Viernes 28 de Abril de 2017 - 20:47hs. - República Argentina Edición # 1659

Revista #62 Agosto 2014 > Internacional

“EXTERMINARLOS PARA EXPANDIRNOS”


Por Jorge Kreyness (Dirigente del Partido Comunista)

La camiseta del soldado israelí tiene un texto en la espalda que dice “1 tiro 2 muertos”. Y un dibujo que representa la mirilla de un fusil apuntando a una mujer embarazada con la típica vestimenta palestina.

Matar palestinas embarazadas es también lo que pidió una diputada oficialista, Ayelet Shacked, en el parlamento de Israel.

Más grave aun: lo de la remera y las declaraciones mencionadas es llevado a la práctica en los ataques que se realizan en Gaza. Las muchachas embarazadas son un objetivo militar.

Semejante atrocidad solo tiene explicación racional si desde las usinas del poder de la “tierra prometida” se maceran las conciencias de la sociedad con la idea del exterminio total de la población palestina.

No otra cosa puede fundamentar el placer de quienes se sientan en una colina a festejar las muertes asistiendo a los bombardeos como espectáculo.

Que terrible que un conjunto social cuyos antepasados fueran víctimas del nazismo, en lugar de luchar por un “Nunca más”, hayan tomado enseñanzas de sus opresores aplicando tales prácticas a quienes desde los siglos de los siglos viven en los territorios que el sionismo fundamentalista y ultra religioso considera el objeto de su pretensión expansionista.

En las confrontaciones internacionales de hoy tales teorías son absolutamente funcionales al proyecto imperialista de dominación sobre las regiones estratégicas en recursos naturales. No por otra cosa Israel es considerado el “portaaviones” de los EEUU en el Medio Oriente. No por otra cosa Washington, con Obama y el Tea Party incluidos respalda sistemáticamente a Israel desde siempre y también ahora cuando comete los más lacerantes crímenes contra la paz y los derechos humanos, equiparables a los peores de la historia universal.

La imposición del Estado de Israel altamente militarizado y el bloqueo a los derechos nacionales del pueblo palestino a contar con un Estado independiente bajo el principio “dos pueblos dos Estados”, están en la base del drama de hoy. No se trata de ningún modo de antisemitismo ni de pretender la destrucción de Israel.

Se trata de poner freno a un sistema imperialista unipolar que se resiste a su decadencia, del cual Israel es una herramienta, mientras surgen nuevos bloques de poder global que aproximan a un mundo multipolar y pluricéntrico, más democrático y pacífico.

Los partidarios de Netanyahu, del canciller Lieberman y de la diputada Shacked, son un peligro para la Humanidad toda.

Esa Humanidad todavía está en deuda para adoptar las medidas que puedan frenarlos. 

COMENTARIOS (0)

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.