Martes 27 de Junio de 2017 - 14:23hs. - República Argentina Edición # 1719

Revista #60 Abril 2014 > Internacional

AVES DE RAPIÑA

La denuncia sobre el “Twitter cubano” creado por la USAID, denominado ZunZuneo, dejó al descubierto una trama de engaños, violaciones a normas internacionales, atropello a la soberanía de varios países y expuso a la agencia norteamericana como lo que realmente es, una herramienta de la política intervencionista de Washington.


Por Héctor Bernardo

El sueño de algunos funcionarios norteamericanos de crear en Cuba un movimiento anti-gobierno al estilo de las “Primaveras árabes” volvió a fracasar. La denuncia realizada por agencia de noticias norteamericana Associated Press (AP), sobre el programa denominado ZunZuneo, dejó al descubierto el verdadero rol de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que históricamente ha sido una herramienta de las políticas injerencistas de Washington.
El ZunZuneo es una red social similar a “Twitter” que fue creada por la USAID de manera secreta, y que esa institución hizo circular en la red de telefonía celular de Cuba con el fin de influir en los jóvenes de la isla.

Según informó la agencia de noticias EFE, esta red social “llegó a tener unos 40.000 usuarios que compartían a través de sus mensajes contenido ‘no controvertido’ sobre fútbol y música, pero, según la información publicada, el propósito era introducir después el matiz político para inspirar a los jóvenes a organizar marchas y concentraciones contra el gobierno Cubano”.

El pasado 8 de abril, al ser interpelado por el senador demócrata Patrick Leahy, el director general de la USAID, Rajiv Shah, tuvo que admitir que los usuarios de la red ZunZuneo no sabían que se trataba de un programa financiado por el gobierno de Estados Unidos, ni tampoco cuáles eran sus verdaderos fines.

Por su parte, el periodista Glenn Greenwald denunció que los usuarios cubanos del ZunZuneo desconocían que los contratistas estadounidenses estaban reuniendo sus datos privados con la esperanza de usarlos con fines políticos para fomentar la disidencia en Cuba y subvertir a su gobierno.

Los primeros aleteos

En la implementación de este programa la USAID violó, no sólo la soberanía y las leyes de Cuba, sino también las de España, Irlanda, Costa Rica, Nicaragua e incluso las del propio Estados Unidos. Para el financiamiento y ejecución del programa se emplearon empresas que le servían de fachada y cuentas bancarias fantasmas mediante las cuales canalizaban los fondos. Según la denuncia de la agencia AP, el propio Congreso de Estados Unidos desconocía el verdadero fin de esos fondos ya que se utilizaban – entre otros – partidas presupuestarias destinadas a Pakistán.

El diario La Nación, de Costa Rica, denunció que “el líder de la misión era Joseph (Joe) Duke McSpedon, era un empleado de Usaid que estuvo acreditado en San José como parte de la Oficina de Iniciativas para Transición”.

Registros de Migración obtenidos por ese diario muestran que McSpedon viajó a ese país en 42 ocasiones, entre 2009 y 2011, abordo de vuelos comerciales y privados.

El periódico también remarca que además en San José estuvieron otras dos personas que trabajaron en el proyecto, contratados por Creative Associates, una firma consultora de Washington: “Noy Villalobos Echeverría, quien permaneció en suelo tico por períodos de hasta tres meses, según los registros migratorios, y su hermano Mario Berheim Echeverría, un joven programador que desarrolló el sistema para enviar los mensajes masivos a Cuba”.

Según afirmó el diario la Nación, la USAID, a pesar de que no tiene representación legal en Costa Rica, utilizó una oficina secreta en San José como base operativa para desarrollar y aplicar un programa contra Cuba, lo que implicaría una violación a las leyes y la soberanía de tanto de Cuba como de Costa Rica.

En ese sentido, el ministro de Comunicación del Gobierno de Costa Rica, Carlos Roverssi, aseguró que se trata de una afrenta grave contra su país: “Es necesario hacer una investigación del caso, es muy grave. Si eso es cierto, es una afrenta grave a Costa Rica. Es un tema de la Cancillería. Pero, por supuesto hay que pedir una explicación”.
Por su parte, el diario La Prensa, de Nicaragua, afirmó que el programador del ZunZuneo, es un ciudadano nicaragüense de nombre Mario Bernheim Echeverría, un programador que trabajaría en la Embajada de Estados Unidos en Managua.

Según denunció el periodista Sergio Alejandro Gómez: “El grupo de contratistas instaló servidores en España, Irlanda y las Islas Caimán para procesar los textos, y contrató a una empresa española llamada Lleida.net para enviar a Cuba los mensajes sin su información de identificación”.

En tanto la agencia EFE informó que la representante demócrata Bárbara Lee, calificó de escandaloso el hecho de que la USAID utilice a contratistas en proyectos que violan las leyes de otros países.

La mamá de los pollitos

Desde su creación la USAID ha demostrado que, más que una agencia para el desarrollo, su verdadera función es ser una herramienta de la política injerencista de Estados Unidos y sus agencias de inteligencia.

En América Latina los ejemplos abundan. Bolivia, Ecuador, Venezuela e incluso la propia Argentina han sufrido los ataques de esta entidad.

El 1º de mayo de 2013 el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, anunciaba la decisión de expulsar a la USAID de ese país. Morales aseguró: “Nunca más USAID, que va manipulando, que va utilizando a nuestros hermanos dirigentes, que va usando a algunos compañeros de base con limosnas”, y encomendó al canciller David Choquehuanca comunicar a la embajada de Estados Unidos “la expulsión de USAID (…) ese instrumento que todavía tiene una mentalidad de dominación, de sometimiento”.

En el libro de Stella Calloni, titulado “Evo en la mira”, la periodista argentina afirma que “en Bolivia se conoce documentadamente que las demandas por autonomías departamentales fueron promovidas y financiadas por la elite económica de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, que es el sector elegido para los financiamientos de NED y USAID”.

En el caso de Ecuador, el presidente Rafael Correa decidió suspender varios proyectos que la USAID tenía en territorio ecuatoriano y amenazó con expulsarla por interferir en la política interna de su país, apoyar a grupos opositores y a ONGs que atacan al gobierno.

En declaraciones a la Revista2016 la doctora en Filosofía, docente e investigadora especialista en Política Exterior, Adriana Rossi, explicó que “una de las formas en que trabaja la USAID es financiando proyectos de desarrollos en algunas comunidades. Pero para que esos proyectos sean aprobados primero hay que presentar un diagnóstico de las comunidades. Mediante ese diagnóstico o informe, recaban una enorme cantidad de datos sobre esas comunidades. Eso les sirve muchísimo para poder tomar decisiones sobre posibles escenarios de conflictos, implantarse y poder actuar sobre esas comunidades. A través de estos proyectos la USAID hace inteligencia para el Departamento de Estado”.

Mientras tanto, en nuestro país fundaciones y Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), como Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), la fundación Nueva Generación, Crecer y Crecer, la Fundación libertad y Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) tantas otras, vinculadas directa o indirectamente a la USAID, fustigan al gobierno nacional con contantes ataques desde medios de comunicación afines a ellos y le exigen cambiar el rumbo elegido y alinearse a las políticas de Washington.

Quienes se niegan a ver que, al sur de Río Bravo, las primaveras las hacen los pueblos que florecen junto a los procesos populares que los gobiernan y representan, deberán aprender que ningún ave de rapiña, cóndor o águila calva, podrá volver imponer sus garras en la región. 

COMENTARIOS (2)

Leer todos los comentarios
ogaTpFcrMVf

Your article pelrfctey shows what I needed to know, thanks!

MsTG3fNI

Thanks for shgainr. Always good to find a real expert.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.