Miércoles 29 de Marzo de 2017 - 04:17hs. - República Argentina Edición # 1629

Revista #37 Abril 2010 > Medios de Comunicación

La última de la SIP


Por Diego Otondo

Vieja defensora de los regímenes dictatoriales latinoamericanos, la SIP, se reunió en Aruba para defender la “libertad de expresión”. Traducido al criollo, quiere decir libertad de empresa, estado pasivo, monopolio informativo y concentración económica. En pocas palabras, la defensa del “fin de la historia”, de la historia sin rivales para que la dictadura mediática pueda actuar como le plazca dentro de un contexto neoliberal.

“Creo que ha desaparecido el compromiso que se pensaba existía al caer el Muro de Berlín de respetar el derecho de las personas a poder opinar y expresarse sin temor a represalias de los gobiernos”, expresó el presidente de la SIP Alejandro Aguirre. “La libertad de expresión ha retrocedido en los últimos años porque gobiernos como el de Cuba se han mantenido en el statu quo y gobiernos que fueron elegidos democráticamente están tomando el rumbo que tradicionalmente asumían los regímenes dictatoriales”, agregó Aguirre en la reunión que aglutinó a 250 editores privados en Aruba.

El documento dedicado a la situación de la “prensa independiente” en la Argentina emitido en Aruba, hace hincapié en que la agenda informativa es manejada a discreción por el Gobierno Nacional y “no por investigaciones periodísticas”. Cita como ejemplos el “decreto del aumento de las retenciones agrícolas en el 2008 o la polémica ley de medios en el 2009” y también el “decreto de Necesidad y Urgencia que destinó el uso de reservas del Banco Central para el pago de la deuda, disparando un foco de fricción entre los otros dos poderes del Estado y los medios”.
Para la SIP, la Argentina transita el camino del autoritarismo a través del “discurso homogéneo gubernamental” que se intenta imponer. En este sentido, en la reunión llevada a cabo en Buenos Aires en noviembre de 2009, el escritor Marcos Aguinis puntualizó que “hoy América Latina está dividida en países donde predomina la democracia y la libertad de expresión y otros donde priman, en cambio, el autoritarismo y la censura”. Y agregó que “necesitan mantener a la gente desinformada y apoderarse de los medios independientes para, desde ese lugar, manipular a la opinión pública”.

Papel Prensa, adquirido por el Grupo Clarín y el diario La Nación en 1977, durante la dictadura cívico-militar, y la fusión entre Cablevisión y Multicanal, también fueron objeto de atención de los editores privados que componen la SIP. Denunciaron que el Estado argentino intenta “controlar la empresa privada de fabricación de papel, insumo básico en la producción de periódicos”.

Sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, aprobada con un amplio margen de votos en la cámara de Diputados y en la cámara de Senadores, la SIP esgrimió su defensa a la ley de Radiodifusión de la dictadura. Acusó al Gobierno de otorgar “amplia y discrecionales facultades al Poder Ejecutivo sobre los medios, cantidad de señales permitidas y estableciendo peligrosos criterios de censura a través del otorgamiento de licencias y la aplicación de sanciones. Fue cuestionada por cinco fallos judiciales”. A la misma conclusión se arribó en la Asamblea en Buenos Aires. En esa oportunidad, las expectativas de los 500 editores privados que asistieron, fueron colmadas por el vicepresidente Julio Cobos que lamentó que la ley haya nacido “en contra de algunos medios”. Resaltó que “el Estado necesita de la prensa para comunicar sus actos pero también para que lo ayude a cumplimentar sus objetivos”, es decir, que el Gobierno acate la agenda mediática y que cumpla los propósitos que los monopolios desean.

“La SIP encabeza campañas sistemáticas de difamación y golpes de Estado de la mano del Grupo Prisa y TELEVISA, Globovisión, Clarín, Mercurio, O GLOBO... consorcios mediáticos monopólicos que operan en España, Estados Unidos, México, Panamá, Costa Rica, Colombia, Argentina y Chile...”, puntualizó el periodista Fernando Buen Abad Domínguez. En este contexto, la SIP aboga para que “los fallos de la justicia suspendiendo la aplicación de la ley de medios” sean cumplidos por el gobierno de Cristina Fernández porque “se dictaron considerando que violan los derechos constitucionales de libertad de prensa y expresión, así como los derechos de propiedad, los derechos del consumidor y las garantías de igualdad ante la ley”.

En el final del documento se dedicó un párrafo para cuestionar la relación entre el Gobierno y la Justicia: “la Presidenta también enfrentó a la Justicia cuando dijo que la Corte Suprema sólo es independiente del gobierno y que hay jueces que conceden excarcelaciones o eximiciones de prisión que responden a otros intereses que no son los de la Justicia. Por otra parte, la Corte Suprema de Justicia se pronunció en varias oportunidades por la necesidad de no judicializar los temas políticos”.

Es fácil advertir las diferentes aristas de la SIP cuando propone defender a la “libertad de expresión”. Los ítems plantean claramente un programa para que los gobiernos no se desvíen de las normas neoliberales más elementales. Para la SIP todos los países deberían tomar el camino hondureño. La prensa “independiente” que defienden a capa y espada funciona como un biombo para el poder económico que no es noticia, que no existe, que no tiene historia. Por eso hicieron alusión al “clima polémico y politizado” cuando se reunieron en Buenos Aires. Uno de los problemas que desdeñan lo resumió el periodista Joaquín Morales Solá el pasado 24 de marzo: “el debate instalado sobre los periodistas y los medios es tan erosionante para la profesión como los despectivos discursos en los atriles del matrimonio Kirchner, que cuestionó la SIP”.

El problema para los medios corporativos es -no sólo el clima adverso a las políticas neoliberales en varios países- que se los discuta y que hayan sido identificados como actores de poder en el debate nacional cuestionando su pasado, su presente y su futuro. Esto es imperdonable para las corporaciones que actúan disimulando y se presentan, como escribió Noam Chomsky, de manera altruista, desinteresada y generosa.

COMENTARIOS (15)

Leer todos los comentarios
cheap backlinks

OING4p Thanks for the article post. Really Great.

cheap seo services

GbI4KX I value the blog post.Much thanks again. Really Cool.

cheap seo services

6LJrQz I really liked your blog article.Really looking forward to read more. Awesome.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.