Domingo 26 de Marzo de 2017 - 17:39hs. - República Argentina Edición # 1626

Revista #20 Julio 2008 > Educación

RECUPERAR LOS SABERES SOCIALMENTE PRODUCTIVOS

Entrevista a Bertha Orozco Fuentes y Adriana Puiggrós


Por María Elisa Ghea

La implementación del neoliberalismo de los 90, dejó a  muchos trabajadores afuera del mundo productivo y del sistema educativo. Entre otras consecuencias, los saberes que se transmitían de generación en generación sobre el mundo de la producción y del trabajo, se fueron perdiendo. En este contexto cabe preguntarse qué rol le compete hoy a la educación en la recuperación de estos saberes, porque vale no olvidar que las escuelas, quieran o no, siempre están inmersas en entornos en los que circulan saberes socialmente productivos. 
 
El abordaje de investigación sobre cómo recuperar estos saberes no es de exclusividad Argentina. En Latinoamérica son diversos los grupos que llevan adelante programas de investigación sobre esta cuestión. Pero en el país, uno de los grupos con mayor trayectoria al respecto, es el de Alternativas Pedagógicas para América Latina (Appeal). 
 
Appeal en el marco del trabajo de investigación que lleva a cabo, realizó el 21 y 22 de agosto en el Centro Cultural Paco Urondo de la UBA, el seminario internacional “La importancia de los Saberes Socialmente Productivos en las nuevas configuraciones sociales latinoamericanas”. Revista 2010 pudo conversar con Bertha Orozco Fuentes y Adriana Puiggrós, quienes ofrecieron conferencias magistrales sobre el tema.
 
Bertha Orozco Fuentes:
 
VOLVER A PENSAR
 
Reconocida investigadora del Centro de Estudios sobre la Universidad (CESU) y profesora de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es autora de diversos artículos sobre currículo y educación. 
 
¿Estamos en un momento de reconstrucción de la educación en Latinoamérica y aún resistiendo a las políticas neoliberales?
 
Hay algunos que piensan que hay una pobreza o ausencia teórica. Me parece que América Latina tiene un lenguaje pedagógico que no debemos olvidar. Ahí está la idea de alfabetización de Freire. Hay una didáctica latinoamericana que yo aprendí a fines de los 70 en donde la dimensión política, social y cultural en la eran un fuerte bastión para responder a una didáctica chata, centrada en lo técnico, en el hacer fácil e inmediato que de eso necesitamos mucho los profesores, los docentes, los investigadores: volver a pensar.
 
¿Es factible articular políticas educativas latinoamericanas?
 
Es factible si es que soñamos con una educación distinta., por muy diferentes que sean ustedes los argentinos, los brasileños, los peruanos, los ecuatorianos, los chilenos, todos somos un mosaico de diferencias,  creo que algo que nos es común a los latinoamericanos, algo cercano, es nuestra capacidad de soñar, de reír, que todavía sostenemos a pesar de todas las crisis que estamos viviendo. Esto que tenemos en común nos hace posicionar de una manera distinta ante estas oleadas de liberalismo homogéneo, desestructurante, fragmentarista. Porque creo en la educación, sigo en la educación. Aunque la educación, ahorita, pareciera que como lo hemos escuchado está viviendo una crisis.
 
¿Sigue siendo la educación fundamental para el crecimiento y desarrollo de las naciones?
 
No es la única vía, pero la educación es nuestra cancha de juego. Dos cosas importantes son la formación de cuadros docentes, de los encargados de la toma de decisión como son los supervisores, directores de centros escolares, los personajes que están en la política que debate las leyes educativas. 
 
En su seminario habla de competencias ¿qué se entiende como tales desde el discurso hegemónico?
 
Como un neoconductismo. Es decir: “Vamos a ser eficientes en el saber hacer específicamente”. Básicamente en el “saber hacer”. Están tratando de llenarnos la cabeza, a los docentes, a los investigadores, a los grupos de trabajo, de que ésta es la opción alternativa  de la educación. 
 
También usted dice que hay diálogo
 
Hay que estar en diálogo para decodificar ese “saber hacer” que hoy está en el mandato del neoliberalismo, la tecnologización, la digitalización, el resolver problemas de la empresa del trabajo, en fin. Con esto hay que estar en diálogo porque sí es cierto que las universidades, por ejemplo, no pueden estar en aquel discurso crítico, propagandístico, tenemos que hacer una crítica en el hacer, en el aquí, en el trabajo, en el diálogo y la participación con las personas y en las comunidades. 
 
¿Y entonces, por qué en tensión, que es otra de las cuestiones que usted aborda?
Porque ese discurso tiene una carga de sentido y un horizonte político, cultural, económico, social, moral al cual nos lleva, que es el de la “ganancia”. En donde las competencias que son la ejecución de los conocimientos entre comillas, son los saberes que van a ser útiles a las empresas. El currículum está tratando de llenarse con competencias para el “saber hacer” que genere la utilidad en el trabajo, pero en el trabajo empresarial y no en la colectividad social y no para lo colectivo.
 
¿Y qué deja afuera este discurso de las competencias educativas?
Lo que deja afuera, justamente, es la pedagogía latinoamericana. Creo que tenemos una identidad pedagógica en América Latina que es distinta a este discurso, y que si recuperamos y revisamos nuestra historia, sí tenemos un lenguaje pedagógico propio. No es que haya ausencias de teorías o conceptualizaciones. Tenemos saberes socialmente productivos.
 
¿Qué es un saber socialmente productivo latinoamericano?
Para mi la pedagogía latinoamericana es un saber socialmente productivo por sí mismo. ¿Un ejemplo claro? La idea de alfabetización de Paulo Freire que nos dice que “aprender a leer y a escribir no es aprender sólo las palabras, sino las palabras para aprender a leer el mundo”. Las palabras son unas vías, no son en sí mismas una alfabetización de decodificación de términos, de siglas, la alfabetización que Freire nos enseñó, y que es fuertemente vigente, es una alfabetización crítica y política.
 
¿Esto llevado a la práctica, al campo de acción, cómo se traduce? 
Mi cancha de juego es la didáctica, el trabajo con el maestro, el estudiante, los alumnos más chiquitos. Desde ahí se puede hacer los aportes. Acá vamos a hacer ensayos, experimentos con una idea de “reactivar”, que no es ir del pasado al presente, sino, es ver cómo podemos pensar este presente, sin dejar de lado nuestras necesidades sociales, nuestros intereses. No nos olvidemos que las necesidades son leídas e interpretadas, y también pueden ser construidas, resignificadas.
 
¿Y dónde están esas necesidades?
 
No están en los planes, en los programas, en las currículas. Están en las necesidades de la gente. 
 
En un momento el que interpretaba las necesidades era el mercado. Ahora, ¿quién interpreta las necesidades existentes?
 
No creo en eso de que “soy yo sola la que interpreta y traduce las necesidades”. Yo no diría que es el educador el que le va a decir al otro cuál es su necesidad, sino es en el diálogo con ese otro, es en esa relación que le damos contenidos a esas necesidades. En ese sentido, el contacto con las comunidades, con los grupos, con las personas, con las experiencias de las subjetividades, sí, es ahí donde juntos podemos darle contenidos y valor a eso que llamamos intereses, necesidades educativas, requerimientos pedagógicos, necesidades técnicas de educación, de formación de maestros, etc.  
 
Es un desafío para los intelectuales de hoy de la pedagogía.
 
¡Claro! En esto entra el trabajo del intelectual, entra en escena el trabajador intelectual. El intelectual no es un ente que está ahí, y se las sabe todas. Su trabajo es trabajar con el intelecto, con la palabra, y es la comunicación con el otro, con el cual podemos encontrar símbolos, significados compartidos en el contacto de la cultura cotidiana con la gente. El trabajo del intelectual, del educador, es estar en diálogo permanentemente con el otro. Este otro puede ser un grupo de niños menores, los jóvenes, las familias, las comunidades de trabajadores,  estos grupos que, a veces, la televisión o la digitalización, logra aislar. 
 
¿Y por dónde se comienza para “reactivar”, como usted lo define, el diálogo?
 
Creo que hay que empezar por restituir la trama social, los vínculos sociales, que están ahí en la cotidianidad. Hay que recuperarlos. Necesitamos capacitación, saberes, pero no son los saberes aislados de los contextos y de las necesidades sociales los que cambian la situación. Necesitamos dejar de lado la educación bancaria y repetitiva, monótona,  y recuperar la experiencia del trabajo en el aula, en el saber del maestro. Es el maestro que a veces sufre, pero a veces tiene días maravillosos en donde él mismo se encuentra en diálogo con sus estudiantes. 
 
Hubo un tiempo en que se rompió la transmisión de saberes de generación a generación ¿Recuperar las enseñanzas de otros maestros puede ayudar?
 
Así es. Me viene a la memoria un saber del maestro Simón Rodríguez muy vigente que no deberíamos olvidar. Es la enseñanza de los “saberes del trabajo”. El decía: “enseñar a trabajar a la gente pero donde se recupere como persona”. Por eso hablamos de los saberes socialmente productivos. Ojo, no son saberes productivos que despojan al trabajador de su oficio y de su quehacer, sino es recuperar su “yo” en el trabajo, por eso son saberes socialmente productivos, que producen sociabilidad, tejido y trama social. Este es el valor de la pedagogía y el valor de educar.
 
Los docentes no quedaron afuera de la ruptura de la transmisión de los saberes socialmente productivos.
 
Son desde hace mucho tiempo las empresas privadas las que hacen la capacitación. Qué les dicen a los docentes quienes organizan programas,  cuál es el mensaje: “Mira, tu no sabes. Soy yo quien te va a enseñar a utilizar los nuevos métodos, técnicas, etc.”. ¿Y dónde queda ese saber de la experiencia del docente?, o ¿dónde quedan también la crisis y el malestar que como todo sujeto social está padeciendo ese docente?. Me parece que la capacitación, formación y actualización, tendría que poner en el centro las experiencias docentes. La comunicación entre ellos es fundamental. Ahora al docente se le da un paquete para que se capacite -que a veces llega por Internet-, entonces ya no puede dialogar con sus colegas del salón de al lado, sino, de otras instituciones. No comparte experiencias sobre, por ejemplo, cómo hizo para que sus estudiantes, los de su región, aprendieran a resolver una problemática de las matemáticas, de la salud, del medio ambiente, o de gramática.
 
¿Y la institución escuela, que tiene su propia dinámica y característica? 
 
Sí, es el gran desafío. La cuestión es la mira, el horizonte que tengamos de la educación. Cuál es el proyecto, hacia dónde caminamos. Hay que pensar en el presente, y en el futuro a mediano y largo plazo. Las leyes en este sentido son fundamentales.

¿Por qué son tan fundamentales?
 
Porque los funcionarios en algún momento se van, los representantes políticos también, las leyes quedan. Pero se pueden quedar en papel, o para que se cumplan a diez años. Entonces aquí hace falta otro tipo de alfabetización, la alfabetización ciudadana u la alfabetización política. Porque las leyes van a estar muertas si los ciudadanos cotidianamente no las vivimos o no las conocemos al menos un poco, si no las discutimos y actualizamos. 

¿Entonces hace falta alfabetización política?
 
La  política es una forma de vida. Aquí hay un doble papel. Los hacedores de las leyes que recogen las necesidades de las personas pero, también, nosotros, la sociedad civil, y aquí los docentes tenemos una gran responsabilidad, abrir los ojos al aprendizaje de la política. Más que enseñar política, crear las condiciones en un aula, por ejemplo, en lo que significa el derecho a hablar, el derecho a opinar y reconocer que las opiniones, aún cuando pudiéramos pensar que no son correctas, me parece que dejar hablar, que circule la voz, la palabra, es una forma de enseñanza de lo que es la participación comunitaria, social y civil. Hace falta esa alfabetización política entre nosotros los docentes. 
 
 
 
 

COMENTARIOS (25)

Leer todos los comentarios
txwunpwNEGucqwU

AxQH5Z

crorkservice fiverr

lNtNfa Thanks for the blog post.Really looking forward to read more. Cool.

crork service

pARgWP I really like and appreciate your blog article.Really looking forward to read more. Awesome.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.