Jueves 27 de Abril de 2017 - 02:23hs. - República Argentina Edición # 1658

Revista #38 Mayo 2010 > Historia

La impostura del granero del mundo

Entrevista a Mario Rapoport. La idea inicial era entrevistar al economista y doctor en historia para lograr plasmar en este número especial del Bicentenario un recorrido histórico desde lo económico. Pero nuestro encuentro devino una clase a puertas cerradas de tres horas, donde las preguntas estuvieron de más, un privilegio que compartiremos con ustedes en sucesivas ediciones.


Por Juan Manuel Fonrouge y Diego Otondo

Los orígenes del país

No voy a entrar en el terreno político de discutir si fue una revolución o no, eso ya lo discutieron Galasso y Pigna en su Revista. Hay un tema que yo planteé en un artículo reciente sobre los orígenes del país, que lo diferenciaba de otros de América Latina. De alguna manera fue una creación administrativa del Rey Carlos III, con el objeto de frenar las invasiones portuguesas o inglesas en la región. Y esa decisión administrativa produce una alteración del orden económico de toda la región, cuyo eje central estaba en el centro y norte del país, en vinculación con Lima, y pasa ese orden económico a depender de Buenos Aires. Eso crea una situación radicalmente distinta, muy anterior a la Revolución, por lo cual Buenos Aires pasa a constituirse en la ciudad principal del Virreinato. Una ciudad, que a su vez, está dependiendo en gran medida del comercio a través del contrabando con Europa, especialmente con Inglaterra. Esto crea, ya de entrada, problemas con el interior del país. Va a ser el origen de los posteriores problemas pos independencia entre Buenos Aires y el interior en tanto que Buenos Aires recauda los derechos de la aduana y tiene la disponibilidad de la libre navegación de los ríos. Pero eso recién va a estallar en forma pública con la independencia, en distintos conflictos que se van sucediendo, que no coinciden exactamente con la división entre unitarios y federales, sino que tienen otra dimensión económica y política propia.

Esta es una diferencia de lo que ocurre con Chile, por ejemplo, que es una capitanía general que tiene un territorio determinado ya desde la época anterior al Virreinato. También es diferente a lo que ocurre con Brasil que se transforma en un imperio, que tiene su capital administrativa en Río de Janeiro, y tiene su elite administrativa.

Este país es más complicado en ese sentido. Desde el punto de vista territorial no tiene fronteras demasiado fijas y ésto se ve desde el principio, con las pérdidas territoriales del Paraguay y del Alto Perú (que era el centro intelectual de la región). Lo que representa una pérdida para lo que va a ser después Argentina.

Y ese problema, que es un problema de nacionalidad, se va a complicar aún más con el tema de la inmigración que es anterior a la inmigración misma y está en la mente de los propios intelectuales de la organización nacional, para los cuales todo lo europeo es civilizatorio y superior a lo local, que es considerado como barbarie. Esto está claramente expresado en Alberdi, en Sarmiento y en otros intelectuales de la época. De modo tal que este es otro factor divisorio que se va a agregar.

Además, el hecho de que Buenos Aires sea un puerto de contrabandistas por un lado, y un lugar donde se realizan jugosos negocios financieros por el otro, tiene una temprana vinculación con Inglaterra a través de una gran cantidad de comerciantes ingleses instalados en la región. Buenos Aires es un lugar donde existen una gran cantidad de comerciantes que se transforman rápidamente en estancieros a través de las facilidades que les da primero la Ley de Enfiteusis y luego la Conquista del Desierto. De modo que se va a ir conformando una elite de poder, una oligarquía, que está arraigada en tres factores fundamentales que son la tierra, el comercio y las vinculaciones con el exterior. Una de las discusiones primarias que tiene el país es entre proteccionismo y libre cambio, entre la posibilidad de tener una industria propia o transformarse exclusivamente en un país agro exportador; ahí hay una discusión muy importante en 1876 con la discusión sobre la Ley de Aduanas.

Entonces, hay toda una cantidad de ejes que hace que este sea un país con sus propias particularidades dentro de lo que podemos llamar América Latina. Particularidades que se va a manifestar también en su resistencia a las políticas norteamericanas en la región como se manifiesta en 1889 en el primer Congreso Panamericano que convoca Estados Unidos. La apariencia de ser un país Europeo dentro de América Latina, “el extremo sur de Europa” decían algunos. Un país que daría la espalda a América Latina y tendría sus vínculos fundamentales establecidos con Europa. Con muchos elementos discriminatorios también. Es decir, hay muchos elementos de la ideología de aquella época que se transmiten posteriormente a los sectores medios y a otras franjas de la población.

Este es el principio, por eso mismo en la Revolución de Mayo aparecen las tendencias, están la representación de los hacendados, la tendencia hacia el libre comercio como ente emancipador del monopolio español, pero que se tiende luego a vínculos como el tratado de libre comercio y navegación de 1825, que en realidad es un tratado de sujeción, porque Argentina no tiene los medios suficientes para disponer lo que establece el tratado. Es decir, poseer los mismos derechos que tenían los ingleses de navegación y libre comercio en nuestro territorio; los argentinos los tenían en Inglaterra pero no los podían ejercer. De modo tal que lo que se consigue es un tratado desigual. Lo mismo pasa con el empréstito Baring Brothers de 1824, que es el primer ejemplo de endeudamiento externo que tiene Argentina – en realidad la provincia de Buenos Aires-, y que va terminar de pagarse un siglo más tarde y que ya tiene todos los elementos que va a caracterizar al endeudamiento externo posterior. Del millón de libras esterlinas que se establecen, llega al país solamente una parte, el resto queda en Inglaterra por interés y amortizaciones, y de esa parte que llega, tampoco llega en oro o en libras sino en papeles de cambio que se les da a comerciantes ingleses para que circulen en Buenos Aires. De las condiciones previas al empréstito que eran el establecimiento de obras portuarias, creación de ciudades en el interior y otras como la famosa empresa para construir cloacas en Buenos Aires, ninguna se realiza. Ahí ya tenemos elementos de corrupción, elementos de desviación de fondos, de usura, de ilegitimidad, etc., que van a caracterizar luego toda la historia del endeudamiento externo argentino. Ya en 1824. Es una historia en lo económico y en lo político, compleja. En las que unas cosas parecen ser lo que no son. Después hay historias oficiales como las de Mitre. Y donde hay el establecimiento de una unidad nacional hecha a sangre y fuego. Es un país que tiene 70 años de guerras civiles, que terminan en 1880 con lo que se podría llamar “la unidad nacional”, con la culminación del genocidio indígena en el sur y en el Chaco; por otro lado, la culminación de los conflictos con las provincias con la federalización del ejército y el establecimiento de Buenos Aires como la Capital Federal. Todo bajo el gobierno de Roca apoyado por los gobernadores del interior, que son las oligarquías del interior que apoyan este proyecto.

Inversiones y oligarquía

El proceso de inversiones extranjeras fuertes comienza ya con la presidencia de Mitre en 1862. Muchos de esos primeros empréstitos son para financiar la Guerra del Paraguay y también ahí comienzan las inversiones ferroviarias y algunas otras que va a necesitar el modelo agroexportador para poder funcionar. Está la discusión sobre si era necesario traer todos esos capitales del exterior o había capitales propios que podían emplearse también; ahí está el ejemplo del ferrocarril del oeste, que se hace con capitales nacionales y después se vende a los ingleses. Una de las cosas es cierta: la fabulosa renta agraria de las oligarquías les permite vivir holgadamente sin invertir demasiado en otras cosas, y por eso se recurría al capital extranjero como un inversor fundamental. Se va dando este proceso por el cual Argentina entra en la división internacional del trabajo que le impone Gran Bretaña a fines del siglo XIX y se conforma en un país que en ese sentido está subordinado a este régimen.
Un elemento esencial a tener en cuenta es que Gran Bretaña tampoco está en el momento más alto de su poder económico. A partir de la crisis del ´73 y del ´96 en el mundo, el poder británico empieza a ceder económicamente. Ese motor industrial se empieza a deteriorar. Y los países que van a terminar reemplazándolo son los países que contradicen esa división internacional del trabajo que impone Gran Bretaña: Estados Unidos, Alemania y Francia. Y Argentina por el contrario entra de lleno en esta división internacional, transformándose en productora de materia prima y de alimentos para la economía inglesa, y en importadora de productos manufacturados y capitales, al mismo tiempo que recibe una gran oleada de inmigrantes, ya no ingleses como pretendía Alberdi o Sarmiento, sino del empobrecido sur de Europa, que a su vez se ve perjudicado aún más por las exportaciones de productos agrarios desde nuestro país. El sur de Europa tiene una gran crisis agrícola que se agrava por la expansión agroexportadora de países como Argentina, Estados Unidos y Canadá.
Ahora, este modelo agroexportador, y esta es una gran discusión, no resulta un éxito pleno. Se nos ha presentado en ese sentido que Argentina llegó a ser uno de los países más ricos del mundo, que Argentina era el granero del mundo, que esas riquezas de alguna forma beneficiaron al conjunto de la población, que tenía alta tasa de crecimiento, etc. Todo eso yo lo discuto.
Existe un detalle técnico importante a tener en cuenta y es que no había estadísticas fiables. Si hoy en día se dice que las estadísticas son poco confiables porque tenemos un instituto como el INDEC – que por otra parte es algo que ocurre en todo el mundo, si no preguntémosle a los franceses los problemas que tienen con su propio instituto estadístico – en aquella época no había estadísticas de, por ejemplo, el Producto Bruto. (Angus) Maddison, que hizo un libro donde compara estadísticas de todo el mundo desde 1820, reconoce claramente que para el caso de Argentina las estadísticas del Producto Bruto se inician en la década del ´30. En realidad la primera publicación aparece en 1954 sobre estadísticas de 1930 y 1940, y las estadísticas anteriores parten de una serie de retrospectiva que hace la CEPAL, desde 1900 en adelante. Y Maddison toma esas estadísticas como base para elaborar algunas anteriores a 1900, lo que muestra que esto es producto de la imaginación de estos señores.

Lo que no implica que no puedan tomarse otros índices. Un índice importante es el crecimiento de la red ferroviaria; el crecimiento de la infraestructura urbana; el crecimiento de la exportaciones de los productos agrarios, etc. Pero no son estadísticas fiables, incluso las de exportaciones e importaciones tampoco, como tampoco las de comercio exterior. Porque en aquella época había un sistema, que se va a abolir en la época de Perón. Para simplificarlo podríamos decir que se calculaban los derechos de exportación e importación sobre la base de determinados precios que se establecían cada tanto respecto a los distintos tipos de producto y existían desfasajes muy grandes en los precios que no se calculaban periódicamente. Entonces podía haber cambios muy grandes en los precios internacionales sin que se reflejaran en las estadísticas argentinas.
Hay todo un tema estadístico en ese sentido para ver si las cifras que se dan, sobre todo en ese período, son ciertas. Eso por un lado. Por otro, si reconocemos que hubo un crecimiento importante en ese período hubo dos cuestiones que también hay que tener en cuenta. En primer lugar, un período de grandes crisis financieras. Hubo grandes crisis financieras en 1873, 1886 y en 1890 la más importante, que va a dar lugar a una crisis política que genera la creación de la Unión Cívica Radical, y en 1913 y en 1930. Después resurge la convertibilidad que es el régimen de caja de conversión, que también funciona limitadamente a través de la adscripción al nuevo patrón oro, y largos períodos perdidos como en la década del ´90. Porque en el período de 1890, después de la crisis, hay una década donde el país no funciona, se va restableciendo la economía agroexportadora, pero no vienen capitales, no vienen inmigrantes.

Lo mismo ocurre durante la Primera Guerra Mundial. Ese período agroexportador es un período complejo. Al mismo tiempo, si uno quiere saber las condiciones de vida de la mayoría de la población basta ver el informe de 1904, en donde se hace una investigación, la única que existe, a pedido del ministro del Interior Joaquín V. González, y que muestra claramente que las condiciones de vida, sobre todo en el interior del país, son lamentables. Los inmigrantes se acumulan en los conventillos, hay mucha inmigración golondrina que vuelve al país de origen y, sobre todo, se establece el sistema de tenencia de tierra, basado en el latifundio, basado en las propiedades de la pequeña elite que impide a los inmigrantes el acceso a la tierra.

Tierra, sistema financiero y deuda

Mientras que en países parecidos como Canadá y Australia, la tierra pública es cedida gratuitamente a los inmigrantes, en Argentina la tierra está repartida, prácticamente ya desde 1880. Cuando llega la gran inmigración masiva, los inmigrantes o tienen que trabajar como arrendatarios o tienen que irse a trabajar a las ciudades. Todo eso produce otros efectos, por ejemplo, la debilidad estructural del sistema financiero argentino. Porque el sistema financiero canadiense está basado en gran medida en esos productores, que tienen un capital como para garantizar su producción a través del crédito, que no tienen los agricultores argentinos. Toda la circulación financiera viene por los grandes ganaderos, los grandes propietarios de tierras que son una pequeña elite. A su vez tiene su sistema especulativo. Cuentan con una cantidad de instrumentos financieros como las famosas cédulas hipotecarias que los favorecen y que son un anticipo de las subprime que provocaron la crisis actual en el mundo. Porque el sistema de cédulas hipotecarias se crea para favorecer a estos estancieros, a través del cual los bancos dan créditos sobre la base de hipotecar tierras que se sobrevaluan y que esos deudores pueden pagar con cuotas fijas en pesos; luego esas hipotecas se transforman en cédulas, se titularizan, como se diría hoy en día, y se colocan en el exterior también a intereses fijos en pesos; después se van a transformar en oro, muy parecido a la situación de las subprime, sólo que en este caso los deudores no son víctimas, sino que son favorecidos por esa situación, son los grandes estancieros. Hay toda una serie de mecanismos que van a ir llevando a la crisis financiera. Y esos mecanismos están vinculados de alguna forma al endeudamiento externo.

COMENTARIOS (34)

Leer todos los comentarios
seo service crork

Mdl7FD Really enjoyed this post.Thanks Again. Really Cool.

crorkz

i5M8MT very good post, i actually love this website, keep on it

crorkz

q41agJ Very good blog post.Much thanks again. Great.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.