Sábado 29 de Abril de 2017 - 04:34hs. - República Argentina Edición # 1660

Revista #56 Junio 2013 > Editorial

SOCIALISMO DEL SIGLO XXI


Por Federico Martelli

El 18 de abril de 2011 el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba aprobó los Lineamientos de la Política Económica y Social; un documento de 38 páginas y 313 ítems que redefinen el modelo político-económico cubano. Por primera vez desde la Revolución el Estado comienza a retirarse de algunas esferas del quehacer público y se habilita el surgimiento de la empresa privada.

Los lineamientos definen que “el sistema económico continuará basándose en la propiedad socialista sobre los medios fundamentales de producción” y que “estos principios deben ser armonizados con mayor autonomía de las empresas estatales y el desarrollo de otras formas de gestión. El modelo reconocerá y promoverá, además de la empresa estatal socialista, (...) a las modalidades de la inversión extranjera, las cooperativas, los agricultores pequeños, los usufructuarios, los arrendatarios, los trabajadores por cuenta propia y otras formas que pudieran surgir para contribuir a elevar la eficiencia”.

Lo que en el mundo capitalista no necesita ser comentado ni explicado en Cuba es una novedad de la que todos hablan, desde los dirigentes del Partido hasta los nuevos emprendedores que florecen por toda la isla.

Los lineamientos y las medidas complementarias han acelerado el crecimiento económico, impulsado por la construcción, el comercio y la industria manufacturera. Han permitido a Cuba dinamizar el sector agrícola, el petrolero y la minería, fundamentales para el equilibrio de la balanza comercial y fiscal.

Francisco Delgado, dirigente del Partido Comunista, explicó de manera sencilla el porqué de los cambios: “Las reformas económicas no eran una opción, estábamos caminando al borde del abismo. Con servicios sociales del primer mundo y una economía del tercer mundo la ecuación no cierra y cómo no queremos reducir el bienestar tenemos que ampliar la economía”.

La economía cubana ha crecido entre 2008 y 2011 a un promedio del 2,4% anual, lejos de los índices de la región. El incremento ha sido insuficiente para satisfacer el déficit fiscal y las necesidades de un pueblo que aspira a elevar el nivel de consumo, caracterizado por ser extremadamente austero.

Los nuevos lineamientos han impactado en la política impositiva, cambiaria y crediticia de manera gradual. Comienza a observarse el incremento de los trabajadores por cuenta propia, que en este momento rondan las 500 mil personas. En 2012 el empleo público se redujo 5,3% y el empleo no estatal creció 23%, principalmente en La Habana.

Con recorrer algunas cuadras se percibe inmediatamente el impacto de las transformaciones. Los materiales de construcción se acumulan en todas las veredas y las obras de reparación y reconstrucción de viviendas se ven por todos lados. Los emprendimientos gastronómicos, talleres de reparación, galerías de arte, taxis particulares, talleres de confección y comercios de ropa, son los rubros más visibles de una cadena de 181 actividades por cuenta propia aprobadas en los lineamientos.

En el interior de la isla el impacto aún es menor, pero también se han generado altas expectativas en el pueblo, que ve en las transformaciones una oportunidad para mejorar la calidad de vida. Las inversiones mixtas de capital público y extranjero en puertos, energía, transporte, minería y turismo e infraestructura han permitido a las provincias de Villa Clara, Ciego de Ávila, Artemisa y Holguín, elevar notablemente la productividad y contribuir a palear el desequilibrio de una economía concentrada principalmente en La Habana.

Las modificaciones de las leyes migratorias, que ahora permiten a los cubanos visitar otros países por turismo y motivos personales, lejos de generar un éxodo masivo, simplemente descomprimieron las expectativas de abandonar la isla. Me tocó conocer el caso de un joven trabajador de los cayos que durante años había soñado con irse a trabajar a Inglaterra y ahora que puede hacerlo sin recurrir a ninguna maniobra semi-ilegal, comentó que había desistido de la idea para no dejar sola a su abuela en los últimos años de su vida.

La presión política para la apertura de las fronteras se ha desvanecido sin que millones de cubanos siquiera se planteen emigrar. Pudimos comprobar en muchas conversaciones que sienten haber conquistado un nuevo derecho del que paradójicamente no piensan hacer uso, porque aman a su país y tienen miedo al desarraigo o porque como en la mayoría de los países de la región son muy pocos los que pueden pagar vacaciones en el extranjero.

A medida que avanzan los cambios también se profundizan las desigualdades. El surgimiento de un nuevo sector social de comerciantes y microempresarios exitosos tiene como contracara una cantidad importante de trabajadores que perciben muy bajos ingresos -alrededor de U$S 32 por mes- y que ven en la apertura el riesgo a la desprotección social. El nivel de productividad en algunos rubros es tan bajo que sin dudar, dirigentes de empresas públicas señalaron que hay entre 3 y 4 trabajadores por cada puesto realmente necesario.

Todos los funcionarios y dirigentes con los que conversamos mostraron la misma preocupación: ¿Cómo reducir el impacto social y, al mismo tiempo, evitar la desprotección de los sectores más vulnerables de la sociedad?

Revista2016 recorrió La Habana, Camagüey y Ciego de Ávila y encontró un pueblo expectante y entusiasmado, que más allá de los cambios vive con estándares económicos, sociales y culturales distintos a los del resto de la región. La inseguridad, la desocupación y los servicios sociales no son un problema sensible. El hambre directamente no existe y los parámetros para medir la realidad son otros. En una de las respuestas más ocurrentes que escuchamos, un joven trabajador cubano, bastante informado, nos dijo que era “imposible que en Argentina haya hambre habiendo 50 millones vacas”. Le contestamos que en nuestro país las vacas tenían dueño, a lo que se rió incrédulo.

Este número especial de Revista2016 intenta acercarnos un poco más a esa realidad tan distante para nosotros. Entrevistamos a dirigentes, funcionarios, trabajadores y estudiantes que pudieran darnos de primera mano sus pareceres sobre la vida en un país que cambia día a día.

 

Agradecemos la colaboración de la encargada de prensa de la Embajada de Cuba en la Argentina, Beatriz Parra González

COMENTARIOS (4)

Leer todos los comentarios
TJMiYJBwaw0M

Heck yeah bab-eye keep them coming!

XNiQWXToo

"Close the loophole, incesare enforcement, reward turning people in"...Open the 'reality hole' sethstorm and let the fetid aroma of the real world come wafting through...From the Cato Institute: From the Tax Foundation:

awesome things!

Nyclc4 A round of applause for your article.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.