Martes 25 de Julio de 2017 - 21:38hs. - República Argentina Edición # 1748

Revista #48 Octubre 2011 > Internacional

BARRAS, ESTRELLAS Y CADENAS

Se cumplió un nuevo aniversario de la detención en cárceles norteamericanas de los Cinco Héroes Cubanos que se infiltraron en las redes terroristas de Miami para evitar ataques contra la isla. A pesar de los constantes reclamos de organismos internacionales, intelectuales, artistas y premios Nobel, el Gobierno y la Justicia de Estados Unidos continúan con su negativa a liberarlos.


Por Héctor Bernardo

El pasado 12 de septiembre se cumplió un año más – y ya van 13– de la injusta detención en cárceles norteamericanas de cinco jóvenes cubanos condenados por luchar contra el terrorismo. Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labadiño Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort y René González Sehweret llevan más de 13 años detenidos en prisiones de máxima seguridad de Estados Unidos bajo la falsa acusación de “conspirar para cometer espionaje”.

Miles de personas en todo el mundo – entre ellos varios premios Nobel de la Paz, líderes mundiales, incluso intelectuales y artistas norteamericanos – reclaman la inmediata libertad de estos hombres. Pero la Justicia y los gobernantes estadounidenses siguen haciendo oídos sordos.  

Para entender lo que está sucediendo con estos hombres y por qué las personas que conocen el caso reclaman su inmediata liberación, tal vez sea necesario hacer un breve repaso del hostigamiento del que ha sido víctima el pueblo cubano, de por qué estos jóvenes estaban en Estados Unidos, y señalar algunas de las innumerables irregularidades que se cometieron durante el juicio en su contra.

Agresiones y hostigamiento constantes

El 1º de enero de 1959 los revolucionarios cubanos liderados por Fidel Castro, Camilo Cienfuegos, Raúl Castro y Ernesto “Che” Guevara, triunfaban sobre el régimen de Fulgencio Batista. El dictador huyó hacia República Dominicana, pero muchos de sus cómplices y adeptos decidieron hacerlo hacia Miami. Desde aquel momento,  esa ciudad del sureste del Estado de Florida se transformó en el refugio de sectores antirrevolucionarios. Allí recibieron el apoyo – a veces velado, en otras descaradamente abierto – de los sucesivos gobiernos norteamericanos y sus agencias de inteligencia.

El 15 de abril de 1961 más de 1.500 mercenarios de la Brigada 2506 – con el apoyo y financiamiento de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) – bombardearon  y luego intentaron invadir Cuba a través de Playa Girón, Playa Larga y Bahía de Cochinos. Los revolucionarios cubanos consiguieron derrotar a los mercenarios provenientes de Miami, pero el ataque causó cientos de muertes.

Además de la Brigada 2506, la ciudad de Miami fue cuna de muchos grupos terroristas, como Omega 7, Hermanos Al Rescate, Alfa 66, Comandos F4, etc.

Entre los criminales que lideraron esos grupos,  los más conocidos son Luís Posada Carriles, Orlando Bosch Ávila, Virgilio Paz, Dionisio Suárez y los hermanos Novo Sampoll.

Desde la ciudad de Miami, estos terroristas planificaron y ejecutaron decenas de ataques contra el gobierno y el pueblo cubano.

En octubre de 1976, mercenarios contratados por Posada Carriles y Orlando Bosch pusieron una bomba en un avión que se dirigía a Cuba; como resultado de este atentado murieron 73 personas. En octubre de 1992, atacaron el Hotel Melía Varadero; luego de ser detenidos en Estados Unidos, los terroristas que efectuaron este ataque fueron puestos en libertad por el FBI.  En marzo de 1994, un grupo terrorista procedente de Miami realizó disparos contra el Hotel Guitart Cayo Coco. En octubre 1994 y en mayo del 1995 volvieron  a atacarlo. En noviembre de 1994, el terrorista Luis Posada Carriles y cinco de sus cómplices intentaron atentar contra Fidel Castro en Cartagena (Colombia) durante la celebración de la IV Cumbre Iberoamericana. El 12 de abril de 1997 se produjo la detonación de una bomba en el Hotel Melía Cohíba, en La Habana; el día 30 de ese mismo mes fue descubierta otra bomba en el mismo hotel y el 4 de agosto se produjo allí otra explosión que causó la muerte de un turista italiano. En julio de 1997, dos bombas estallaron en los Hoteles Capri y Nacional. En septiembre de 1997, detonaron bombas en los Hoteles Tritón, Chateau Miramar, Copacabana y en el restaurante “La Bodeguita del Medio”. En noviembre de 2000, Posada Carriles fue detenido junto a otros terroristas cuando intentaba atentar contra la vida del presidente de Cuba Fidel Castro durante la celebración de la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado en Panamá. A los pocos meses fue puesto en libertad.

Estos son sólo algunos de los actos criminales llevados adelante contra el pueblo cubano. La lista de agresiones o de intentos de agresiones de los terroristas radicados en Miami es realmente interminable.

Más allá de las pérdidas comerciales que estos actos produjeron al Estado cubano, 50 años de constantes ataques han provocado la muerte de 3.478 personas y dejaron incapacitadas a otras 2.099.

Es en ese contexto que Cuba decidió enviar a cinco voluntarios para infiltrarse en las redes terroristas de Miami, conseguir información y evitar nuevos atentados. Cabe resaltar que ninguno de los cinco hombres intentó realizar actos de espionaje contra el gobierno norteamericano o poner en riesgo la seguridad de ese país o de sus ciudadanos; lo único que hicieron fue obtener información para proteger a su pueblo, evitando futuros ataques terroristas.

En junio de 1998 se produjo en La Habana una reunión entre las autoridades del Ministerio del Interior de Cuba y representantes del FBI, en la cual los miembros delgobierno cubano les entregaron varias carpetas conteniendo información detallada de planes para atentar contra la isla que estaban organizando los grupos terroristas residentes en Miami.

Pero en lugar de usar la información proporcionada por el gobierno cubano para detener a los terroristas, la reacción de las autoridades del FBI fue buscar y detener a quienes la habían recabado.

En la madrugada del 12 de septiembre de ese mismo año, el FBI detuvo a Gerardo Hernández, Ramón Labadiño, Antonio Guerrero, Fernando González y René González.

 

El juicio

 

El juicio realizado a Los Cinco estuvo cargado de irregularidades desde el primer día.

En Estados Unidos, la Ley le brinda al acusado el derecho a que, si el juicio en su contra se va a llevar adelante en un territorio que le es “hostil”, el proceso se traslade a otro Estado para poder obtener un jurado imparcial. No debe haber territorio más hostil para un revolucionario cubano que la ciudad de Miami. A esto se suma que los diarios locales bombardearon constantemente a sus lectores con información falsa y tendenciosa con el fin de generar un clima adverso para los acusados. Un claro ejemplo de ello es el artículo titulado “Espías planeaban sabotaje en Florida”, publicado el 17 de septiembre de 1998 en “El Nuevo Herald”, y otros artículos en los que se aseguraba que se trataba de terroristas que planeaban atentar contra bases militares.

De una ciudad tan hostil y que además es bombardeada constantemente con esa falsa información, no podía salir nunca un jurado imparcial. También debe agregarse que fiscales, abogados, jueces, jurados y sus familiares recibieron amenazas constantes para que condenaran a los acusados.

Sin embargo, la Justicia norteamericana ignoró el reclamo de los abogados defensores y siguió con esa farsa que inevitablemente terminó en una serie de condenas totalmente injustas.

En primera instancia se condenó a Gerardo Hernández a dos cadenas perpetuas más 15 años, a Ramón Labadiño a una cadena perpetua más 18 años, a Antonio Guerrero a una cadena perpetua más 10 años, a Fernando González a 19 años, y a René González a 15 años.

El 9 de agosto de 2005, la Corte de Apelaciones revocó el veredicto de culpabilidad por considerar que en Miami no se realizó un juicio justo. Exactamente un año después, por pedido explícito del gobierno norteamericano, la Corte de Apelaciones anuló la revocatoria.

El 2 de septiembre de 2008, la Corte de Apelaciones de Atlanta ratificó la sentencia de Los Cinco, pero anuló, por considerarlas incorrectas, las condenas de Antonio Guerrero  (que de una cadena perpetua más 10 años paso a 21 años y 10 meses), de Fernando González (de 19 años paso a 17) y Ramón Labañino (de una cadena perpetua más 18 años pasó a 30 años), y se ratificaron las condenas de Gerardo Hernández (a dos cadenas perpetuas más 15 años) y René González (a 15 años).

Sin dar explicaciones, el 15 de junio de 2009 la Corte Suprema de Estados Unidos anunció que no iba a revisar el caso de Los Cinco.

El 27 de mayo de 2005, el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dictaminó que la privación de la libertad de los Cinco “es arbitraria y está en contravención del artículo 14 de la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos”.

En la actualidad, a pesar de las campañas internacionales por la libertad de Los Cinco - entre las que se destaca la iniciada por más de 10 premios Nobel comoPérez Esquivel, Rigoberta MenchúyGünter Grass – estos héroes cubanos siguen detenidos injustamente y a dos de ellos no se les permite recibir la visita de sus esposas. Olga Salanueva, esposa de René González, y Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández, hace 11 años que siguen luchando por ver a sus maridos.

En octubre de este año, René González llega al final de su condena, pero debe estar tres años bajo libertad supervisada en Miami. No es difícil imaginar que en estas condiciones, cualquier cosa le puede suceder, al tener que quedarse en la misma ciudad donde están las redes terroristas en las que el se infiltró y denunció. Es por este motivo que el gobierno de Cuba y miles de personas en todas partes del mundo, reclaman por la libertad total de René González y paraque viaje directamente a Cuba.

A Gerardo Hernández, quien sufre una condena de dos cadenas perpetuas más 15 años, se le prohíbe sostener encuentros con sus abogados y revisar información para la presentación del Hábeas Corpus.

Todos los detenidos se encuentran en cárceles de máxima seguridad. Mientras tanto,los terroristas radicados en Miami se pasean con total libertad. La injusta realidad que hoy se vive en “la tierra de la libertad”. 

COMENTARIOS (14)

Leer todos los comentarios
3AQUbUdv

Thanks for the great info dog I owe you bigigty.

crorkz matz

LgRWsI Im thankful for the blog.Really looking forward to read more. Keep writing.

matzcrorkz

Whk8A5 Thanks so much for the article post.Really looking forward to read more. Really Great.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.