Martes 25 de Julio de 2017 - 21:34hs. - República Argentina Edición # 1748

Revista #53 Septiembre 2012 > Politica Nacional

JULIO PEREYRA: "CRISTINA SERÁ NUESTRA LÍDER DESPUÉS DE 2015"

Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela, nos recibió en las oficinas del Frente Nacional Peronista en la calle Bolívar. En la sala contigua esperaban varios intendentes de la Tercera Sección convocados para debatir el tema de la seguridad en el conurbano, uno de los temas que más le preocupa. Durante casi una hora conversamos sobre los ’90, el vínculo con Néstor Kirchner, los desafíos del proyecto nacional y su pasión por la tecnología aplicada a la gestión.


Por Federico Martelli

-Fuiste intendente durante el neoliberalismo y con el kirchnerismo, ¿Cómo se reflejó la diferencia de políticas nacionales en el trabajo cotidiano del municipio?

- En la década del '90, sobre todo desde el '97 en adelante, la cuestión empeoró gravemente. Veíamos como crecían las movilizaciones por el cierre de empresas, la ruta 36 se había convertido en un gran piquete y lo que estábamos haciendo como tarea más importante era ordenar los comedores sociales.

En el caso del municipio de Florencio Varela teníamos que sostener a las clases sociales más bajas y las medias que perdían un rango y no podían sostenerse. Proliferaban los comedores, la apertura de negocios en una habitación de la casa, etc. Lo que pasó a partir del '97 fue el decaimiento definitivo de un modelo que no era inclusivo, sino que nos excluía, con el verso de esperar el derrame, ese derrame que nunca vino.

Ellos jamás llenaron sus copas, siempre ponían otra. Nunca pasó que los capitalistas dejaran correr recursos hacia los sectores más humildes, más postergados. En Varela estaríamos rondando un 20% de agua, cloaca y teníamos un 8 o 10% de pavimento. El hospital “Mi Pueblo” era municipal, los centros de salud no se podían sostener, casi la gente no iba porque no había médicos y no había quién te pudiera resolver los temas. Nosotros poníamos la cara todos los días y la gente nos seguía acompañando pero sin posibilidades de discutir un cambio de rumbo.

En el 2003 empezamos a construir la inclusión social. A partir de Néstor Kirchner, los intendentes empezamos a entrar a la casa rosada por el playón. Pudimos ser partícipes en las discusiones de las políticas nacionales, de lo que ocurría en nuestro municipio. Entonces, a partir de ahí, empezamos a notar los cambios.

Para finales de 2012 vamos a llegar con el 100% de cloaca, con el 100% de agua, 100% de gas, estamos llegando al 65% de pavimento. Tenemos un hospital regional que es el orgullo de toda la provincia de Buenos Aires, donde se hicieron trasplantes, una universidad con 9 mil inscriptos, un sistema de salud funcionando, un sistema inclusivo donde nuestras mujeres hacen controles a sus hijos, reciben la asignación universal por hijo y podría enumerarte muchas políticas de inclusión, como los SICs, los pasos bajo nivel, la reestructuración de la estación el año que viene. Lo cierto es que los modelos son totalmente diferentes.

 -¿Era muy frustrante la situación previa al no poder dar respuestas?

- Muy doloroso. Yo estaba cuando un jefe de familia se sentía contento porque podía incluir a su hijo en un Plan Trabajar y era lo máximo a lo que podía aspirar. Hoy es diferente, hoy un padre está orgulloso porque su hijo terminó la secundaria, porque entró a la universidad, porque sus hijos que van a la primaria tienen una netbook que los iguala hacia otros sectores de la sociedad que ya lo tienen hace rato. Entonces son totalmente diferentes las miradas políticas y económicas. Desde el peronismo miramos que la economía tiene que estar al servicio del hombre. En los '90 estábamos al revés, al servicio de la economía.

Lo escucho a López Murphy hablando de economía y a mí se me eriza la piel. Fue el tipo que achicó la educación cuando en nuestro sistema planteamos lo contrario. Nosotros pagábamos seis puntos y pico de servicio de deuda externa y teníamos dos puntos en educación, ahora tenemos seis puntos y algo en educación y apenas dos puntos por el tema de las deudas internacionales.

 -¿Tuviste sintonía enseguida con Néstor Kirchner?

- Si. Antes de conocerlo a Néstor personalmente teníamos una relación a través de Carlos Kunkel. Carlos era muy amigo, así que yo conocía anécdotas de Néstor hasta que en una oportunidad nos sentamos Carlos, Néstor y yo, antes de la elección, y a partir de ahí…

-Carlos te dijo, “tengo un gobernador que quiere ser presidente…”

- No, la reunión no fue esa, fue una reunión de compañeros, más que nada. Después más adelante saltó el tema de ser presidente y ahí Néstor me dice algo, -no era candidato todavía- hablando del sistema de salud, yo le contaba esto que te contaba a vos, lo terrible que lo estábamos pasando y cómo cerrábamos el día con angustia. Entonces Néstor me dice “si algún día llego a ser presidente, vamos a hacer un hospital modelo acá en Florencio Varela”.

 -Cuando Néstor gana las elecciones en la primera vuelta, ¿empezaron a tener relación con él y a planificar cómo reconstruir el conurbano, cómo llevar adelante la economía, la política, etc?

- Él ya estaba muy metido en el tema. Hablaba de la coparticipación y cómo redistribuir los recursos. Sabía al detalle los problemas del conurbano, de cada uno de los distritos.

 -¿Qué te dejó el vínculo con Néstor?

- Un hombre que sabe desde donde habla con convicciones claras. Es decir hay algunos que vos los escuchás hablar y hablan de diferentes lugares. Uno tiene que saber desde qué pertenencia habla. ¿A quién representa? ¿representás a un monopolio?, ¿representás al pueblo? Él tenía muy claro lo que representaba. Desde el primer día cuando empezó a mezclarse con la gente, que le rompieron la cabeza con una cámara, que salió del protocolo, del esquema rígido que le armaban a los presidentes, quedó demostrado que era otro tipo de presidente.

Cuando le pedían que reprimiera los piquetes, eligió el tiempo porque sabía que era razonable la demanda. Cristina también, Cristina tiene una visión clarísima de qué lado está parada, a ella no la va a presionar ningún sector corporativo, ella representa los intereses de los argentinos. Lo dice permanentemente y trabaja en función de lo que dice, porque uno puede decir mucho de determinadas cosas, pero después te asustás cuando viene la presión. Ni Néstor ni Cristina se asustan por la presión.

 -¿Cómo la ves a Cristina?

- Muy fuerte, una gran estadista, una compañera súper preparada. Hoy no hay un dirigente a nivel nacional que se lo compare con Cristina. Esto no es ser ni alcahuete, ni obsecuente ni fantasioso, es decir la verdad. ¿Quién puede sentarse hoy en una mesa con Cristina a discutir cualquiera de los temas que tiene que ver con la realidad nacional?

-¿Cuáles son los desafíos que quedan pendientes? ¿Qué es lo que falta?

- Tienen que ver mucho con la situación internacional. Estamos ante una crisis internacional muy profunda. Esto nos puede dar un sacudón, pero también es una oportunidad de ganar nuevos mercados, que la industria nacional se atreva a ir por más, que no se conforme con que “ya llegué, con esto estoy bien”. Tiene que aportar más al país y tratar de producir aquellas cosas que todavía no producimos y es necesario importarlas.

 -¿Y los desafíos en Florencio Varela?

- Hoy tenemos uno de los municipios más digitalizados del país, con más herramientas informáticas. Estamos todos los días avanzando en nuevas herramientas: el 0800, la ventanilla única, todas las acciones que puedan ser en función de la atención al público para que se pueda controlar la gestión.

Una de las deudas más importantes que tenemos es el tema del parque industrial. Es lo que nos está faltando como motor económico.

El otro tema pendiente, el cual, por supuesto nos quita el sueño a todos, es el tema de la inseguridad. El tema de vivir más seguro es un tema que me obliga a buscar nuevas herramientas. La inclusión junto con la inseguridad son los desafíos más importantes porque nosotros tenemos liberados y si no consiguen un trabajo, son dos robos por semana por lo menos. Tenemos 1200 liberados en Varela y hay que incluirlos, hay que trabajar en la inclusión, hay que pensar qué hacemos, cómo hacemos para sacarlos del sistema perverso: entran a la cárcel, salen, entran, salen y se perfeccionan cada vez más. Terminan saliendo y las familias se acostumbran a ese tipo de vivencia. Tenemos varios programas de seguridad que tienen que ver mucho con la inclusión.

Otro tema tiene que ver con la presencia policial y el control de las fuerzas policiales, porque la justicia tiene que ejecutarse más rápido. Para mi es uno de los más importantes, porque vos podes perder la billetera y podes ganar plata de vuelta, pero cuando se pierde la vida de un hijo o un familiar, la tuya misma esa no se puede recuperar. Entonces el tema de la vida ya sea del que mata o el que muere a través del robo no se vuelve a recuperar, ni el tipo que mató se vuelve a recuperar y por supuesto ni la familia de la víctima.

 -El tema de la seguridad es un tema que hoy en la provincia de Buenos Aires está en el centro de la disputa política.

- Creo que hay que sacarlo de la disputa de política y generar una discusión de la seguridad como una política del Estado. Es decir uno no puede aprovecharse que puede hacer esto bien o mal electoralmente. Hay que hacer lo correcto, y para eso hay que avanzar en esa dirección, no lo que más votos te pueda traer a tu municipio o a la provincia.

 -Sin embargo la agenda de la derecha propone soluciones mágicas.

- Soluciones mágicas no han funcionado en ninguna parte del mundo. No hay soluciones mágicas, hay un plan de acción en el cual el Estado se compromete y genera una política de Estado. Es decir uno puede poner patrulleros en todas las esquinas, gente con cara de malo con un palo, pero si tenés todos los días más delincuentes, en vez de tener un lugar de rehabilitación perfeccionás al delito. Si después tenés un sistema que tiene que cuidar al ciudadano y son corruptibles estamos en un problema. Si a esto le sumas el ingreso de la droga como el paco es una explosión. Hay que trabajar mucho en el tema: quiero perseguir a los que venden paco, pero también quiero trabajar enseñando a los pibes que eso no les hace bien, que no se metan en eso que eso les hace daño. Entonces hay que hacer las dos cosas juntas; no solamente hablar de mano dura o mano blanda, sino trabajar correctamente por la justicia.

 -¿Qué opinión tenés de la Policía Municipal?

- Estoy de acuerdo en que el poder de decisión tiene que estar más cerca de la gente. Ahora si no hablás bien de cómo se distribuyen los recursos, vamos a tener policías ricas y policías pobres entonces José C. Paz y Florencio Varela va a tener policías pobres. Donde existan policías que tengan más posibilidades de hacer patrullajes por supuesto no van a ir los ladrones, van a ir donde no tengan tantos controles. El tema de la seguridad es algo un poco más amplio que poner gente en la esquina.

 -¿Cómo ves el 2015?

Cristina va a seguir siendo nuestra líder, independientemente de lo que ocurra. Ahora, porqué nosotros no podemos tener la oportunidad de que una líder del tamaño de Cristina pueda exponerse a que la gente elija. Hablo de una dirigente política de envergadura, porqué no podemos tener la oportunidad de votarla de vuelta si ella quisiera presentarse. No es por decreto, hay que llamar una Asamblea Constituyente para discutir una reforma de la Constitución, que de todas maneras hay que discutirla porque la del '94 es una Constitución para otro país, totalmente diferente a este. 

COMENTARIOS (18)

Leer todos los comentarios
aLi5Cu2F

Cucka, nincs is benne sok cukor, igazán diétás süti!A meggyfa meg király, remélem, még nem lombozott úgy le, mint a borsó.Ti hogyan magoztok, van egy tuti magozó technikám, ha érdekel.Ha melgsinácod, tényleg várd meg, míg rendesen kihűl! Remélem, ízleni fog!

matzcrorkz

PW3zg7 I really liked your post.Really thank you! Great.

crorkservice

nCg6XU I cannot thank you enough for the blog article.Thanks Again. Much obliged.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.