Miércoles 29 de Marzo de 2017 - 04:15hs. - República Argentina Edición # 1629

Revista #13 Enero 2008 > Medios de Comunicación

“Los medios ya no son el cuarto poder. Son parte del primer poder: el de las grandes multinacionales”

Entrevista con Néstor Piccone. Periodista y militante político, vinculado a organizaciones gremiales y sociales, fue Director de Noticias de Radio Nacional y es actualmente el responsable de Telesur para la Argentina.


Por Esteban Concia

Venís trabajando con el tema del canal Telesur en el marco de un momento de concentración de medios muy fuerte ¿cuál es el sentido de Telesur y hacia dónde va el proyecto?

Uno de los  datos  que surge en este proceso de integración es Telesur, un canal que expresa integración desde los medios de comunicación. Lo interesante de esto es que se hace a través de los gobiernos de Argentina, Uruguay, Venezuela, Bolivia y se sumaron Ecuador y Nicaragua. Y están movilizados: Estados asociados para movilizar las estructuras de un canal público.

Tiene todas las dificultades propias de este momento de centralización de los medios de comunicación y esto no sólo desde el discurso: un discurso único, transmite en cadena. Tuve la posibilidad de estar en España y cuando sale un título de la CNN se repite allí automáticamente. Chávez dice: “Si no respetan la currícula los colegios privados o los vamos a cerrar, o los vamos a estatizar”, entonces el título dice: “Chávez cierra los colegios privados”; ahora lo que dijo es lo dice cualquier Ministro de Educación de Perú, de España o de cualquier país, pero la cosa se titula de una determinada manera para todo el mundo y construyen un imaginario. Pero también el manejo tecnológico les permite una política de impedir que las señales lleguen a la gente. Manejan las patentes y todo lo demás, en ésto es difícil lograr la independencia comunicacional y para lograrla es muy importante hacer Telesur y también trabajar con satélites propios, que los Estados empiecen a  recuperar los espacios comunicacionales integralmente.

Estás planteado un  esquema de medios donde lo público asuma un rol estratégico…

Desde la unidad de cinco, seis estados nacionales se puede hacer muchas cosas de comunicación en función de la gente, hay una gran potencialidad. Hay cosas que aún no están exploradas. Ecuador, por ejemplo, no tenía un medio público. La existencia de Telesur, la discusión sobre el proceso comunicacional y el triunfo de Correa hacen que empiecen a construir un medio público. En Brasil, recién en el 2007 Lula se propone la constitución de medios públicos. Perdimos la batalla en el tema de comunicación  y naturalmente pareciera que los medios tienen  que ser privados, entonces lo que hemos recuperado y, esta una de las cosas importantes que tiene Telesur, es instalar debates a nivel de gobierno pero además ir resolviendo y avanzando con  los contenidos desde Latinoamérica, porque sino nos traducen todo y la que titula Latinoamérica es la CNN. CNN en español titula qué pasa en Latinoamérica. Entonces la concentración económica de los medios de  comunicación hace que tengamos problemas con los contenidos y también en la distribución de la señal.

¿Cómo es el tema de la distribución de la señal? ¿A cuántos países están llegando?

La señal llega por lo menos a 14 países, ahora cómo llega es un tema. En la Argentina tenemos el problema que no entramos en la principal cablera que es la que maneja el grupo Clarín; sí entra por Direct TV. En todos los lugares de Latinoamérica donde hay Direct TV entra Telesur y por el satélite Hispasat  está entrando en Europa.

Entra la señal de Telesur pero el asunto es cómo se baja porque no en todos los lugares hay cable, hay que resolverlo con Decoder. Hay lugares donde el decoder es individual, es familiar, es complejo, pero bueno ya está para verse en Europa.

El que puede bajar la señal con un Decoder o si el cable del lugar lo empezó a incorporar ya puede ver Telesur en Europa.

¿Cuál es la idea para la Argentina?

La idea es que entre en Multicanal, habilitar más espacio en Canal 7. En algún momento Telesur tuvo 3 horas, después quedó en una, había un programa en duplex, un noticiero diario. También estamos viendo la posibilidad de tener Telesur en  Córdoba a través de un convenio con el Sistema Nacional de Radio y Televisión de  la Universidad. La señal tiene que entrar por donde sea y como sea, esto los privados la tienen clara. Estamos trabajando para que Telesur tenga en la Argentina la mayor llegada posible.

Cristina Fernández de Kirchner hizo en este último tiempo un cuestionamiento muy fuerte a ciertos medios de comunicación, incluso una comparación con lo que históricamente en Argentina fue el “partido militar” que trabaja para intereses concentrados ¿Cómo operan hoy los medios en el marco de la profundización democrática?

Los medios funcionan así no sólo en  la Argentina, sino en todo el mundo. Los medios de comunicación han crecido tanto que ya no son más el cuarto poder sino que están asociados al primer poder: el de los grandes grupos multinacionales. Son sus voceros o forman parte de una empresa que tiene grandes cadenas de medios. Ese es el cambio, o sea son ellos los que trazan una política y definen una política económica para cada país en donde están y como se han ido internacionalizando definen también desde los intereses centralizados de las grandes multinacionales. En el tema de la energía, en el tema del trabajo. En la Argentina una empresa como Telefónica que maneja varios medios de comunicación como Telefé, comienza a hacer campaña sobre la discusión de las paritarias dos o tres meses antes diciendo que ahora hay una pulseada y que el avance del sindicalismo, la patria sindical…  Es una campaña que no está sostenida sobre ningún dato de la realidad, lo hacen porque después tienen que discutir con los sindicatos el tema televisión y en todas las empresas que tiene en particular la telefonía.

Entonces, crean una campaña en base a eso y le pegan al gobierno, a los sindicatos, apuntan a destruir imaginarios, transmiten en cadena y esto hay que analizarlo. Antes los diarios competían, era una competencia hasta ideológica y eso daba lugar al pluralismo; hoy lo hacen inclusive con Internet y las ediciones digitales. Yo lo he comprobado con el acto de cierre del referéndum en Venezuela:  La    Nación decía: “Chávez nuevo ataque a Colombia y EEUU”, y Clarín titulaba a las siete, ocho de la noche: “Con un masivo acto Chávez cierra la campaña por el sí en referéndum”. Nueve y veinte decía: “Chávez atacó a España”, ya había cambiado el sentido y lo había puesto como La Nación, es decir transmiten en cadena.

Es un sistema de relacionamiento que marca un sentido único de que pasa en la realidad…


Pero además esto de comparar a  los medios con el partido militar, en realidad tienen más poder porque si bien la dictadura estaba interrelacionada en América Latina y dependía de la estrategia de EEUU con respecto a la guerra fría; hoy tienen capacidad de construir imaginarios muy complicados para la democracia como decir “el principal tema es el de la inseguridad, ésto es lo que más preocupa a los argentinos” con que lo diga Nación, Clarín, lo tome TN y alguna radio a la mañana, el clima de inseguridad que se instala es impresionante. Cuando uno puede  seguir la curva de los índices de hechos delictivos ve que no tiene nada que ver muchas veces la campaña que realizan los medios con el aumento o no. En el caso Blumberg creció la difusión de problemas de delincuencia de una manera muy alta con respecto a la realidad que se estaba viviendo en ese momento, incluso había algunos meses en los que había decrecido.

Pero además funcionan atemorizando. Cuando aparece algo vinculado a la dictadura militar, hay marchas, reclamos. Muchas veces aparecen en los medios editoriales diciendo “… guarda que si pasa ésto también puede pasar lo otro. “

Así también lo hacen con la inflación. Como en la Argentina hemos padecido mucho el tema de la inflación es muy fácil una campaña de los medios no atada a la realidad y que se construya un imaginario donde la gente esté atemorizada y en actitud defensiva o agresiva frente al gobierno.

Está en marcha un proyecto nacional y regional de fortalecimiento democrático y popular ¿cuál es la política que ese proyecto debería seguir en el tema de comunicación?

Creo que hay construir una política de comunicación que tenga en cuenta estas cuestiones: la concentración de medios de comunicación, la alianza con los grandes grupos económicos internacionales y una política de desprestigio de los gobiernos y la política. Con ese esquema y esa alianza se mueve el poder para sostener las políticas que quieren sostener. Del otro lado todavía está dispersa la estrategia, no hay una estrategia de los que están en contra de eso. Si vos hablás con un concejal de Calamuchita te va a decir “me tienen podrido los medios porque no dicen la verdad y cada vez que quieren me chantajean”; entonces desde un concejal del pueblito más chiquito hasta el presidente de la nación están todos los días condicionados por los medios de comunicación, por una agenda que te hace discutir lo que ellos quieren aunque no sea lo más importante.
Contrarrestar esto requiere una estrategia que tampoco la puede resolver solo un gobierno, un Estado con una decisión,  aunque sí sería favorable, por ejemplo, una nueva ley de radiodifusión. Esto ayudaría pero no termina de resolver el problema  porque lo que hay que discutir son imaginarios, construcciones culturales, cómo se construye una noticia, qué es noticia.
Yo como Gerente de Noticias de  Radio Nacional o Canal 7 todos los días tengo que discutir que esa no es la noticia del día. Te dicen “pero si CNN lo puso, pero si el Comercio de Perú lo puso”; o sino “es título de Clarín”. Pero esa no es la noticia del día, investiguemos  cuál es la noticia, redefinamos lo que es una noticia, a cuánta gente afecta. Muchas veces los títulos, y esto lo podemos comprobar, son cosas que no impactan en la gente. El año pasado se convirtió Tinelli en titular de todos los noticieros por la disputa que había en el  jurado de Bailando o Cantando por un sueño.

Esa era la noticia, mientras el gobierno iba desarrollando otras cosas que hasta pueden ser discutibles, pero los diarios no trabajan más con información, trabajan con interpretación,  no se preocupan más por hacer periodismo. Por dar un dato: escriben en diez líneas un dato, cuando el periodismo es un dato por línea.

¿Cómo se enfrenta esta situación?

Se  necesita de una gran alianza y de  un cambio hacia políticas de Estado desarrolladas en ese sentido, reconociendo, como ya se ha hecho, que hay medios públicos, privados, cooperativos, alternativos y comunitarios, sociales.

Con la modificación del art. 45 de la Ley de Radiodifusión los medios pueden ser propiedad de sociedades no comerciales, cosa que antes no se permitía.

La otra parte es construir una agenda que tenga que ver con los problemas de la gente. El Estado puede ayudar con los medios públicos, pero también los medios alternativos, comunitarios, tienen que ponerse en la cabeza el cambio de la agenda porque si no la agenda la termina estableciendo Clarín y tracciona los medios públicos.

Y esto es un cambio cultural. Hay que ir hacia el cambio con un gran debate donde la gente recupere los medios de comunicación y los periodistas y comunicadores tengan un mensaje que sea lo que surge de la gente en lo local o en lo global.

Hoy nadie sabe analizar el tema de la recesión en EEUU porque está titulado que esa recesión va a impactar en Argentina, ahora que se viene la recesión allí y que el resto de los países podría tener alternativas, para los medios de comunicación no, y atemorizan con esa recesión.

Le cuesta mucho al gobierno y a los actores sociales llegar a los medios. Entonces, hay que construir una red de medios propios; ya existe una red, hay muchas radios FM, hay medios públicos. Lo que hay que hacer es una alianza importante entre los medios públicos y los medios comunitarios, los medios cooperativos.

Y una alianza que trabaje el mensaje comunicacional que defienda los medios públicos, que defienda el Estado, que discuta el rol del Estado frente a lo privado. Ésto no se puede hacer si no se regionaliza, por eso es importante Telesur con una visión del mundo que se haga desde Latinoamérica.

O sea que es una alianza posible, que necesita una política que la impulse y una línea editorial que tenga en cuenta esto, los intereses de los gobiernos, de los estados que confrontan contra el modelo privatista neoliberal, que pueda mostrar la regionalización porque sino lo que tenemos es que Argentina y Uruguay se pelean por las pasteras, que Venezuela y Colombia se pelean por las FARC, que Chile y Argentina se pelean por el gas, entonces es imposible la unidad latinoamericana. Así lo títula la CNN: “Nunca estuvo peor el MERCOSUR que ahora”. Los avances que se han producido en Latinoamérica en el tema regional son impresionantes y eso no se refleja en los medios. Siempre sale la discusión de que Lula quiere liderar, que el otro tal cosa, el chusmerío. Por eso es muy importante la alianza latinoamericana en medios porque es de donde se puede construir noticias. No fue noticia para el mundo ni para Latinoamérica la constitución del Banco del Sur. Seis presidentes hablando en la Casa Rosada y la tapa del otro día de la mayoría de los diarios latinoamericanos no dio cuenta de ello… Por eso es importante asociar. Estado, medios públicos y comunitarios y algunos privados que tengan otro criterio y una línea editorial que tenga en cuenta la región como latinoamericanos.  
 

COMENTARIOS (1)

Leer todos los comentarios
UMiTwoVTojdOuczG

Hey, you're the goto expert. Thanks for haginng out here.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.