Viernes 28 de Abril de 2017 - 20:52hs. - República Argentina Edición # 1659

Revista #57 Septiembre 2013 > Internacional

ESTADOS UNIDOS: CRISIS Y DECADENCIA

La quiebra de Detroit, la posibilidad de que otras veinte ciudades lleguen a la misma situación y el coqueteo con el default mostraron la debilidad de la potencia militar más grande de la historia. Un imperio atrapado entre los sectores de ultraderecha, concentrados en el Tea Party, y la imposibilidad de extender sus garras sin que ello repercuta en su propia economía.


Por Stella Calloni

Estados Unidos debería reconocer que por más que sea la potencia militar más grande del mundo, no puede desarrollar tantas guerras a la vez. Para hacerlo ha desestabilizado a la Unión Europea (UE), que ya para el 2003 emergía como un bloque capitalista de enorme poder. Como había advertido el Pentágono en 1992, Estados Unidos, después de la caída de la Unión Soviética y el campo socialista, tenía la posibilidad de alcanzar el sueño fundamentalista de controlar el mundo entero y establecer la única democracia aceptable para Washington a nivel mundial. En ese encuadre se mencionaba que había que “disuadir” a cualquier bloque competitivo, incluso formado por amigos. Y si la “disuasión” diplomática no alcanzara, tomar las medidas necesarias para lograr eliminar ese bloque competitivo.

En realidad la “democracia” con que EE.UU. se proponía “bendecir” al mundo significaba que todos los países aceptaran quedar bajo el mandato y control de un gobierno único manejado desde Washington.

Esto los llevó ciegamente a avanzar con pasos de gigante, hundiéndose cada vez más en el lodazal de una realidad inconcebible para los “tanques del pensamiento” más fundamentalista y dogmático de la historia.

Ahora se enfrenta a su propia creación. El frankestein creado en sus laboratorios quiere acabar con su creador.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), nuestro gran verdugo durante mucho tiempo, acaba de advertir que tanto EE.UU. como Europa deben poner urgentemente “sus casas en orden”.

Para poder poner “las casas en orden” como sugieren los funcionarios del FMI, deberán ahondar más los caminos de la destrucción social. Previendo esto en los últimos años EE.UU. avanzó en la creación de nuevas y feroces armas, ya no para la guerra externa, sino para “poner en orden” a los desesperados internos que arrojarán a las calles como también deberá seguir haciéndolo Europa, donde la crisis no tiene salida, si no es mandando a la exclusión a miles y miles de europeos, que no aceptarán mansamente pasar de un “Estado de bienestar” a los arrabales de la pobreza y el abandono social en todos sus aspectos.

Curiosa situación. En sus doctrinas Estados Unidos había planteado aquello de “Estados canallas” (los que lo desafiaban) “Estados fallidos” (los que ellos lograban llevar a la quiebra para después intervenir) y “Estados amigos” (los que aceptaban la dominación en el siglo XXI).

Ahora, ¿no es fallido un Estado de la magnitud de EE.UU. donde hay más de 20 ciudades, entre ellas Nueva York, al borde de la quiebra?

Para modelo está Detroit, donde cientos de personas y sus mascotas vagan sin rumbo y sin futuro.

El temor generalizado a que Estados Unidos entre en una gran depresión muy superior a la de los años 29-30, en este caso definitivamente mucho más profunda, es cada vez más grande. De hecho ya nada puede evitar que los daños provocados a la economía en los últimos tiempos afecten a generaciones enteras.

Entre otras situaciones el mercado del crédito “podría congelarse, el valor del dólar podría caer y las tasas de interés estadunidenses podrían dispararse llevando a una crisis financiera y a una recesión que podría recordar los episodios de 2008, o incluso peor”, advirtió el Tesoro.

Paralizado el gobierno, Obama responsabilizó a los republicanos en el Congreso de llevar al país a una situación dramática y advirtió sobre la dura influencia de los dirigentes conservadores (ultraderechistas) del Tea Party.

Por su parte, el senador republicano John McCain admitió que los hombres de su partido “serán percibidos como los que han bloqueado y provocado el cese de las actividades del Estado Federal”.

McCain nunca ha sido precisamente una persona de grandes luces y siempre se lo ha visto como un “halcón” algo brutal. Esto hace imaginar cómo serán sus camaradas del Tea Party.

Todos saben que es una crisis que no tiene fácil salida, que esto mostrará la extrema debilidad de un presidente estadounidense, que se puede interpretar como un “golpe de Estado” del que se habla desde 2011, pero también que existen severas contradicciones al interior del país.

Se ha perdido credibilidad, toda vez que la población se expresó contra una guerra en Siria (80%) y que también lo hicieron militares. Cinco generales advirtieron en las últimas semanas a Obama que si Estados Unidos entraba en Siria, ellos tomarían medidas. En esos momentos también se habló de un “golpe”, en este caso de otro tipo. Pero lo que es más grave para el gobierno y para los guerreristas es que el escenario se parece cada vez más a lo sucedido durante la guerra de Vietnam, cuando no sólo se perdió contra un pueblo en lucha, sino que también hacia adentro del propio país.

De hecho, la crisis de las hipotecas, y otras que se sucedieron, actuaron como un terremoto sobre buena parte de la población.

Si algo faltaba también en el plano militar era que 12 ex-agentes de inteligencia que se autodenominan “Veteranos Profesionales de los Servicios de Inteligencia a favor del Sentido Común” (Veteran Intelligence Professionals for Sanity, VIPS) enviaron un memo al presidente Obama para advertirle que Siria es una trampa en el camino estadunidense. “Sentimos mucho informarle que nos han comunicado que, a pesar de las declaraciones de su administración, y teniendo en cuenta la fiabilidad de nuestras fuentes, ya que provienen de nuestros antiguos colegas, Bashar Al Assad NO es el responsable del ataque químico que ha matado y herido a civiles sirios el 21 de agosto, información que comparten también los servicios de inteligencia británicos”.

“A la hora de redactar este breve reporte dirigido a usted, vamos a actuar de buena fe, suponiendo que usted no ha sido del todo informado por sus consejeros que quizás hayan hecho uso de lo que comúnmente llamamos ‘plausible deniability’”.

Más adelante prosigue el memo: “Nuestras fuentes confirman que efectivamente, ha habido un ataque químico que ha matado y lesionado a civiles sirios el 21 de agosto en un suburbio de Damasco. Sin embargo, estas mismas fuentes no aclaran ni que este ataque haya sido perpetrado por el Ejército sirio ni que se hayan utilizado armas químicas procedentes de su arsenal”.

“Según algunos agentes de la CIA que trabajan en el asunto sirio, todo esto está bastante claro, como también lo está el hecho de que el director de la CIA, John Brennan, está cometiendo un engaño muy parecido al que se cometió en la preguerra de Irak y que iba dirigido al Congreso, a los medios de comunicación, al público, y quién sabe si incluso hacia usted”.

Se disponen “de numerosas pruebas procedentes del Medio Oriente, de las cuales podemos deducir que el ataque químico del 21 de agosto fue una operación planeada con antelación por la oposición siria y sus aliados turcos y saudís con el único fin de forzar a los EE.UU. a intervenir en este conflicto. Según ciertas informaciones, alguien llevó los recipientes con el agente químico a un suburbio cercano a la ciudad de Damasco, y después los abrió provocando la muerte instantánea de las personas que se encontraban en la zona. No disponemos de ninguna evidencia de que el Ejército sirio haya lanzado misil alguno capaz de transportar un agente químico de estas características, de hecho carecemos de pruebas que nos hagan apoyar la tesis de que este ataque fue llevado a cabo por el Ejército sirio”.

Como se verá, aquí surge otra de las grandes contradicciones, cuando algunos republicanos y demócratas advierten que hay “otros poderes” que hacen que Estados Unidos esté cumpliendo las “agendas de Israel en Medio Oriente”.

Obama mismo ha advertido a las autoridades israelíes en los últimos días que no “es bueno” que mientras se abren negociaciones con Irán, el gobierno de Israel, en manos de lo que bien podríamos llamar “el Tea Party” de ese país por el fundamentalismo de sus acciones, amenace con usar armas nucleares contra Irán. Y no sólo eso, sino que en las últimas horas hizo grandes maniobras sobre Grecia, como simulando un ataque a Irán.

Cada uno de estos elementos añade más y más problemas y pesos a la crisis actual.

“No cabe ninguna duda de que los que están intentando derrocar al presidente Bashar Al Asaad están muy interesados en la intervención de los Estados Unidos en este conflicto. Hasta ahora, no estaba muy claro que el gobierno de Netanyahu quisiese implicar a Washington en una nueva guerra en la zona pero ahora, con el aumento de las presiones de los lobbies israelíes, se está dejando bastante claro que efectivamente, la implicación de los EEUU en Siria es un objetivo prioritario de Israel.” Sostiene el memo de los 12 importantes veteranos del VIPS.

Lo cierto es que esta es una parte ínfima de los temas que están implicados en el laberinto de esta crisis.

Estados Unidos y sus aliados han perdido credibilidad y están fundamentalmente sostenidos por uno de los aparatos más sofisticados de estas guerras, que son los medios de comunicación masivos, que controlan casi totalmente en el mundo.

 

La inestabilidad y la incertidumbre que originan los coletazos de un poderío en decadencia, cuando se impone el neoconservadurismo fascista, recuerda los estertores finales de cada imperio. Vale la pena recordar el ocaso negado hasta el último momento por Hitler en su derrota, aún cuando ya caminaba entre escombros. 

COMENTARIOS (7)

Leer todos los comentarios
kSmgJgye

I'm greutfal you made the post. It's cleared the air for me.

matzcrorkz

V52H8s Awesome blog post. Cool.

matzcrorkz

VynoF1 Great article.Much thanks again. Great.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.