Miércoles 29 de Marzo de 2017 - 04:19hs. - República Argentina Edición # 1629

Revista #48 Octubre 2011 > Internacional

DURAS AMENAZAS RONDAN EL RECONOCIMIENTO DEL ESTADO PALESTINO EN LA ONU

El planteo que se hará en septiembre en Naciones Unidas tiene el apoyo de la mayoría de los países del mundo. Israel y Estados Unidos parecen ser los únicos que quieren seguir haciendo oídos sordos a un reclamo de justicia y soberanía que ya no puede dilatarse más.


Por Stella Calloni

El pasado 13 de diciembre durante la Conferencia Internacional por el 50 aniversario de la aprobación de la resolución 1514 de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre los países y pueblos coloniales se hizo un llamado a la independencia de Palestina y la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Más de 200 personalidades del mundo, así como representantes de movimientos de liberación nacional y organizaciones sociales, mostraron su decisión de que finalmente se dieran pasos concretos. Abdelaziz Belkhadem, asesor y vocero del presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, recordó que esta resolución se aplica “en particular al pueblo palestino y al Sáhara Occidental”.

En esos momentos el ex presidente sudafricano, Thabo Mbeki, advirtió que “no habremos cumplido, mientras Palestina y la RASD no tengan su independencia”.

Durante el encuentro el secretario general de la Liga Árabe, el egipcio Amr Moussa, advirtió a “las potencias coloniales y racistas que van a contracorriente”, ya que con la resolución 1514 se demostró que el mundo cambió, y llamó a la comunidad internacional a seguir el ejemplo de Argentina y Brasil de reconocer a Palestina como Estado independiente y con las fronteras de 1967.

Pierre Galant, presidente del Tribunal Permanente sobre el Sáhara Occidental, acusó a las naciones europeas y a las trasnacionales de “complicidades” con Israel.

Los casos de Palestina y el Sáhara pueden ser resueltos en el marco de Naciones Unidas”, sostuvo Galánt y advirtió que “los imperios colonizadores van a desintegrarse sucesivamente”, llamando a movilizarse contra el bloqueo a Gaza en el que también acusó una “complicidad de Naciones Unidas”.

El 8 de enero de 2009 el británico Robert FisK - que como otros periodistas en la región no ve disposición de Israel y EE.UU a aceptar un Estado palestino - recordaba una serie de matanzas después que en 12 días de bombardeos, Israel había matado a 760 palestinos. “Después, Occidente se pregunta: ¿por qué nos odian?”, señaló.

Una vez más Israel abrió las puertas del infierno para los palestinos, escribó Fisk. “Cuarenta refugiados civiles muertos en una escuela de Naciones Unidas, otros tres en otro plantel de este tipo. No está mal para una noche más de trabajo en Gaza a cargo del Ejército israelí, que cree en la pureza de las armas”.

Se pregunta “¿Debería sorprendernos? Ya se nos olvidaron los 17.500 muertos –casi todos civiles, la mayoría mujeres y niños– durante la invasión de Israel a Líbano, en 1982; los 1.700 palestinos muertos durante la matanza de Sabra y Chatila; la masacre de Qanaen en que murieron 106 civiles libaneses refugiados, más de la mitad de ellos niños, en una base de la ONU; la matanza de los refugiados de Marwahin, a quienes Israel ordenó salir de sus casas en 2006 para luego ser asesinados por helicópteros israelíes; los mil muertos en el mismo bombardeo del mismo año y en la invasión a Líbano, y lo mismo, casi todos civiles”.

Concluye su largo artículo advirtiendo que “desde luego, cuando un árabe se levante y con furia sin freno arroje hacia Occidente su ira incendiaria y ciega, diremos que eso nada tiene que ver con nosotros. ¿Pero por qué nos odian?, nos preguntaremos. No vayamos a decir que no sabemos la respuesta”.

Por su parte, el prestigioso intelectual estadounidense Noam Chomsky, catedrático emérito de Lingüística y Filosofía en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Cambridge, recordó en julio pasado que durante una reunión a puertas cerradas de varios de líderes empresariales israelíes, Idan Ofer, magnate de empresas tenedoras, advirtió: "Nos estamos convirtiendo rápidamente en Suráfrica. El impacto económico de las sanciones será sentido por todas las familias de Israel".

Chomsky criticaba que la preocupación principal de los magnates era la sesión de la Asamblea General de la ONU de este septiembre, en la que la Autoridad Palestina planea hacer un llamado para el reconocimiento de un Estado palestino.

Dan Gilleman, ex embajador de Israel ante Naciones Unidas, les advirtió a  los participantes de que "la mañana posterior al anuncio anticipado del reconocimiento del Estado palestino, un proceso doloroso y dramático de surafricanización se iniciará -con lo que quiso decir - que Israel se tornaría en un Estado paria, sujeto a sanciones internacionales”.

También hizo referencia a las advertencias del ministro de Defensa israelí Ehud Barak en marzo pasado quien advirtió que la acción potencial de la ONU sería un "tsunami".

En realidad “el temor es que el mundo condene a Israel no sólo por violar la ley internacional, sino también por llevar a cabo sus actos criminales en un Estado ocupado reconocido por la ONU”, sostiene.

Este es el punto: que un ataque israelí al Estado palestino reconocido en todo el mundo ya no sería lo mismo que sus actuaciones actuales. Por eso Estados Unidos e Israel realizan campañas diplomáticas y presiones diversas para evitar que se reconozca un Estado palestino.

Incluso menciona que Susan Rice, embajadora de EEUU ante la Naciones Unidas, advirtió de que "no hay una amenaza mayor" para el financiamiento de Estados Unidos para ONU "que la perspectiva de que la estatidad palestina sea endosada por Estados miembros", según informó el Daily Telegraph (Londres).

Más aún, en el espíritu contrario al reconocimiento del Estado palestino y al cumplimiento de una antigua resolución que existe en este caos, el embajador de Israel ante la ONU, Ron Prosor, dijo a la prensa israelí que el reconocimiento de la ONU "llevaría a la violencia y la guerra".

La ONU presumiblemente reconocería a Palestina en las fronteras  internacionalmente aceptadas, incluidas las Alturas del Golán, Cisjordania y Gaza. Las Alturas fueron anexadas por Israel en diciembre de 1981, lo que se hizo violando las  órdenes del Consejo General de Seguridad de la ONU. En Cisjordania, los asentamientos israelíes y los actos para apoyarlos constituyen claramente una violación de la ley internacional, como  afirma el Tribunal Mundial y el Consejo de Seguridad.

En febrero de 2006, Estados Unidos e Israel impusieron un sitio en Gaza  después de que el "bando equivocado" -Hamas- ganó en las elecciones en Palestina, reconocidas como libres y justas. El sitio se tornó mucho más severo en junio de 2007, después del fracaso de un golpe militar apoyado por Estados Unidos destinado a derrocar al gobierno elegido.

En junio de 2010, el sitio de Gaza fue objeto de una condena por el Comité Internacional de la Cruz Roja -que rara vez emite tales reportes- como “un castigo colectivo impuesto en violación clara" de la ley humanitaria internacional”, añade Chomsky.

Y recuerda que la BBC informó que el Cicr "pinta una amarga imagen de las condiciones en Gaza; hospitales escasos de equipo, cortes de energía eléctrica que duran varias horas cada día, agua para beber no apta para el consumo" y, por supuesto, una población encerrada.

El sitio extiende la política de Estados Unidos e Israel,  impuesta desde 1991, de separar a Gaza de Cisjordania (o Margen Occidental), asegurándose así de que el Estado palestino quedaría, de hecho, rodeado de potencias hostiles” (Israel y Jordania).

En 1993 los acuerdos de Oslo, firmados por Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) proscribían separar a Gaza de Cisjordania.

Nada se ha cumplido nunca.

Y esto se observó cuando en mayo de 2010 comandos israelíes atacaron en aguas internacionales una flotilla de, matando a nueve pacifistas, hiriendo y aterrorizando a otros.

No estaba solo Israel, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, virtualmente autorizó el uso de violencia al señalar que "los israelíes tienen el derecho de defenderse” si flotillas "tratan de provocar acciones al ingresar a aguas israelíes", o sea, el agua de Gaza, como si Gaza perteneciera a Israel.

Interrogado si la flotilla era un "provocación", Chris Gunness, vocero de la Agencia para la Ayuda y Obras de la ONU, principal agencia de ayuda para Gaza, describió la situación como desesperada. "Si no hubiera una  crisis humanitaria, si no hubiera una crisis en casi cualquier aspecto de la vida en Gaza, no habría necesidad de la flotilla... 95% de toda el agua en Gaza no es potable, 40% de todas las enfermedades son transmitidas por el agua... 45,2% de la fuerza laboral carece de trabajo, 80% depende de la ayuda, se ha triplicado el número de pobres desde el inicio del bloqueo. Eliminemos este bloqueo y no habría necesidad de flotilla alguna", dijo.

El año 2011 es de una gran esperanza para el pueblo palestino, Aseguran que están dando los pasos más firmes para la independencia y dejar atrás la larga ocupación, “la represión y discriminación contra nuestro pueblo”.

Pero la amenaza está latente y los sucesos en la región, la invasión de la OTAN a Libia de marzo pasado, con un ejército mercenario terrestre, participación ya reconocida de tropas especiales de Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia -lo que estaba prohibido incluso en la ilegal resolución de la ONU-, refuerza esas amenazas.

Estados Unidos e Israel han demostrado que no se obligan a respetar las leyes internacionales. La ilegalidad es un signo de estos tiempos en el regreso de las guerras coloniales. La comunidad internacional tendrá que ponerse muy firme frente a las amenazas y las presiones. La ONU ha demostrado su debilidad absoluta frente a los recientes hechos en Libia, como en otros lugares del mundo.

En los últimos días de 2010 países de América Latina como Argentina, Brasil, Bolivia, Uruguay, Ecuador y Venezuela decidieron reconocer el derecho palestino a un Estado independiente sobre los territorios ocupados el 4 de junio de 1967, con Jerusalén árabe como capital. Se sumaron otros países latinoamericanos y del mundo. Es un cambio profundo.

"El gobierno argentino comparte con sus socios del Mercosur que ha llegado el momento de reconocer a Palestina como un Estado libre e independiente. Nuestro país apoya siempre las iniciativas de diálogo y paz de la comunidad internacional para una salida pacífica al conflicto palestino-israelí", dice un párrafo del comunicado de la cancillería argentina.

Un reconocimiento que se  sumaba así al de un centenar de Estados y refleja el “interés generalizado para que logre el proceso d paz".

Es una esperanza aunque las noticias que llegan siembran dudas, Israel es una potencia nuclear que cuenta con un ejército (llamado el Tsahal), con 186.500 efectivos (que puede triplicarse en pocas horas gracias a la movilización de 445.000 reservistas). En el otro lado, Hamas cuenta con 25 mil hombres, la diferencia absoluta en armas pone este caso como un enfrentamiento de David con Goliath. Será necesario un largo camino para que el gigante deje de amenazar al pequeño David, cuyo largo sufrimiento al fin ha conmovido al mundo como para dar un paso hacia la verdadera paz, que lamentablemente no está en el diccionario de los guerreristas.

COMENTARIOS (2)

Leer todos los comentarios
6VzFuUrm

This is sooooo funny,still gets to the point.You are an awosmee person and I have so much respect for you. At least you are honest. GOD bless you.

SyVNmxQt

I found myself nodding my ngoign all the way through.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.