Martes 25 de Julio de 2017 - 21:42hs. - República Argentina Edición # 1748

Revista #50 Marzo 2012 > Politica Nacional

EDUARDO BARCESAT: APUNTES SOBRE UNA REFORMA CONSTITUCIONAL

¿Para qué se necesita una reforma constitucional aquí y ahora? ¿Cuáles son los mecanismos y las autoridades que deben realizarla? ¿Es viable una elegibilidad indefinida temporalmente? ¿Favorecería la construcción de entidades como la Unasur y la Celac? ¿Cuál es el verdadero rol que debe jugar el Congreso?


Por Eduardo S. Barcesat

1: Mecanismo y autoridades para la reforma constitucional

El art. 30 de la Constitución Nacionalregula el mecanismo y autoridades de la reforma constitucional. En tanto  norma en laque la Constitución se refiere a sí misma, se configura como meta-norma constitucional. Dicho en sencillo, para operar una reforma de la C.N., hay que respetar el mecanismo y las autoridades facultadas para dicho proceso, conforme lo regula ese art. 30. Podría parecer una verdad de perogrullo;  sin embargo, un examen atento de los procesos de reforma de nuestra C.N. acredita que no se ha respetado la literalidad de su texto, lo que –por cierto- no ha redundado en una mejora de la calidad institucional, sino en su deterioro.

Comienza el art. 30 de la C.N. por definir que la Constitución puede ser modificada en el todo o cualquiera de sus partes. Aunque parezca un rasgo de humor, el término más importante de esta sabia previsión es la conectiva “o”. Porque se trata de una disyunción débil. Ambas variables (el todo o cualquiera de sus partes), satisfacen la función “reforma constitucional”. El escaso dominio del lenguaje, en la dogmática constitucional, ha llevado a que se entienda que quien declara la necesidad de la reforma –ambas Cámaras del Congreso de la Nación- tiene que anticiparse a definir si la reforma debe ser total o parcial. Un  rotundo error de interpretación y de conocimiento del significado de los términos de los lenguajes naturales. La función del Congreso de la Nación se limita a declarar la necesidad de la reforma, con una determinada mayoría (2/3 al menos de los votos de ambas Cámaras), pero de seguido el art. 30 de la C.N. define claramente que la reformaserá efectuada por una convención o asamblea constituyente convocada al efecto. Esto es, que el único órgano constitucionalmente competente para efectuar la reforma es esa convención o asamblea constituyente. Bien pudo haberse regulado un mecanismo de reforma que facultara al propio Congreso de la Nación, con una mayoría calificada como es la de reunir 2/3 de los votos para realizar la reforma. Pero no es así, aunque conforme ala sabia previsión del art. 30 de la C.N., también este mecanismo y autoridades para la reforma constitucional pueden ser modificados. Ello, si se sabe leer e interpretar al art. 30 de la C.N., tema que no luce en la dogmática constitucional. He puesto de relieve la expresión declara para destacar que la Constitución reserva ese verbo para actos institucionales de la mayor envergadura: se declara la necesidad de la reforma constitucional; se declara el estado de sitio; se declara la intervención federal y se declara la guerra. Ello presupone la reunión de la asamblea legislativa –la reunión conjunta de ambas Cámaras-, para adoptar decisiones institucionales trascendentales.

Puedo abundar en varios ejemplos sobre la significación del art. 30 de la C.N. en la historia institucional argentina. El que más me gusta refiere a cuando un usurpante del poder (la autodenominada “revolución argentina”) intentó justificar un golpe de estado convocando a una reforma constitucional (año 1970). La abogacía argentina, en su máximo certamen (VII Conferencia Nacional de Abogados), tumbó la iniciativa del usurpante, quien se vio forzado aconvocar a “expertos” para que, al menos, una previsible y concertada mayoría le proveyera de un dictamen habilitante de la reforma constitucional, la que –bueno es recordarlo- no fue plebiscitada y cayó sola, sin una flor ni  una lágrima en su sepelio.

Entonces, se pone en evidencia que es necesario comenzar por respetar el mecanismo y las incumbencias para la reforma constitucional.

2: ¿Para qué se necesita una reforma constitucionalaquí y ahora?

La grave crisis global y la forma que adopta el modelo hegemónico imponen, a mi criterio, la necesidad dedefinir los presupuestos económicos e institucionales de un nuevo modo de existencia social, que posibilite superar el horizonte de crisis y  generar una normativa de jerarquía constitucional que se anticipe y regule el porvenir. Es imprescindible asumir el reto de superar el modelo neo-liberal y las estructuras de la dependencia y explotación que lo caracterizan.

Paso a definir los que entiendo como ejes fundamentales de una futura reforma constitucional:

2.1: La integración regional; Latinoamérica y el Caribe

Es el presenteun momento excepcional para esta región. La integración potenciaría la mejora de las condiciones de existencia social de nuestros pueblos: mayor inclusión social y mejor calidad de vida. Porque tenemos lo necesario para ello y porque es tiempo de tomar nuestro destino por nuestras propias manos.

La integración regional ya ha dado pasos importantes con la creación de la UNASUR y, ahora, la CELAC. Hay que proveer una institucionalidad para la integración regional.

2.2: La protección y tutela de los recursos y riquezas naturales. La política fiscal y la ruptura de la dependencia tecnológica

En perfecta conjugación con la integración regional, el modelo venidero tiene que desarrollar reglas claras de protección y tutela de los recursos y riquezas naturales, en nuestro país y en el continente de Latinoamérica y el Caribe.

Un inicio de esa legislación tuitiva en nuestro países la reciente ley 26.737 de protección del dominio nacional sobre las tierras rurales. La iniciativa debe proseguirse conuna regulación del uso –del buen uso- de la tierra, conla protección de las aguas y de la calidad del aire, adentrándoseen el difícil y conflictivo tema de las riquezas no renovables del subsuelo. Es decir,  debe apuntar a combinar actividad productiva con sustentabilidad y el debido resguardo delmedio ambiente. La naturaleza como sujeto de derechos; la protección de las especies y de las generaciones venideras. Esta y no otra es la función de los estadistas. Sobrepasar la coyuntura y prever una normativa capaz de satisfacer esos requisitos para la supervivencia del planeta Tierra y su especie más preciada: el ser humano.

Las guerras futuras apuntarán a la apropiación no sólo de los hidrocarburos y las riquezas minerales, sino también del agua potable y el alimento.

Por otro lado,  debemos examinar la política fiscal. Pasar de un modelo que grava sustancialmente al consumo y al trabajo asalariado, para generar una política fiscal que grave la riqueza y las ganancias.

Asimismo,  debe quebrarse la dependencia tecnológica (patentes, cánones, royalties, “know how”), que genera un drenaje de divisas y constituye utilidades disfrazadas del capital monopolista trasnacional.

3: ¿Y la elegibilidad de los poderes que conforman el Gobierno Federal?

No quiero cerrar este ensayo sin abordar el tema políticamente acuciante: ¿es viable una elegibilidad indefinida temporalmente?

Comienzo por señalar que el Gobierno Federal está conformado, en el siguiente orden, por  tres poderes:el legislativo, el ejecutivo y el judicial. Los examinaré brevemente a continuación.

El Poder Ejecutivo Nacional es el único de los tres poderes para el que existen limitaciones temporales. Un mandato de 4 años y una posibilidad de un nuevo mandato consecutivo luego del cualel candidato tendría que aguardar quetrascurra un nuevo período para poder volver a postularse al cargo de presidente o vicepresidente de la Nación.

En tanto, senadores y diputados de la Nación pueden ser reelegidos indefinidamente.

A su turno, los jueces ocupan cargos vitalicios, mientras dure su buena conducta…o decidan jubilarse.

Nada  justifica desde una dogmática constitucional el introducir distingos.

En el caso de plantearse la discusión,  mucho más importante que la duración de los mandatos es asegurar que cada poder que conforma el Gobierno Federal se mantenga dentro del límite de sus facultades regladas y que ninguno de los tres poderes apropie facultades de los otros poderes. Ello requiere que no medien conductas  usurpativas  emanadas de alguno de los tres poderes, sinoque cada poder, igualmente, preserve y ejerza sus incumbencias constitucionales. Esto es mucho más importante –para mí- que generar alquimias numéricas sobre cuánto debe durar un mandato. Desde luego, respetando a rajatabla la periodicidad de las convocatorias electorales para elegir o renovar mandatos. Nada más. 

COMENTARIOS (208)

Leer todos los comentarios
AQ16lKRO5i3o

Now I'm like, well duh! Truly thuknfal for your help.

CmVzvlTCDkTxEKbL

Nk3PDh

crork service seo

VF5ALV This is one awesome blog post.Really thank you! Much obliged.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.