Lunes 26 de Junio de 2017 - 00:44hs. - República Argentina Edición # 1718

Revista #55 Marzo 2013 > Editorial

SIMBÓLICO Y CONCRETO


Por Héctor Bernardo

 

Durante estos 10 años la política de derechos humanos del gobierno ha cosechado apoyos y también sumado detractores.  Hay quienes dicen “me tienen podrido con la dictadura” (como lo aseguró el periodista del Grupo Clarín, Jorge Lanata). Otros afirman que el gobierno “hace un acting con los derechos humanos” y no faltan los que acusan a Néstor Kirchner y Cristina Fernández de no haber estado comprometidos con el tema hasta que llegaron a la presidencia.

Lo cierto es que, en ocasiones, sólo basta con preguntarse  quiénes critican y quiénes apoyan para saber cuál es el rumbo correcto.

Por un lado, el dictador Jorge Rafael Videla afirma que el kirchnerismo fue lo peor que les pasó, y Cecilia Pando,  militante de ultraderecha que aseguró reivindicar “la casusa de los que robaron bebés”, es otra de las figuras que atacan al gobierno. Por otro, las Abuelas y las Madres de Plaza de Mayo lo apoyan abiertamente, y que el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda,  es un ex militante de la agrupación HIJOS. No son datos menores.

Sin dudas, el surgimiento de estos repudios y adhesiones no han sido gratuitos. Si algo que caracteriza a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner es no quedarse de brazos cruzados.

Desde lo simbólico y lo concreto el gobierno ha tomado una serie de medidas que profundizan la lucha por la memoria, la verdad y la justicia. La anulación del indulto y de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y la declaración de imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad sirvieron como piedra fundamental en esa lucha.

La enorme cantidad de juicios llevados adelante contra los represores tiene como máxima expresión las condenas a los dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone, al represor Luciano Benjamín Menéndez, al comisario de la bonaerense Miguel Etchecolatz y al cura ChristianVonWernich.

Los juicios a los que fueron parte de los centros clandestinos de detención ESMA, Campo de Mayo, Automotores Orletti y tantos otros no hubieran sido posibles sin la sumatoria de la lucha popular y la voluntad política de un gobierno decidido realizar una reparación histórica.

Por otra parte, los que afirman que el gobierno sólo se queda en lo gestual, se niegan a entender que lo simbólico es una herramienta clave para la construcción de conciencia. Que Néstor Kirchner haya dicho en su discurso de asunción - y luego repetido en la ONU- : “somos hijos de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo”, que el 24 de marzo haya sido declarado feriado nacional, que le haya ordenando a entonces jefe del Ejército, Roberto Bendini, que descolgara los cuadros de los dictadores Videla y Bignone que estaban exhibidos en el Colegio Militar, que cada vez que se realice un acto importante la Presidenta esté acompañada de Estela de Carlotto y Hebe de Bonafini, no son “sólo gestos”.

Durante estos 10 años, desde lo simbólico y concreto, el gobierno ha encabezado un proceso arduo de reparación y concientización. Sus resultados son difíciles de mensurar en las líneas de un artículo, pero se perciben claramente en la cara de los miles de jóvenes que marchan cada 24 de marzo para que el horror nunca vuelva a empañar la historia argentina.

COMENTARIOS (199)

Leer todos los comentarios
Personalised iphone 5s case

Thanks for sharing, this is a fantastic blog.Thanks Again. Awesome.

nobis astrid

Fantastic article.Thanks Again. Really Cool.

Brain Booster

Im thankful for the article.Really looking forward to read more. Much obliged.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.