Jueves 24 de Agosto de 2017 - 07:40hs. - República Argentina Edición # 1777

Revista #55 Marzo 2013 > Educación

ENTREVISTA A HUGO ANDRADE, RECTOR DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE MORENO: "CALIDAD E INCLUSIÓN NO SON CONTRADICTORIAS"

A pesar que el surgimiento de las nuevas Universidades Nacionales creó cierta resistencia del sistema universitario, el espíritu con que se formó la UNM demuestra lo contrario. Calidad académica y seguimiento exhaustivo de la primera generación de alumnos son los pilares fundamentales que acompañan los logros educativos en esta década ganada.


Por Juan Cruz Contreras

Desde 2009, en el marco de la ampliación de derechos y la igualdad de oportunidades impulsados por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, se crearon nueve universidades nacionales. Las casas de altos estudios se construyeron en las zonas más postergadas; Moreno, José C. Paz, Merlo, Avellaneda y Florencio Varela fueron las localidades elegidas del populoso conurbano bonaerense. Las otras universidades nacionales se abrieron en Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco), Ushuaia (Tierra del Fuego, última provincia en tener su universidad nacional), Río Negro (funcionaba una sede de la Universidad Nacional del Comahue) y Villa Mercedes (San Luis). Así las Universidades Nacionales públicas suman un total de 51, todas sostenidas por fondos del Tesoro Nacional.

Con el kirchnerismo, como es de amplio conocimiento, la inversión en educación, ciencia y tecnología supera el 6% del PBI, siendo el mayor de la historia. Sumado a las políticas de inversión en educación inicial, construcción de escuelas, netbooks y Asignación Universal por Hijo, la universalización del acceso educación es uno de los ejes de las transformaciones estructurales del proyecto nacional. En el marco de este proceso, Revista2016 entrevistó al rector de la Universidad Nacional de Moreno (UNM), el licenciado Hugo Andrade.

-¿Cómo fue el proceso de formación de la Universidad Nacional de Moreno?

- Surgió de una necesidad del territorio, de la gente. Moreno tenía una tasa de escolarización superior (sea terciaria o universitaria) un tercio por debajo del promedio del conurbano: existían motivos claros para abrir una Universidad Nacional, más allá de las sedes de la de Luján y la UBA.

El surgimiento de las nuevas universidades nacionales creó cierta resistencia del sistema universitario ya instituido, de las grandes universidades nacionales y de los centros de investigación más prestigiosos. Se creyó en su momento, algunos quizás todavía lo creen, que las nuevas universidades nacionales “responden al interés del territorio”, a los municipios, o que son cooptadas por éstos. Te puedo hablar bien del proceso de formación y discusión que dio lugar a la Universidad Nacional de Moreno, porque participé. Se inició a mediados de los ´90, hubo más de 15 años para pensar la universidad. Participaron varios actores del territorio y contó con el apoyo de Mariano West que la impulsó desde la banca de diputado nacional que ocupaba en ese momento. En ese momento yo trabaja en el gobierno nacional pero viví siempre acá en Moreno. Nos reuníamos mucho con Ernesto Villanueva, hoy rector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche y con Jorge Calzoni, actualmente rector de la Universidad Nacional de Avellaneda, para discutir las problemáticas de nuestros territorios.

-Usted se graduó y dio clases en la UBA, ¿Qué diferencia encuentra con dicha casa de estudios?

- Hay un tema que yo veo en nuestros estudiantes que es la fuerte valoración que le tomaron a la UNM. Fue algo que venía siempre postergado y finalmente se logró. Antes teníamos que viajar mucho para estudiar; Moreno está en el KM 36 de la ruta 7; a 36 km del centro de la Capital y a otros tantos de Luján, donde está la UNLU. Entonces se valora mucho tener una universidad nacional aquí. Quizás el chico que ingresa a la UBA sabe que esa gran universidad siempre estuvo ahí, cerca suyo, nunca le faltó, en cambio acá no había posibilidad de estudiar.

Otro tema es que a diferencia de la UBA, acá el grueso de los ingresantes son primera generación de universitarios en su familia: de cada 100 ingresantes, 93 son los primeros en su familia en poder iniciar una carrera universitaria y eso es un cambio muy fuerte. A esto le tenemos que sumar que el tercer cordón del conurbano tiene una heterogeneidad y disparidad muy grande en cuanto al nivel de formación con el que salen los chicos de la secundaria. Esto implica la necesidad de brindarles más apoyos; hay que esforzarse para lograr retener a los pibes, especialmente en los dos primeros años de la carrera.

Para eso acá tenemos muchas becas (del Programa Nacional de Becas Universitarias, otras propias de la UNM, las becas Bicentenario para ingeniería). Además les damos el seguro público de salud junto con la provincia, abrimos una enfermería, tenemos la comisión de discapacidad, la Biblioteca para discapacitados, entregamos material de lectura gratuito y hay profesores para consultas fuera del horario de clase.

Aún no hemos terminado las obras, pero está pensado tener lugares donde los chicos vengan a estudiar, a leer, esparcirse en la UNM, se tienen que apropiar de la universidad. Porque, ojo, la gratuidad y la igualdad de condiciones para el ingreso no es suficiente para generar inclusión: porque si no trabajamos sobre las diferencias que traen del secundario la universidad reproduce esas diferencias.

-¿Cómo se logra esa inclusión?

- Hay que cambiar cierta idiosincrasia de los profesores; no existe un alumno “deseado”, eso reproduce el elitismo. Tenemos que hacer el esfuerzo de adaptarnos a la formación que tienen nuestros estudiantes. Para eso hacemos hincapié en los dos primeros años de la carrera, donde existe mayor deserción.

Además tenemos una política de acercamiento a la escuela secundaria; la universidad tiene que estar metida en los años finales de la educación media: tenemos que articular esos temas. Por algo tenemos dos licenciaturas relacionadas con la educación; una en Enseñanza Media e otra en la Inicial.

También trabajamos la autoestima universitaria: convencer a los chicos que sí pueden hacer una carrera universitaria, que por ser primera generación de universitarios no lo tienen incorporado como práctica. Luchamos contra el desaliento ese.

-¿Cómo es la relaciónde la Universidad Nacional de Moreno con el territorio? ¿Cómo la ven los actores locales?

- La Universidad Nacional de Moreno nació como una demanda del territorio, pero nuestra estrategia no se limita solo a formar los recursos humanos que demanda el mercado. La UNM aspira a ser parte de la solución de los problemas, compartir el progreso. No puede ser una universidad aislada de los actores que la rodean. Eso implica establecer una relación con el municipio, con la política social, lo ambiental y productivo.

Apostamos fuertemente a la vinculación tecnológica, hacemos cursos para empresarios pymes y comerciantes, trabajamos con las cámaras del sector. Por ahora el sector privado nos ve con una visión utilitaria; “voy a tener mejor mano de obra”. Ven la oportunidad de vincularse, pero eso va a cambiar con el tiempo.

Ahora sacamos un Informe de coyuntura económica local. Vamos trabajar también el tema de Defensa del consumidor. La editorial de la UNM es para publicar el conocimiento local de la universidad y los saberes locales.

La UNM tiene q tener un rol protagónico para la solución del problemas, además de que los chicos ganen ciudadanía, conciencia social, etc. Una universidad nacional tiene que ser parte de la solución de los problemas de su comunidad; queremos formar profesionales para el área metropolitana, no para una multinacional. El estudiante tiene que comprender las pymes, el sector público, el tercer sector, el profesional tiene que ser amplio para reflejar esa realidad.

-¿Cómo se compatibiliza la excelencia y/o calidad académica con la inclusión social?

- Es complejo, aunque no son contradictorias calidad e inclusión a través de la universidad. La calidad la tenemos con los docentes que tienen una gran trayectoria pero además lo hicimos mediante concursos públicos y abiertos y ya tenemos más de 60 concursos hechos en solo dos años de dictado de clases. Y habrá 60 concursos más para este año. Establecimos una categorización de los docentes con los criterios de Ministerio de Ciencia y Técnica (Mincyt). Además implementamos un programa propio de capacitación para nuestros docentes. Existen 29 proyectos de investigación presentados, un Convenio con el Mincyt por 4 PICTOs: no hay para nosotros contradicción entre inclusión y calidad. La UNM se esfuerza para que ingresen y se queden la mayor cantidad de chicos posibles y a su vez tomó la excelencia académica como un eje de su gestión.

La inclusión es que el gobierno nacional ha tomado el acceso a la educación universitaria como un derecho humano. Eso es un cambio trascendental. Por eso las nuevas universidades se han abierto en lugares específicos; las zonas más densamente pobladas del conurbano y en el interior profundo. Ahora la igualdad de condiciones para el acceso a la universidad con la gratuidad no es suficiente; tenemos que lograr que esa educación que reciben sea de máxima calidad, que no reproduzca las desigualdades sociales y educacionales de la escuela secundaria.

COMENTARIOS (20)

Leer todos los comentarios
crork fiverr

rntwBm Only wanna input that you have a very decent site, I love the style it actually stands out.

crorkservice fiverr

deU44s You have brought up a very fantastic details , regards for the post.

crorkservice

Vuoz2I This very blog is really interesting and besides diverting. I have chosen a lot of interesting stuff out of it. I ad love to visit it again and again. Thanks a bunch!

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.