Martes 25 de Julio de 2017 - 03:34hs. - República Argentina Edición # 1747

Revista #57 Septiembre 2013 > Editorial

LOS DESAFÍOS AMBIENTALES


Por Héctor Bazzani

¿Desde cuándo existe preocupación por los problemas ambientales? Vamos a plantear un recorte (arbitrario si se quiere) acerca del último tramo del siglo XX. Hacia los años ‘70, por primera vez los procesos extractivos, superaron la capacidad del planeta por completar sus ciclos naturales de regeneración. Eso fue identificado como un problema. El resurgir de la ecología colocó al ser humano como principal protagonista y dio lugar a diferentes visiones del asunto. Así, entre las distintas posturas, prevaleció la tendencia de otorgar bases científicas que aseguraran una explotación sostenida de los recursos, mantuvieran las relaciones internacionales existentes y establecieran condiciones de productividad a largo plazo de los ecosistemas. El Club de Roma le encomendó al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) una previsión sobre la situación mundial hacia el año 2000 a efectos de realizar las recomendaciones al respecto. En marzo de 1972 se publicaron los resultados en el libro Los límites del crecimiento. La investigación planteaba que antes del 2071 el planeta alcanzaría sus límites de desarrollo y que se debía intervenir lo antes posible. Para esto propuso disminuir o paralizar los factores de natalidad y desarrollo económico. La previsión resultó bastante acertada, a las recetas empleadas para evitarla las sufrimos poco después.

Ante el pesimismo de éste y otros estudios realizados acerca de los problemas alimentarios, demográficos y ecológicos, en 1976 Naciones Unidas salió al cruce. Planteó, pese al aumento del consumo de materias primas, que los recursos disponibles podrían satisfacer las demandas y la contaminación podía ser controlada sin por ello perjudicar la producción de bienes. El informe consideraba que el crecimiento económico mundial no enfrentaba problemas físicos sino políticos, sociales e institucionales. Ese informe se publicó como El porvenir de la economía mundial en el año 1977.

Desde nuestra región y como respuesta a Los límites del crecimiento, investigadores, sociólogos y economistas latinoamericanos, todos ellos con formación de grado en nuestro país, abordaron críticamente esos discursos.

Con el respaldo informático y técnico de la Fundación Bariloche de Argentina, bajo la coordinación de Amílcar Herrera se plantearon críticas al modelo del MIT: se omitía el factor socio-político que partía de la inmutabilidad del orden social vigente y cristalizaba las variables sociales. El trabajo demandó dos años y se público en septiembre de 1974 bajo el título de Modelo mundial latinoamericano (MML), como síntesis informativa. Planteaba una postura ético-política en la relación sociedad-ambiente y la construcción desde la periferia de un modelo mundial alternativo al hegemónico. En palabras de Ana Hardoy (2004), “A la luz del tiempo transcurrido, y con el beneficio del conocimiento actual, el mensaje central del modelo todavía es válido”. Al asumir los cambios acontecidos por la vigencia de sus contenidos, enfoque y objetivos, el MML es de valiosa lectura. Casi un cuarto siglo después enriquece un debate urgente y necesario que redefina nuestra relación con la naturaleza.

En un contexto sociopolítico global que mantiene al 80% de la población mundial en condiciones de pobreza los recursos alcanzan; cuando la mejora en las condiciones de vida hacia 2015, planteadas entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, se avizoran como de improbable cumplimiento por la presión climática, el agotamiento de los recursos naturales y unos criterios de apropiación y distribución insustentables. Vale la pena repasar cómo nos posicionamos frente a estas cuestiones a fines del siglo pasado, qué sigue igual y qué cambió, cuáles son los asuntos, problemas y debates que se plantean en la actualidad. De eso se trata este número de Revista2016. Vamos con el repaso.

Mensaje ambiental a los pueblos del mundo

“El ser humano ya no puede ser concebido independientemente del medio ambiente que él mismo ha creado. Ya es una poderosa fuerza biológica y si continúa destruyendo los recursos vitales que le brinda la Tierra, sólo puede esperar verdaderas catástrofes sociales para las próximas décadas. La humanidad está cambiando las condiciones de vida con tal rapidez que no llega a adaptarse a las nuevas condiciones. Su acción va más rápido que su captación de la realidad y el hombre no ha llegado a comprender, entre otras cosas, que los recursos vitales para él y sus descendientes derivan de la naturaleza y no de su poder mental”.

Este fragmento es parte del Mensaje ambiental a los pueblos y gobiernos del mundo, y fue escrito por Juan D. Perón en febrero de 1972. Allí planteaba que “La concientización debe originarse en los hombres de ciencia, pero sólo puede transformarse en la acción a través de los dirigentes políticos”. Consumismo, extractivismo, pobreza, tecnología, superpoblación, agotamiento y contaminación de los recursos naturales, crisis alimentaria y armamentismo, son los tópicos analizados en ese documento. Como cierre planteaba cuatro recomendaciones, para los países del tercer mundo: la protección de los recursos naturales, la necesidad de no adoptar los modelos de desarrollo de los monopolios extractivistas, la integración regional y solidaria, la justicia social y la participación popular.

Entre 1972 y 1974 intelectuales y científicos latinoamericanos formularon el Modelo Mundial Latinoamericano. El modelo planteó que los principales obstáculos que se oponían al desarrollo armónico de la humanidad no eran de naturaleza física, sino socio-política y dependían básicamente de la desigualdad, especialmente en los países subdesarrollados. El deterioro del medio físico, podía convertirse en un grave problema si persistía la tendencia a aumentar el consumo de los bienes materiales hasta límites irracionales. El efecto que la humanidad ejercía sobre el medio, dependía de la organización social y del sistema de valores aceptado. Además afirmaba que la humanidad y el medio físico donde ella se inserta, constituyen un todo único que solo puede ser descrito utilizando variables socio-económicas y físicas. En él puede leerse que “Es precisamente el sistema de valores generalmente admitido el que es intrínsecamente destructivo del ecosistema y del hombre mismo, agobiado por una alienación siempre creciente”.

El modelo definía unos supuestos básicos que hacen a los aspectos centrales del desarrollo y de la organización social. Esos supuestos tienen puntos de contacto con los actuales planteos del Buen Vivir, presentes en las Constituciones de Bolivia y Ecuador, que introducen en el derecho internacional a la naturaleza como sujeto de derechos. Al modo de esas Constituciones planteaba que el ser humano debía participar plenamente de todas las decisiones sociales, en una sociedad no consumista. Sociedad en la que el consumo no fuera un valor en sí mismo y donde la producción estuviese regulada por las necesidades sociales y no por la ganancia.

El deber de los sectores privilegiados de la humanidad

Las conclusiones plantean una serie de premisas que fundamentan las propuestas para superar los obstáculos que se oponen al desarrollo armónico de la humanidad. Bien nos interpelan hoy, frente a un escenario de fracasos internacionales en la materia y de nuevas tensiones creativas –según la expresión de García Linera- que debemos transitar y resolver colectivamente al afrontar los desafíos del presente en nuestra región.

La catástrofe, prevista en otros modelos, para un futuro más o menos lejano, constituye una realidad cotidiana actual para buena parte de la humanidad; hambre, analfabetismo, carencia habitacional, etc. Corregir esta situación es lo prioritario.

Así, para avanzar en el desarrollo, las sociedades atrasadas no deben copiar las pautas seguidas por los países avanzados porque, aunque eso fuera posible significaría reproducir las condiciones que han llevado a estos últimos a la actual situación de deterioro social, derroche y alienación.

La destrucción de los recursos naturales y el deterioro del medio ambiente, resultado del consumo irracional de los países desarrollados y las minorías privilegiadas de los países subdesarrollados, puede ser corregido únicamente con la creación de una sociedad compatible con su medio, y no con medidas circunstanciales.

Ninguna política de preservación del ecosistema o de reducción del consumo de recursos naturales tiene posibilidades de ser llevada a cabo en forma efectiva a escala mundial, mientras cada ser humano no haya logrado un nivel de vida aceptable.

Los sectores privilegiados de la humanidad, esencialmente en los países desarrollados, deben reducir su tasa de crecimiento económico para disminuir la presión sobre los recursos naturales y el medio ambiente. Además para contrarrestar los efectos alienantes del consumo excesivo, estos países deberían destinar parte de su excedente económico para ayudar a los pueblos del tercer mundo. Porque el método más racional para controlar el crecimiento acelerado de la población de los países subdesarrollados consiste en mejorar las condiciones generales de vida.

Algunas cosas cambiaron desde entonces. La preocupación de la sociedad por el ambiente aumentó considerablemente y numerosos paneles intergubernamentales se ocupan del tema. Pese a ello, los acuerdos internacionales en la materia solo deparan frustraciones y decepciones. En el plano internacional, varias de las propuestas que se impulsan continúan siendo funcionales a la lógica depredadora de los mercados y sus negocios globales.

Algunos analistas anticipan una drástica reducción de la población humana hacia el año 2100 a raíz del cambio climático. Las formas de vida, los patrones de consumo y los sistemas productivos que empleamos, requieren cambios urgentes y radicales. Ya no podemos dejar en suspenso estos temas. Son parte de nuestra supervivencia en esta única nave común llamada planeta Tierra. 

COMENTARIOS (8)

Leer todos los comentarios
n4NkK5iHkzx

Damn, I wish I could think of sotmheing smart like that!

crorkservice

k4yq6o Thanks so much for the article.Much thanks again.

crork backlinks

iPAPOd Positive Momentum Encouraging the Role of the US Dollar

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.