Miércoles 29 de Marzo de 2017 - 04:20hs. - República Argentina Edición # 1629

Revista #46 Mayo 2011 > Editorial

LA REVOLUCIÓN ES UN SUEÑO ETERNO

Cuando en noviembre de 2006 veía la luz el primer ejemplar de la Revista 2010, no podíamos saber qué camino recorreríamos. Teníamos sí la certeza de que hacía falta una publicación que aportara al debate sobre el modelo de desarrollo necesario para que nuestra patria y nuestro continente abandonaran el subdesarrollo; el atraso económico y el coloniaje cultural.


Cuando en noviembre de 2006 veía la luz el primer ejemplar de la Revista 2010, no podíamos saber qué camino recorreríamos. Teníamos sí la certeza de que hacía falta una publicación que aportara al debate sobre el modelo de desarrollo necesario para que nuestra patria y nuestro continente abandonaran el subdesarrollo; el atraso económico y el coloniaje cultural.

Veíamos en “nuestros patriotas fundadores”[1]una referencia ineludible, y a tan sólo unos años del Bicentenario, ponerle “Revista 2010” fue una tentación imposible de esquivar.

La primer reunión la habíamos hecho en la casa de Juan Manuel Fonrouge, en diciembre de 2005; era sábado y hacían como 35 grados a la sombra. Discutimos dos horas y tras los acuerdos forzados por lo absurdo de la fecha -¿quién planifica cosas en diciembre?- decidíamos que saldríamos en febrero o marzo de 2006.

Como suelen ser estas cosas, sin plata y sin inversores[2], nos demoramos un poco; pero finalmente logramos sacar el número uno. “Tensión y disputa en la Argentina de Kirchner” fue el título que elegimos para contar lo que estaba pasando en ese momento. La veo y me doy cuenta que era un título atemporal, que siempre fue así, siempre hubo “tensión y disputa”; en 1810, en 1890, en el 45 y en el 75.  Sin embargo era la primera vez que veíamos un presidente tratando de empujar reformas democráticas, redistributivas, no sólo en el aspecto económico, sino sobre todo político.

Quienes no tenían ni voz ni voto empezaban a tenerlos y quienes se habían acostumbrado conducir los destinos del país sin ser votados y sin hablar en público comenzaban a perder ese poder fáctico, heredado de la dictadura.

Nos dimos cuenta de que en nuestras páginas podía vivir ese momento, que la 2010 podía ser el reflejo de esa historia que comenzaba a reescribirse. No vendíamos mucho, ni teníamos muchos auspiciantes, pero en la redacción teníamos la satisfacción de saber que leyendo la 2010 uno podía reconstruir un clima de época.

Por las páginas comenzaron a pasar los tipos a los que nosotros admirábamos en nuestra adolescencia, los intocables, nuestros maestros de la historia, la política y, por qué no, de la vida. Osvaldo Bayer, José Pablo Feinmann, Ricardo Forster, Hebe de Bonafini, Estela Carlotto, Taty Almeida, Carlos Kunkel y Norberto Galasso. Entrevistamos a los compañeros que nos enseñaron a luchar, a Hugo Moyano, a Julio Piumato, a Hugo Yasky y al Tano De Gennaro. Nos reímos de nuestra falsa amplitud cuando escribieron Luciano Miguens, Ricardo López Murphy y Pino Solanas.

Nos enorgullecía adelantarnos a los tiempos. En abril de 2007 fue ¿Quién se queda con la torta? En agosto de 2007 fue “Las vaquitas son ajenas” adelantando el conflicto por el uso y la tenencia de la tierra y la apropiación de la renta agraria.

En diciembre de 2007 fue “El futuro joven” nota sobre La Cámpora y la juventud del kirchnerismo y en febrero de 2008 salimos a pedir a gritos la despenalización del consumo de marihuana con el título “El último tabú”.

Con Clarín nos la agarramos en casi todos los números. Fue tapa en marzo de 2008, antes que comenzara el conflicto con el campo. ¿Puede caer? Nos preguntábamos en la redacción. ¿Quién? –Clarín. Sonaba como un disparate, una utopía, pero tan utopico, que ni siquiera servía para caminar hacia ningún lado. Hoy podemos decir que es una de las tapas de las que más nos enorgullecemos.

Entrevistamos a Evo Morales. Siempre nos va a quedar la espina de no haber podido entrevistar a Néstor. Tampoco nunca entendimos por qué no nos dio bola.

Stella Calloni  desnudó una y otra vez la trama de los intereses norteamericanos en América Latina. Heller nos ilustró sobre el sistema bancario. Pablo Llonto denunció el caso de los hijos apropiados de Ernestina cuando no había muchos lugares para hacerlo y Adriana Puiggrós nos dejó su experiencia en educación.

Quizás el mayor regalo fue el de Santoro. Nos pintó la tapa del anteúltimo número, con Perón y Eva abrazando a Néstor en el paraíso peronista.

Es imposible  nombrarlos a todos. Estoy cometiendo un error terrible a sabiendas de que después voy a decir “cómo me olvide de fulano”… De Oscar Castellucci, por ejemplo.

Con Diego Otondo hablábamos de hacer una editorial contando lo que queríamos hacer con este relanzamiento. Por qué ahora nos llamamos 2016 y todo eso. No pude, en el fondo quería contar esto. Es como dice Oppenheimer, los latinoamericanos estamos obsesionados con la historia. Ahí buscamos lo que fuimos para construir lo que queremos ser. Por eso 2016. Vamos hacia el Bicentenario de la Independencia.


1.Néstor Kirchner, Discurso de Asunción ante la Asamblea Legislativa el 25 de mayo de 2003

2.Conseguimos los fondos por las gestiones del amigo Rogelio Iparraguirre, que convenció a un funcionario -que no mencionaremos más que por sus iniciales OIP- para que nos diera una mano.

COMENTARIOS (21)

Leer todos los comentarios
matzcrorkz

Uq0252 Muchos Gracias for your blog post.Really looking forward to read more. Awesome.

crorkz matz

k9mpOD Im grateful for the article post. Great.

crorkservice

ixKAux Appreciate you sharing, great article.Thanks Again. Want more.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.