo dijo basta, salió a la calle y logró ponerle fin a un gobierno que había llegado con la promesa de representar el cambió, pero que finalmente se dedicó a profundizar el modelo de exclusión social.

Este aniversario empuja a mirarnos en el espejo y vernos distintos. Es indudable que 2001 y 2011 nos muestran dos Argentinas diferentes. La foto del helicóptero que despegaba desde la Casa Rosada llevándose al fugado presidente De la Rúa mientras el pueblo tomaba las calles y se agolpaba con piedras y palos en torno a la Plaza de Mayo al grito de “que se vayan todos”, contrasta con la imagen de Cristina Fernández de Kirchner, en los festejos junto a las organizaciones sociales. El 54 por ciento de la población la eligió para continuar al frente de la patria. El escenario es el mismo. Muchos de los protagonistas también. La realidad es completamente distinta.

La Organización Mundialde la Salud determina que el concepto de salud mental implica reconocer la realidad como primer paso para poder trabajar sobre ella y transformarla. En ese sentido, cualquier discusión seria sobre cuál es el camino que debe seguir nuestro país debe partir, inevitablemente, de reconocer el momento histórico en el que estamos y las diferencias con los hechos que llevaron a aquel 19 y 20.

En 2001, uno de cada cuatro argentinos estaba desocupado, hoy ese porcentaje cambió a uno de cada diez. El modelo económico-social impuesto a sangre y fuego desde el 24 de marzo del 1976, profundizado en la década del `90 y que estalló durante el gobierno de De la Rúa, implicaba la desindustrialización del  país.  De tal modo que durante el menemismo la reforma del plan de estudios planteó el cierre de todas las escuelas técnicas. Hoy la industria es el principal generador de empleo, uno de los motores del crecimiento constante de la economía nacional y las escuelas técnicas han vuelto a resurgir. Mientras el gobierno de la Alianza les recortó un 13 por ciento a los jubilados, no sólo la actual Ley de Movilidad Jubilatoria les brinda dos aumentos por año, sino que la denominada “Jubilación de amas de casa” incorporó al sistema previsional a 1.600.00 personas. El fugaz ministro de Economía Ricardo López Murphy planteó recortar los fondos destinados a educación y Domingo Cavallo mandó a los científicos a “lavar los platos”. Durante este período esos fondos aumentaron del 3 por ciento del PBI al 6 por ciento, y ya suman 800 los científicos argentinos repatriados.

La Asignación Universalpor Hijo, el Matrimonio Igualitario, la Ley de Medios, son algunas de las medidas que se impulsaron durante este proceso. Aunque es indiscutible que todavía queda mucho por mejorar.

La jornada del 19 y 20 de 2001 marcó un quiebre en la historia de nuestro país. Borges decía que “el porvenir es tan irrevocable como el rígido ayer”. Lejos de la poesía la realidad indica que el porvenir lo forjan día a día los hombres y los pueblos. En aquella fecha el pueblo salió a las calles para construir su propio destino. Diez años después, y a pesar de todos los compañeros que cayeron en la lucha, se puede decir que el camino es el correcto.  

COMENTARIOS (16)

Leer todos los comentarios
pPKm3lDY

With all these silly weetssbi, such a great page keeps my internet hope alive.

high pr backlinks

eTBTMy I really like and appreciate your blog.Thanks Again. Awesome.

nice penalty removal

sKl5km This is one awesome article post.Really looking forward to read more. Much obliged.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.