Martes 25 de Julio de 2017 - 21:39hs. - República Argentina Edición # 1748

Revista #39 Junio 2010 > Medios de Comunicación

“Te regalo el mundial si sale la Ley de Medios”

En una entrevista exclusiva con el programa de la organización de jóvenes “El Club de la Política” Victor Hugo denuncia un periodismo que lo “avergüenza, angustia y asquea”,desconfía de varios jueces de la Corte Suprema,reconoce “coraje pero incongruencias” en el Gobierno Nacional y afirma que “la Ley de Medios es ahora o nunca”.


Por Daniel Wizenberg*

Me siento con una responsabilidad muy grande, es como tratar de bailar con Fred Astaire lo que voy a intentar hacer ahora. Estamos con Victor Hugo Morales, un honor tenerlo en el Club de la Política TV, muchas gracias por estar acá…

A vos muchas gracias, además este lugar bellísimo (el Centro Cultural Caras y Caretas, sede del Club de la Política) que me encantó visitar.

Víctor Hugo, hay un tema fundamental que tiene que ver con el marco histórico que atravesamos. Hay algo muy claro en esta, la era de los medios de comunicación, de la información, que es cómo los medios han jugado políticamente, cómo ha aparecido su interés político. ¿Es así? ¿Los medios se han politizado o se mediatizó la política?

Puede ser que haya un cruce. Pero mi idea es que la novedad radica en el comportamiento periodístico, que ha tocado fondo en todo lo que llamamos la ética, podría decirse hasta lo moral. Ya no es solamente un quiebre de esa expectativa que siempre nos genera el periodismo, de una búsqueda de la verdad o de una subjetividad, que siempre sepamos de dónde viene para que podamos levantar las defensas, estemos de acuerdo o no. Moralmente también, porque tenemos medios que salen a defender como tales los intereses no periodísticos que tienen. Entonces, estamos hablando de algo delictivo, que va muy a contramano de lo que llamamos la buena moral. Y ese comportamiento, dado que se manifiesta desde una posición dominante por otros medios grandes también en algún caso y por los más pequeños, que no tienen más remedio que manejarse de acuerdo a esas pautas que manejan quienes dictan el pensamiento predominante, determinan que tengamos un periodismo en este momento que a mí me da vergüenza, me angustia. La pregunta que me planteo no tiene nada que ver con la política, los políticos van y vienen, sus comportamientos siempre han estado de acuerdo a ciertas pautas y valores que bien conocemos. Lo que me pregunto es ¿cuándo el periodismo va a recuperar credibilidad? Hay muchísima gente que no sabe lo que hay detrás de los medios ni lo van a saber nunca.

¿No es una cuestión histórica la existencia de intereses particulares,  empresariales detrás de los medios de comunicación? Quizás lo que esté sucediendo es un desenmascaramiento de esos intereses…

Me permito una pequeña discrepancia: lo que hubo siempre fue ideología de los medios. Esto no es objetable, los medios nacen de acuerdo a ciertas ideologías. Uno sabe cuando lee La Nación o cuando lee Página 12 la procedencia ideológica de los periodistas que están allí.

Claro, la línea editorial…

Pero una cosa muy distinta es que alguien tenga un negocio que tenga que defender a punta del periodismo que practica. Intimidando a través de su prepotencia. Lo que ha ocurrido con el Grupo Clarín por ejemplo, para ponerle nombre propio a las cosas, porque si no, no siempre nos entendemos. Yo creo que en este momento, fijate lo que se ha conseguido en el mundo del periodismo, yo podría decir todo lo que se me ocurra de lo mal que pienso del periodismo y la gente no dejaría de pensar que estoy hablando de Clarín. Eso han conseguido. Y de recuperarse de eso van a tardar muchísimo Clarín y los demás medios, los que lo han seguido, los que han estado a su compás. O sea, que la cuestión ideológica está siempre y es muy respetable. Yo no tengo problemas en leer La Nación, a mí no me daña. Me preparo culturalmente o educacionalmente para rebatir o no, porque muchas veces dicen cosas con las que acuerdo, pero lo que la gente no sabe y para lo que hay que prepararse es para leer los diarios  de hoy día de quienes defienden intereses desde su condición de medios de comunicación.

¿Cuál es la responsabilidad del Gobierno Nacional, en especial el de Cristina Fernández, en poner en escena la discusión sobre los medios de comunicación?

En este tema el Gobierno lo que ha tenido es coraje, por un lado, pero antes del coraje tendríamos que citar incongruencias, porque no es lo mismo lo que ocurrió hasta el 2007 que lo que vino después. A veces las personas que gobiernan se dejan llevar por el consejo, la opinión de personas en las que confían muchísimas veces. A mi me ha ocurrido en el modestísimo mundo en el que me desenvuelvo, mucho más le puede ocurrir a un presidente. Como sea, el gobierno ha sido incoherente.

Recibía consejos que tenían que ver con lo que estaba establecido que debía hacerse…

(Asiente) Pero después de esa incoherencia se decidió romper con lo establecido, con el miedo que provoca el periodismo (el periodismo de este tipo). De Alfonsín para acá, cuando enfrentó a las corporaciones, yo no había visto tanto coraje para jugarse por una idea como lo ha hecho este gobierno con respecto a los medios de comunicación. En ese rubro, estoy totalmente del lado del gobierno. Más que del lado del gobierno, estoy en contra de lo que ha sido el comportamiento del periodismo, me asquea, me da dolor, porque amo esta profesión. Me ha dado todo en la vida y creo que debemos devolverle todo, el hecho de que en algunos medios hayan predominado los que hacen negocios por sobre los periodistas ha sido algo que vamos a pagar por mucho tiempo en credibilidad, todos, porque al vos oponerte a ellos, los medios con gran habilidad te quieren situar en un lugar en el que no vos no estás. A mí me ocurre permanentemente, o sea que también los que no tienen ese comportamiento van a pagarlo. Yo estoy dispuesto a pagarlo, prefiero pagar el precio que a mí me corresponda, si esto incluye el precio que van a tener que pagar los que han hecho con la profesión una etapa que avergüenza a quienes sueñan con un periodismo de calidad, como seguramente hubo en el país.

La ley de medios, con las imperfecciones formales que pueda llegar a tener, ¿es una herramienta para subvertir esa ecuación de que en vez de que los Medios utilicen la política, sea la política en sentido amplio, desde la militancia, las bases (VH: Sí, la política bien entendida es la gente),  la que utilice a los medios para que se desarrolle una pluralidad?

Sí, yo francamente no le encontré defectos a la Ley de Medios y en su momento la leí intensamente. Tiene que ser así, irrita  esta ley a los medios y a los políticos que se pusieron en línea con el interés de esos medios por una pobreza intelectual y espiritual que bate récords…

La mezquindad de ponerse a defender esos intereses…

La mezquindad que han tenido, sí, irrita que sea una ley anti-monopólica. Y estas leyes son así, tienen que ser con urgencias. Una de las cosas que le critican es “cómo lo van a hacer desprender ahora mismo de los 260 medios” que tiene el grupo mayoritario. Bueno, es que se hace con rapidez o no se va a poder hacer nunca. Porque ellos con tiempo crean las circunstancias después, todas las trampas que pueden llegar a hacer…

Que tienen un inmenso poder para crear…

Pero sí, tienen muchísimo poder, fijate que ahora van a hacerle un juicio a la AFA porque les quitó el fútbol en su momento y ¡lo quieren hacer como indigentes! Son capaces de hilvanar cualquier secuencia porque no les da vergüenza nada en el mundo de los negocios que se desenvuelven. Así que la Ley de Medios es esta o nunca más. Por eso es tan importante que ahora salga. El otro día me preguntaban “¿quiere que la Argentina salga campeón del mundo?” Me encantaría, pero te regalo el mundial si sale la Ley de Medios. Para este país y esta sociedad es muchísimo más importante para los tiempos que vienen que salga la ley de medios, que ganar el campeonato del mundo. Si se consiguen las dos cosas,  mejor, porque sería una alegría muy importante para todos los argentinos. Pero nada se está jugando tan importante en estos momentos como la entrada en vigencia de la Ley de Medios.

A los jóvenes les decimos lo lógico: “que se metan…”

Están siendo muy participativos, lo más lindo que tiene la Ley de Medios es que ya consiguió un triunfo: darle una bandera a la juventud. Vos, que sos tan pibe, ¿qué bandera tuviste? No peleaste contra la dictadura, no tuviste que soportarla, no tuviste una bandera por la democracia, la encontraste hecha cuando empezaste a crecer, vos sos contemporáneo a esto que planteo…

Sí, somos de una generación que nació con Menem, que lo primero que entendió por política era lo que pasaba en el menemismo…


Claro, podés haber tenido una bandera contra el neoliberalismo, pero eras muy chiquito. En 2010, un chico de veinte, veinticinco, treinta años no ha tenido banderas y la Ley de Medios le dio esa posibilidad. La de saber que se puede luchar contra la mentira, la hipocresía, yo te diría el crimen organizado que se suscita (entendiendo bien lo que quiero decir por crimen), que es lo que han cometido los medios de comunicación durante este tiempo. Lo más lindo de la Ley de Medios es que dio lugar a la alegría, y de ahí a la juventud. Es muy difícil encontrar a un joven que no se emocione peleando por la Ley de Medios, y eso es para siempre, es un valor que queda aunque nunca se ponga en práctica la Ley;  porque eso es algo que también puede ocurrir: yo no le tengo confianza en este momento a la Corte Suprema de Justicia por mínimamente dos o tres integrantes, como Lorenzetti, Fayt…

Y por reuniones recientes de la AEA (Asociación de Empresarios de Argentina) con ellos…

Un lobby descarado, impune, hecha por el dueño de Clarín con el pretexto de que iba con otros empresarios que venden caramelos.

Una asociación empresaria que tiene una historia haciendo lobby…

Y que un buen diario debería controlar, porque maneja varias cuestiones muy importantes para el país, pero no: participa para estar desde adentro manejándola y por eso hay una dispersión de algunas de esas empresas.
Es muy lindo lo que ha ocurrido en torno a la Ley de Medios. Aún con la gran frustración que significaría que esta Corte Suprema la patee para más adelante, que es una forma de que esta ley no salga. Porque, como dije, esta ley es ahora y cualquiera que diga “quiero estudiarla” está trampeándote en este momento.

El tiempo es un aliado de los monopolios

Claro, como en la película de El Padrino; si la ves un día, hay un momento en el que el padrino le dice al hijo: “si alguien te viene a ofrecer que te reúnas con fulano de tal, ese es el traidor”, porque la única manera en que te puede ofrecer un arreglo, una entrevista es que te está queriendo traicionar. Bueno, cualquiera que en estos momentos venga y te diga “la ley de medios la tenemos que seguir discutiendo” o “la vamos a resolver más adelante”, ese está traicionando la Ley de Medios y la gran esperanza que esta significa para la sociedad.

*Coordinador General del Club de la Política

Foto: Facundo Di Biaggio

Puede verse y bajarse la entrevista en http://www.elclubdelapolitica.com.ar
 

COMENTARIOS (4)

Leer todos los comentarios
MgvIfdTm3PV8

AFAIC th'ats the best answer so far!

link building

6MqJ9J Im obliged for the blog.Thanks Again. Great.

AVhlEQQbrvKDzPT

Essays like this are so important to boradneing people's horizons.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.