Sábado 29 de Abril de 2017 - 04:27hs. - República Argentina Edición # 1660

Revista #45 Enero 2011 > Politica Nacional

Campesinos: historias de resistencias a persecuciones, asesinatos y desalojos


Por Hernán Viudes

El Presidente del Movimiento Campesino de Santiago del Estero, (MoCaSE), Guido Corvalán, denunció a 2010 las persecuciones, los desalojos y hasta los asesinatos que sufren los campesinos en esa provincia. “ Nos  desalojan, nos ponen alambrados. Sentís un ruido de un vehículo, más si es una 4 x 4,  y ya es preocupante;  hasta los nenes de 5 años están atentos a cualquier ruido extraño.  Si llega alguien que no conocemos, no nos animamos a invitarlo a tomar un mate, hasta eso te limita; no sabés si recibirlo porque no sabés si mañana se presenta alguien que ha comprado tu campo y te tenés que ir”.  Corvalán explica que en las comunidades hay miedo, y muchos pobladores han “firmado la venta de sus tierras” a un precio irrisorio por “falta de conocimiento de derechos; (... ) “agarrá algo” te dicen, y por miedo a perder todo, a quedarse sin nada, hay gente que vende.” Además, quienes llegan a apropiarse de las tierras que históricamente pertenecieron a estas comunidades, lo hacen con gente armada y algo más: “los empresarios traen datos precisos, saben a dónde van y con quién hablar, alguien pasa esos datos. Hay pobladores que se venden, por necesidad o desconocimiento. También está el miedo a la policía y a los jueces”.

Según la organización El Ceibal, en Santiago del Estero hay un millón y medio de hectáreas en conflicto y 100 mil campesinos afectados. En el documental “Sueños invisibles” -que se puede ver en la web-,  María Elena Farías, del MoCaSE, describe cómo se modificó su vida cotidiana: “Cambió lo que para nosotros es común, sembrar, ver los animales De un tiempo a esta parte mi vida ha cambiado, porque el tema de estar viajando, las reuniones, eso ha hecho que cambie totalmente. Antes uno llegaba y estaba el momento de la mesa; ahora uno llega, otro sale y yo soy la que nunca está. Se ha complicado la situación económica, la familiar, y ahora estos conflictos con la tierra. El avance de estos empresarios pone en riesgo nuestros lugares y nuestras casas. (…) De Nueva Esperanza hasta Santo Domingo hay comunidades que han ido despareciendo”. Para los pueblos originarios la tierra es una manera de vivir, “es todo, estamos en constante contacto porque es la que nos sostiene para seguir viviendo”.

Pero el drama no termina en esa provincia: en Formosa, en la última semana de noviembre asesinaron a “dos integrantes de la comunidad La Primavera, del Pueblo Qom, mientras estaban defendiendo pacíficamente sus derechos ancestrales en un corte de ruta que se mantiene desde hace meses”, según el comunicado del Foro de Organizaciones de la Agricultura Familiar. Corvalán recuerda que lo mismo ya había sucedido “en Santiago del Estero con Sandra Juárez  en San Nicolás y con un nene de cinco años en el año 2005 (…). Actualmente hay gente con pedido de captura, prófuga, como “Luis Ressio, Pablo Maguna, Pedro Abud y Alfredo Acosta (por) abuso de armas y daño en concurso real de delitos” –expediente Nº 366-B/11 con fecha 20 de octubre de 2010, del juzgado de instrucción criminal y correccional de cuarta dominación, poder judicial de Santiago del Estero-.
Así se puede ver en la denuncia del MoCaSE publicada por radio Amanecer.  “Los campesinos y campesinas continúan con el reclamo para evitar los desalojos y la escalada de violencia generada por los supuestos dueños de tierras en Pozo del Castaño, Departamento Pellegrini, al norte de Santiago del Estero. La situación es tensa: no sólo por los dos intentos de homicidio que personas vinculadas a los empresarios cordobeses Luis Ressio y Alberto Croche cometieron contra las familias, sino también por los constantes avances que ejercen sobre los campos, las persecuciones, amenazas y tiroteos a miembros de organizaciones campesinas. (…) La previsión de los campesinos  hizo que huyeran al monte y se escondieran para salvar sus vidas”.

En un informe al que tuvo acceso 2010, el abogado de la Unión de Pequeños Productores del Salado Norte (U.P.P.Sa.N.), Santiago LLinás Mathieu, detalla que “Luis Ressio y Alberto Croche intentaron en muchas ocasiones despojar por medio de la violencia a los campesinos (…) contratando siempre “guardias blancas”, es decir, matones a sueldo.”
El cuadro de situación lo completa el dirigente del MoCaSE, Guido Corvalán: “Atacaron tres o cuatro veces de noche en Pozo de Castaño. Siguen amenazando a la gente. Pusieron una prefabricada, unas instalaciones para ubicarse y tirotearse, una antena de 30 metros para él y sus cómplices, porque allá no hay señas. Y a 150 metros de ahí, nuestra carpa de resistencia. La directora de la escuela está por cerrar el colegio porque no tienen seguridad. De las 60 y pico familias, en el corte de la ruta 34 hay 40, pero hay gente atemorizada y otra que fue comprada. Exigimos que –el gobierno provincial- tome una decisión urgente, que reconozca actos posesorios del campesinado.”

El 8 de junio el gobernador Gerardo Zamora se comprometió a solucionar los problemas de los campesinos ante el MoCaSE y el Foro Provincial de la Agricultura Familiar; entre otros puntos, figuran: financiar la solución dominial, la  elevación a la legislatura de un proyecto de ley elaborado en conjunto con las organizaciones, la conformación de un “cuerpo de cuidadores del monte” de 60 integrantes, la regularización de las posesiones campesinas sobre tierras fiscales, y la resolución favorable para los campesinos de los conflictos puntuales de Piruaj Bajo, Jumi Pozo, San Nicolás y otros departamentos.

Al mismo tiempo que en la  comunidad de Piruaj Bajo (300 Km. al norte de la Ciudad de Santiago del Estero), el MoCaSe resiste y se defiende frente a “los trabajos  continuos realizados por los señores Horacio Gándara y Luis Méndez Escurra,  de desmonte ilegal, cierre de caminos vecinales, robo de ganado mayor y menor, presencia de guardias armados que intimidan a los vecinos”.  Esgrimen la posesión  de los títulos de las tierras donde los campesinos viven ancestralmente  . Son más de 20 las comunidades afectadas directamente y aproximadamente 300 familias, con siete integrantes en promedio cada una.

Según el Dr. Pablo Luciano Muratore, abogado  de la comunidad campesina Agua Amarga, Dpto. Pellegrini, Santiago del Estero, “en la escuela los padres dejaron de enviar a los chicos que recorren varios kilómetros a través de caminos vecinales, porque sujetos armados recorrían los caminos impunemente haciendo tiros al aire y amenazando a quien se les cruzara”.

Pasó más de un mes desde el inicio del corte el 17 de octubre, los campesinos del MoCaSE siguen con la resistencia  en la ruta 34, esperando el cumplimiento de lo prometido por el gobierno provincial.
 

COMENTARIOS (2)

Leer todos los comentarios
VlDwJsVpl

Nepo,A frase ne3o poderia ser mais adaequda Foi f3timo!Quero deixar mais uma sugeste3o de livro para o grupo: Pense Fora do Quadrado THOMAS H. DAVENPORT. Vale a leitura!Bjs e ate9 breve!

lvvtRauVY

I'm out of league here. Too much brain power on dpislay!

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.