Jueves 23 de Marzo de 2017 - 23:03hs. - República Argentina Edición # 1624

Revista #26 Abril 2009 > Politica Nacional

La deuda interna: Pueblos originarios en lucha permanente

Autogestión y micro emprendimientos en la comunidad aborigen de Anfama a varios kilómetros del centro tucumano. Pese a las inclemencias del lugar y el difícil acceso, un grupo de docentes relatan el significado de la docencia en lo alto de los cerros.


Por Juan José Basanta

Bajo una profunda herida sobre el verde del cerro comienza a vislumbrarse el inmenso pedregal que dejó la última creciente. La naturaleza hizo que el río desdibujara las sendas por donde los maestros de la escuela “Virgen de la Merced” del Alto de Anfama, recorren los imponentes cerros tucumanos, situada a seis horas a caballo al oeste del Siambón.

Allí donde el cóndor hace nido y las nevadas y el frío calan en lo hondo de los huesos, 120 niños izan la bandera todas las mañanas en lo alto de la montaña. Los docentes suben y bajan a pie por las sendas, desafiando pendientes, precipicios y los siete cruces del río.

Siguiendo las palabras de Atahualpa corporizadas entre senderos, mulas y pedregales, comienzan a divisarse los primeros ranchitos, separados unos de otros por kilómetros; haciendo aún más difícil el acceso al lugar.

Para llegar hasta el establecimiento educativo de Anfama, los docentes y miembros del lugar cuentan con una camioneta, que por burocracias políticas, es imposible utilizar, dado que los caminos que van desde Anfama hasta el Siambón son intransitables.

En ocasiones, los caprichos de la naturaleza obligan a los docentes o visitantes a recluirse por semanas enteras en pequeños cuartos, sin agua, ni leña, ni luz y provisiones; pese a que el Plan “Manos a la Obra” que daría trabajo a los propios pobladores en la edificación del establecimiento educativo y, que tendría que haberse entregado en agosto de 2005, aún está en construcción.

Aunque las adversidades parezcan encapricharse con el destino de los pobladores, entre las 46 familias y 500 personas con aproximadamente 200 niños se encuentran personajes como Daniel Chocobar, ciego de nacimiento. Este joven es uno de los músicos del lugar y colabora con los docentes en las tareas de los demás alumnos; además participa del programa de autogestión que se desarrolla actualmente en Anfama.

Desde principios del 2008 la comunidad aborigen de Anfama en conjunto con demás personas, entre ellos los docentes, llevan adelante una serie de programas comunitarios.

Este tipo de emprendimientos esta dirigido a fomentar el trabajo y generar mejores condiciones para el desarrollo de sus actividades. Entre los docentes, particulares y la comunidad llevan adelante el programa “Pro Huerta” al que se le sumó el proyecto “gallinas Ponedoras”, ambas iniciativas fueron planteadas por la incipiente organización comunitaria indígena de Anfama.

A la tarea de los docentes y colaboradores de la escuela, se les sumó la participación de  ingenieros y especialistas del INTA; estos últimos donaron las gallinas ponedoras que proveerá de 30 huevos por semana para cada familia y guiarán a los pobladores en la puesta en marcha del proyecto “Pro Huerta”.

Una vez enterados de los proyectos que se llevarían a cabo en el Alto de Anfama, la organización indígena fue confeccionando los listados de las familias que participarán en el programa Pro Huerta, el de las gallinas ponedoras y el de cosecha de maíz.

Los distintos programas de autogestión fueron diagramados durante todo el 2008 para ponerlos en funcionamiento en el corriente año. En algunas zonas del cerro, ya pueden verse las plantaciones de verduras y maíz, mientras que en otras, los gallineros crecen día a día. Los ingenieros del INTA creen que en meses todos los habitantes de la comunidad podrán tener desarrollada sus huertas y gallineros.

Este tipo de emprendimientos servirá para que la comunidad pueda autoabastecerse y no dependa de la colaboración de entidades privadas y particulares, que se acercan siempre y cuando las condiciones del tiempo lo permitan. Además, podrán intercambiar mercaderías y provisiones cuando lo requieran, de acuerdo a las necesidades particulares de cada familia.

Dado que el Siambón es una zona propicia para desarrollar el turismo de aventura, por el cual, algunas familias hospedan a los visitantes en sus casas, brindando comidas y bebidas, con la puesta en marcha de este tipo de iniciativas la calidad del servicio se verá beneficiada.

La directora de la Escuela, Daniela Díaz, expresó la necesidad de llevar adelante este tipo de proyectos en la comunidad. Aseguró que el compromiso con dichas iniciativas debe generar ayudas concretas a una comunidad aislada de recursos para desarrollarse y lograr junto a ellos implantar la cultura del trabajo con proyectos sustentables.

Muchas veces los docentes se han preguntado en que medida el desarrollo de la comunidad en estos aspectos podría modificar la vida de los niños que viven en la montaña. Cuál sería el costo que deberían pagar y que parte de sus tradiciones se perderían o se modificarían. Sentada sobre un tronco de eucalipto, Belén Guerra, docente desde hace muchos años, dice: “estas preguntas se contestan solas, el desarrollo que pedimos es generar herramientas entre la población, que les permita ser capaces de construir su propia realidad, con sus necesidad y preocupaciones. El despojo de sus tierras, el maltrato hacia ellos y el aislamiento total, ha hecho que muchos de ellos perdieran, incluso, la capacidad de modificar su propio entorno”.

Los docentes y habitantes de Anfama no ven atentada su identidad y sus costumbres frente al desarrollo. El mismo significa la construcción de caminos para transitar libremente sin poner en riesgo la vida de las personas, sin obligar a los docentes a permanecer durante semanas a raíz de las inundaciones y la precariedad de las sendas. Significa alimentos, provisiones y remedios para los pobladores; significa que el material educativo debe ser coherente y acorde a las necesidades de los niños; significa esperanza y objetivos concretos para los pobladores. Sus vidas y su identidad no se verán afectadas en la medida que la ayuda no sea en favor de intereses particulares y deshonestos en detrimento de la propia comunidad.

Tal como la agrupación aborigen de Anfama dentro de los silenciosos cerros del Tucumán profundo existen en nuestro país centenares de comunidades que ven peligrar su destino, su identidad. Aunque se sabe también, que en cada rincón de estos pueblos originarios y, como contrapartida, docentes y agrupaciones sociales intentan generar nuevos espacios con el objetivo de mantener la identidad  y el patrimonio cultural de estas tierras.

Las tierras no son ajenas

A fines del mes de diciembre de 2008, las familias de la comunidad aborigen de Anfama, se reunieron en la escuela del lugar con el objetivo de discutir cuales serían los pasos a seguir frente el avance de particulares sobre sus tierras. Según comentaron los pobladores, este tipo de situaciones son comunes.

La zona del Siambón, es propicia para el turismo de aventura. Por esta práctica, la comunidad se ve beneficiada, pudiendo explotar económicamente el lugar, ofreciendo comidas y bebidas a los que allí concurren.

Es por ello que genera el interés de algunos empresarios que con la intención de abrir un espacio turístico en estas tierras, no dialoga con la comunidad sobre que es lo que allí harían o dejarían de hacer, dado que estas tierras son incuestionable patrimonio de la comunidad de Anfama. 

 

 

COMENTARIOS (18)

Leer todos los comentarios
HvJTIqLFzPrjzohKY

iNLzTe

backlinks

I1GM1G Thank you ever so for you post.Really looking forward to read more. Much obliged.

michael crork

8Gkgru Way cool! Some extremely valid points! I appreciate you penning this post and also the rest of the site is really good.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.