Miércoles 29 de Marzo de 2017 - 00:19hs. - República Argentina Edición # 1629

Revista #26 Abril 2009 > Entrevistas

Jorge Coscia: Fortalecer la industria cultural de cara al Bicentenario

Planea filmar una película sobre la vida de Eva Duarte y Juan Perón. Está a punto de editar su segundo libro, “La esperanza sitiada”, continuidad de “Del estallido a la esperanza”. Actualmente preside la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados de la Nación. 2010 dialogó acerca del cine en el marco del debate de la nueva Ley de Servicios Audiovisuales y su visión política de la actualidad como militante de la cultura nacional y popular.


 

Por Juan Manuel Fonrouge

¿Qué lugar ocupa la cultura en el gobierno nacional?

Si me preguntás si tenemos una política cultural acorde con el proyecto nacional que venimos impulsado, te diría que es insuficiente, que no hemos logrado poner a la cultura en la proa de nuestro proyecto, que no es solamente el arte, sino que es también el pensamiento. Esto lamentablemente no se ha comprendido del todo y tampoco se han comprendido el valor de algunas leyes específicas. Creo que el proyecto actual se debe a sí mismo poner a la cultura en la proa de la nave.

El proyecto de reforma de Ley de Radiodifusión se enmarca en una batalla cultural más amplia ¿Cómo ves este debate?

Me parece una tarea estratégica, porque lo es para el proyecto de país. Hoy la democracia, la justicia, la libertad, está condicionada por el formidable poder mediático que tienen 4 o 5 sociedades anónimas. ¡Qué democracia es posible cuando hay hechos que no se mencionan o son desaparecidos de la consideración general!. El nivel de distorsión de la realidad logrado el año pasado en torno al conflicto agrario no se ha visto ni siquiera cuando el diario Crítica le metía tapas en contra a (Hipólito) Yrigoyen para voltearlo. Desde hace muchos años en la feria de la Rural el presidente de la Sociedad Rural se queja si hay una política nacional y popular y festeja si hay una política antinacional; pero eso ocurría una vez al año, hoy la Sociedad Rural con (Hugo) Biolcatti y sus socios de la Mesa de Enlace nos dan 10 discursos por día, y ésto no había ocurrido jamás. Cuando ocurre estamos en presencia de una verdadera confabulación política. Creo que esta es la gran tarea, y no para aniquilar a Clarín. No se trata de aniquilar ni siquiera a grupos espurios que acumularon sus riquezas y construyeron multimedios con recursos absolutamente cuestionables; eso es tarea de la justicia, se trata de poner un límite y de permitir nuevos actores; se trata de que otros sectores de la sociedad tengan voz, otras perspectivas, otras miradas. El proyecto de ley es una tarea difícil, pero las mentiras tienen patas cortas. ¿Vamos los argentinos en diez años a volver a ver cómo nos engañaron como en el ‘55 y en el ’76? ¿Vamos por eso de nuevo? Termina la sesión y le ponen el micrófono a diez de la oposición y a uno de nosotros, ¿dónde está la democracia? Además pasa como en el cuento del negro en el coliseo romano que lo entierran hasta el cuello y le sueltan dos leones. Cuando le comen las orejas el público viva, cuando el negro lo muerde al león lo tratan de asesino; eso nos hacen a nosotros cada vez que defendemos los valores de la democracia. En los cortes de ruta de los desocupados procesaron a más de mil personas y a estos tipos le procesaron sólo a seis. Mentira que el poder esté en la Casa Rosada, el poder está hoy en la formidable capacidad de fuego comunicacional que tienen los multimedios.

Estuviste al frente del Incaa. El proyecto de ley también incluye el debate de la industria del cine…

Tuve que asumir en el Incaa en una situación de crisis terminal. Logré montones de cosas, pero hoy comprendo que en 2005 cuando me fui llegamos a una meseta. Y tiene que ver con que hoy el cine nacional no se ve, vos no podés pedirle a una película argentina que compita con un tanque de Hollywood. El negocio es complejo. El dilema está en tratar de generar las mejores condiciones comerciales, pero no pueden ser las mismas que para Batman, y puede ser un éxito que a una película la vean 20 mil personas. Nadie se pone a hacer mediciones de los que leen a Borges con la revista Hola. En muchos medios aparece como un fracaso cuando comparan una película nacional con una extranjera; para mí no. Lo que fracasa es cuando se ponen en la misma cancha a un jugador de tenis y a uno de rugby, no son las mismas reglas de juego. Nuestro cine es profundidad, originalidad, representatividad, pero no apuesta al entretenimiento fácil. Donde se nivela es en la televisión, porque una película que ven 30 mil personas en cine, en la TV la ven 2 millones, aquí es donde se junta el cine y Ley de Radiodifusión. Debe haber una cuota de pantalla que regule el mercado. Se han enriquecido muchas señales pasando películas sin que le den una regalía a nadie; que la cuota de pantalla construya un mercado sobre la base de que se compense a todos los que forman parte de la actividad. La ley debe darle una cuota de pantalla a la producción nacional.

El cine además aporta a la identidad nacional, al debate, al pensamiento, más allá del entretenimiento, ¿cómo ves ésto de cara al Bicentenario?

El Estado no debe meterse en los contenidos, no hay riesgo, el debate está en nuestro cine, como está en la literatura, tiene un Boedo y un Florida. Debemos confiar en el debate porque somos mucho más democráticos que ellos. Con nosotros ellos hablan, escriben. Confío en que cuando se sueltan las capacidades productivas el debate aparece. Hay una canción que dice ‘para zonzos los prefiero criollos’, una película que le da de comer a argentinos, no te digo las de (Carlitos) Balá policía, pero ese cine zonzo es mejor que el cine zonzo importado. Hay que fortalecer la industria cultural de cara al Bicentenario, y en ese juego ganamos. Además, debemos evitar cierta stalinización de la cultura donde el Estado determina lo que se debe decir. Para nosotros la soberanía política es la expresión de las fuerzas democráticas, abrir el juego es dar oxígeno y cuando hay oxígeno, nuestra llama arde.

¿Cuáles son los principales debates que se deben dar en estas elecciones?

Los viene marcando la Presidenta. Debate de la Ley de Radiodifusión; redistribución  de la riqueza; trabajo y producción; medidas contracíclicas; priorizar la integración en el MERCOSUR; políticas de defensa de la soberanía nacional en los grandes foros. Escuché a unos tarambanas que criticaban que Cristina iba a estar en el G-20 el 2 de abril: ¿nadie se pregunta qué va a hacer el 2 de abril a Londres? Hay una cantidad de zonzeras. Al gobierno podemos buscarle muchos defectos, pero las grandes líneas son las líneas históricas de la revolución nacional. Después uno podrá decir que se deberían construir más viviendas, que al problema de la seguridad podríamos darle más pelota, que la política cultural podría ser más intensa y agresiva, pero no tengamos dudas de que este proyecto enamoraría a Arturo Jauretche. Pongamos los libros juntos y comparemos. Por eso este gobierno tiene los enemigos que tiene: hay que ser bueno para tener enemigos tan malos. Si alguien se equivoca, y hay muchos como Pino Solanas, que vea si alguna vez se juntaron la Sociedad Rural, los poderes mediáticos, los poderes económicos internacionales, las preocupaciones de alguna embajada y discutamos luego si el tren bala sí o no, discutamos todo. Y no nos equivoquemos. Este gobierno tiene en su agenda los valores más preciosos de la revolución nacional que comenzaron el 17 de octubre de 1945.

Algunos con el debate de la crisis internacional parece que buscan marcar la cancha, discutir la crisis de la forma que ellos quieren donde los ganadores son siempre los grupos económicos…

Las viejas medidas que unos llaman keynesianas y que podemos llamar peronistas también. El gobierno está tomando medidas anticíclicas que tienen que ver con la protección del empleo, de la producción, el Estado como regulador. Ahora, después podemos discutir hacia dónde más o hacia dónde menos. Me parece importante reforzar el tema vivienda; es una industria de industrias y ahí matás dos pájaros de un tiro. La multiplicidad de beneficiarios, cuando se transforma una villa en barrio, es una cuestión que tiene que ver con la salud, con la seguridad, con el trabajo, la justicia, la vivienda debe ser la bandera.

¿Cómo ves la continuidad del conflicto con las patronales rurales?

Es un capítulo más del viejo conflicto histórico en la Argentina entre un proyecto agroexportador,  dependiente, elitista, cipayo, y un proyecto nacional de justicia social. Muchas veces nos dicen que somos sectarios los que defendemos un proyecto de país, porque decimos que hay un solo proyecto de país, y sí, hay uno solo. En EEUU hay un sólo proyecto de país, porque lo dirimieron en la guerra civil. Luego discutirán cosas muy importantes, pero no discuten el partido Republicano y el Demócrata si EEUU debe ser un país agroexportador o industrialista. Acá gano el sur, pero luego vino el peronismo, y ésto generó una situación de empate. En el proyecto agroexportador, elitista, casi siempre antidemocrático, cuando están en peligro sus privilegios dejan de jugar a la democracia, hablan de República. Pero cuando pierden una elección dicen fraude, o que el que gobierna es autoritario. Lo hicieron con Perón, con Yrigoyen, lo hicieron cuando hubo esbozos tímidos e incompletos de proyecto nacional, lo hicieron con Frondizi, con Illia y hasta con Alfonsín. El peronismo le dio un carácter a la revolución nacional de profundización, pero éste se interrumpe y gobiernan muchas veces a través de dictaduras, y hasta por las urnas como con Menem; pero tampoco logran consolidar su proyecto porque no es viable para las mayorías nacionales. Cada vez que hay un  proyecto de viabilidad nacional lo jaquean, lo ponen en peligro.

Pero hay una marcada diferencia entre el proyecto agroexportador del pasado y el modelo sojero…

La soja ha berretizado al proyecto agroexportador. Si antes exportábamos comida para los soldados ingleses, ahora exportamos comida para los chanchos de china. Es casi una broma. Se ha agudizado casi de modo bizarro el proyecto agroexportador, con la particularidad de que cualquier otro proyecto agroexportador era más generoso con la comunidad de lo que es la soja que excluye poblaciones, genera concentración y especulación y contamina. De Angelis, defensor de la soja, se hace el tonto cuando la papelera de Gualeguaychú equivale a un inodoro de Buenos Aires en relación a lo que la soja mata y enferma a poblaciones con el glifosato. Yo diría la maldita soja, es la maldición de la soja, que a diferencia de la maldición de las ovejas que se comían a los hombres en la Inglaterra de siglo XV, que era parte de la Revolución Industrial, el campo se vaciaba y se iban a vivir a las ciudades y era una especie de metamorfosis de una sociedad feudal agrícola a una sociedad burguesa industrial. En nuestro caso es al revés. La soja tiene dientes más grandes que las ovejas; la soja expresa un proyecto agroexportador donde van a sobrar la mitad de los argentinos. ¿Cómo va a explicar la oposición la inseguridad si triunfa el modelo sojero? (Felipe) Solá, que además es uno de los introductores de la soja, ¿cómo va a resolver la inseguridad?, ¿alambrando barrios enteros como hacen con la Franja de Gaza? Creo que no exagero. Yo les digo: si triunfa el proyecto sojero vamos a conocer la inseguridad. El proyecto agroexportador debe ser controlado por un proyecto de país. Jauretche explicaba que países como Alemania deben con los excedentes industriales subsidiar a su campo, porque de lo contrario serían dependientes de un tema estratégico como los alimentos. En nuestro país debe ser a la inversa. Debemos tomar los excedentes agrícolas para generar un modelo industrial porque el modelo actual excluye a la mitad de los argentinos. Estos chacareros que cortan rutas, si se hiciera una encuesta, la mayoría trabaja muy poco porque arrendaron su campo o sembraron soja en un período y después se van a jugar al truco, y ahora encontraron un juego político, que es el corte de ruta y la figuración mediática, son un engendro nefasto de la soja; el energúmeno de Entre Ríos es un efecto nefasto de la soja. 

COMENTARIOS (11)

Leer todos los comentarios
link building

yLhDGZ Thank you for your article post.Really thank you! Cool.

best link build

MOW3yd I really enjoy the blog article.Thanks Again. Great.

seo service

Vdhmoc Thanks so much for the article.Much thanks again. Really Cool.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.