Miércoles 29 de Marzo de 2017 - 04:11hs. - República Argentina Edición # 1629

Revista #20 Julio 2008 > Politica Nacional

“Hay que animarse a ser como Germán”

Entrevista con Víctor De Gennaro. Fueron amigos y compañeros, militaron juntos en el peronismo y en el frente sindical, fueron miembros fundadores de la Central de Trabajadores de la Argentina –CTA-, tenían grandes discusiones políticas, que seguramente seguirían teniendo en la actualidad, pero sin dudas ambos siguen siendo ejemplo de “vivir como se habla”.


Por Juan Manuel Fonrouge

El nombre de Germán volvió a estar presente a partir del discurso de Agustín Rossi en la nacionalización de Aerolíneas Argentinas…

Germán apareció, y sigue apareciendo, no porque lo nombre Rossi en su discurso,  hay cientos de lugares en el país donde compañeros recuerdan su nombre, los compañeros de ATE decían que ‘nosotros tenemos que decir quién hace el homenaje’, ninguno es dueño. El decía que no iba a morir por el cáncer, sino que él, como miles y miles de compañeros que han dado su vida en aras de lo colectivo, de un proyecto nacional, popular, revolucionario, transformador. Van a vivir si somos capaces de construir distintas alternativas y transformar este sistema perverso que nos sostiene en la pobreza, que humilla o saquea los recursos naturales de nuestro país. Germán vuelve en esas cientos de expresiones  populares que reivindican su nombre, en una unidad básica, en un comité, un centro de trabajo, un Centro de Formación Profesional, un comedor, y aparece permanentemente. Se cumplen 15 años de que falleció, y sin embargo se ha ido consolidando en una expresión que, durante un mes, generó acciones y reivindicaciones. No es porque una persona lo nombra públicamente, que tiene todo el derecho de hacerlo, mucho más si se está hablando de reivindicar a quien fue la cara visible del “Grupo de los 8”, que no se entregó a la traición del peronismo y fue capaz de levantar las banderas contra las privatizaciones.

Te lo preguntaba en relación a la aparición de su nombre en los grandes medios de comunicación, su legado está siempre presente en los militantes… ¿Cómo se conocieron con Germán?

(Muestra dos fotos en un cuadro colgado en la pared de su oficina de la CTA) Esta es de la noche que nos hicimos amigos, la foto que estamos los dos abajo es cuando volvió de EEUU, después de su primera gran operación. Lo fuimos a recibir a Ezeiza, y como había tanta gente nos fuimos al auditorio de ATE. Al poco tiempo yo cumplía años y junta esas dos fotos y me las regala. Nos conocimos en un local de la Unión Ferroviaria, de la Agrupación Peronista Amado Olmos, donde militábamos, durante el 72…73. El trabajaba en centros barriales, yo en el frente sindical, en ese plenario se discutió bastante, éramos muy jóvenes, y yo hice un planteo muy fuerte, que me contestó Julio Guillán, un gran referente, y me hizo sentir que había ido demasiado al frente. Después estábamos en la peña y digamos que Germán me bancó. Ahí empezamos a conocernos, después se incorpora al frente sindical, se incorpora al sindicato de pintura, y ahí empezamos a trabajar juntos. En el 75 pierden en el sindicato de pintura y logramos, en diciembre del ’75, incorporarlo en la Secretaría de Minería. Nosotros ya estábamos construyendo una alternativa fuerte dentro de ATE, en ese momento nuestro referente era Héctor Guardiana, Secretario General de la CGT de los Argentinos durante el “rosariazo”, y Secretario Gremial de ATE nacional. Después empezamos a construir y conformamos ANUSATE, y la amistad se fue acrecentando, discutíamos en términos políticos en muchas cosas, y estuvimos juntos en la dictadura, recuperamos ATE…

¿Cómo fue la vuelta a la democracia?


Después de la dictadura, no había otra estrategia que recuperar la democracia, recuperar ATE, era una estrategia muy fácil, volver a donde nos habían sacado, recuperar el peronismo, recuperar la CGT y recuperar el gobierno. Y recuperamos todo. Fuimos parte de la Renovación Peronista, de la CGT con Saúl Ubaldini, y llegamos al gobierno… y fue la aparición del menemismo, y ahí hicimos un duelo, ese duelo que no nos dimos cuenta el 12 de julio del ’74. Ahí Perón dijo en la Plaza de Mayo: “mi único heredero es el pueblo”, no dijo el PJ, tampoco el peronismo, dijo “el pueblo”, una nueva etapa del movimiento nacional, si hasta llegaron a usar el peronismo para hacer todo lo contrario de lo que Perón fue. Menem hizo muchas cosas, pero para alguien formado en la resistencia como yo, besar a Isaac Rojas, fue como romper toda la identidad, o algo que me di cuenta después… regalar el derecho de huelga, lo podría haber firmado cualquier día, el 16, el 18, vos sabes que lo firmó el 17 de 0ctubre… hay que ser hijo de puta, 17 de octubre, para demostrar que no tiene nada que ver con el máximo hito de la clase trabajadora, que fue el 17 de octubre.

Escuchando sus discursos y entrevistas, parece que cuanto más enfermo estaba, más lúcido se ponía...

Germán a medida que iba acercándose a su discapacidad, a “su despedida sin pedir permiso”, como dice un compañero, se iba humanizando a limites que a mí me sorprendían, era una profundidad y una capacidad de decir, y de ver cosas…El dice tres cosas en su último discurso, él viene a bancar la formación de la CTA, había discusiones, era difícil. La primera, que no me sorprendió, era agradecerles a todos las manos, los abrazos, porque uno es emergente y producto de esas cosas cotidianas, un dirigente, por más que se crea lo que quiera, si no aprende eso… uno es una hojita en la tormenta. Si empezás a entender eso, que sos parte de una clase, de un pueblo que tiene una historia, y hacés un crack en la cabeza que te sentís ante todo eso, poderoso, con toda la fuerza, esto lo aprendimos juntos. El otro punto sí me sorprendió, que dijera que no lo iba a matar el cáncer, sino la incapacidad de cambiar esta situación, mucho tiempo después lo entendí. Si no ganamos, no va a haber historia, la historia la van a escribir los que ganan. Cada homenaje a Tosco, Walsh, Cooke, Olmos significa ganarle a la derrota, a la desmemoria. Ellos disputan la memoria. Según David Viñas, el que tiene más nombres de calles y monumentos en la Capital Federal es Ramón Falcón, el que nos asesinó a los compañeros en 1909. Glorifican a un asesino que mató pibes, es como si vos en La Plata lo tuvieras a Ramón Camps en las calles. Si ganamos nosotros estará Troxler. Ganar significa eso, vivir significa eso. Por último, Germán también dice sentir que hay un camino para construir una sociedad nueva, convocarnos cuando se le estaba yendo la vida, eso es de una grandeza impresionante. Cuando fundamos la CTA, en el Luna Park, con 4500 compañeros, pude sentir que era posible hacerlo. Uno siempre tiene la duda de la CTA, porque los que provenimos del peronismo, está todo eso de la unidad de la clase trabajadora, de la CGT, si no estaremos dividiendo. La mayoría de los desaparecidos son trabajadores, delegados, y sin embargo era difícil. Cuando se recupera la ESMA, fue una movilización impresionante, y me dije ‘menos mal que hicimos la CTA’,  había otros sectores del trabajo, pero los únicos carteles eran los de la CTA, y los del “Barba” Gutiérrez, que siempre ha sido una expresión de esa lucha, de la UOM de Quilmes. La CTA podía estar, la CGT no podía estar, fue la recuperación de nuestros muertos, dije ‘menos mal que hicimos la CTA’, no tenemos vergüenza de ser trabajadores.

Supongo que debe haber sido difícil jugarse a romper la CGT...

En esa época estábamos entrando a otra etapa del proyecto nacional, entrábamos con identidad de clase trabajadora. El proyecto nacional tiene que ver con esa identidad latinoamericana, indo, ibero, afro americana, y con una etapa humana, porque estamos en una nueva etapa de la humanidad, cuál es el nuevo proyecto, qué tipo de socialismo, qué tipo de protagonismo popular, y resolvimos caminarlo con lo que teníamos, basta de mirar para arriba, miremos a nuestro pueblo. Y ahí empezamos a recuperar otras cosas. Lo mismo que está sucediendo ahora, de los que dicen que no se puede hace otra cosa más que sobrevivir y los que creemos que se puede transformar la realidad y ser felices… y siempre creer en el pueblo. Los que dejan de creer en el pueblo y piden permiso para arriba, son los que terminan sobreviviendo. Es importante sobrevivir, venimos de un genocidio, 500 años de genocidio de los pueblos originarios, para vivir algún día tenés que sobrevivir, hasta que algún día pudieran ser libres. Hoy están en cana la mayoría de los responsable de la represión gracias a los sobrevivientes, todavía la justicia argentina ni la Corte han aprobado que haya un juicio por genocidio, son juicios penales gracias a los sobrevivientes que hicieron las denuncias, pero si no se avanza, si no se cree que es posible avanzar, no se vive, y eso hace a la diferencia con creer en el protagonismo del pueblo, no apostar a la viveza de alguien o a la capacidad de uno, que encima después se someta al saqueo de los recursos naturales, a la entrega, a lo que esta pasando en nuestro país, en el sentido del modelo económico, político, social, cultural del sálvese quien pueda que nos trataron de instalar en esos años, contra otro que busca una transformación.

¿Cómo fueron los últimos momentos con Germán?

Él apuesta a ayudarnos a marcar un camino… estaba muy mal, pero desde aquel dolor es capaz de reconstituirse, haber podido venir a hablar al Parque Sarmiento… era un tipo especial. Antes de fallecer vuelvo de un viaje y me voy al hospital, ese fue un día muy especial. Germán era capaz de salir con cualquier cosa, en un momento me dice: ‘negro, tenés que hacerme un favor, pero me tenés que prometer que lo vas a hacer, porque tengo miedo de que aflojes, mirá que ya se lo pedí a Marcela’, y me digo, este que me va a pedir, ‘no, porque por ahí los compañeros, por hacerme un favor, deciden velarme en el Congreso’, pero que estás diciendo bolu -le digo- dejá de joder, ‘no me vayan a velar en diputados’, repetía, pero por qué es tan importante?, y dale, ‘por favor, jurame que no me van a velar’, pero por qué tan importante?, dejate de joder, y me responde, ‘no negro, vos te imaginás si me están velando y me llega una corona de Menem, ¡me muero loco!’.  Por eso los que dicen que recuerdan a Germán, lo importante de eso es que se animen a ser Germán, y eso vale la pena.

¿En qué consiste la Constituyente Social que impulsa la CTA?  

En esta nueva etapa del movimiento nacional hay que construir un nuevo proyecto, con organizaciones sociales, políticas, religiosas, partidarias. Creemos que es posible cambiar el país, lo electoral tiene que ser la consecuencia de esa construcción, no define el 2009, lo que define es lo cotidiano, lo que define es la solidaridad de los compañeros, salvar la vida de un pibe del hambre es revolucionario, no es cada dos años una elección, eso es una foto, todos los días se pelea la constitución de un poder político, social y cultural, como alguna vez lo fueron los pueblos originarios, las montoneras, los federales, el yrigoyenismo, el peronismo. No es una máquina de ganar elecciones, ojalá nuestro pueblo sea capaz de construir una herramienta electoral propia.      
 

COMENTARIOS (8)

Leer todos los comentarios
crorkz

mDOCmK I am so grateful for your article.Really looking forward to read more.

high quality backlinks

dESgbT Major thankies for the blog post.Really thank you! Great.

awesome seo

TOOtjD I really liked your article. Want more.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.