Domingo 26 de Marzo de 2017 - 08:07hs. - República Argentina Edición # 1626

Revista #63 Octubre 2014 > Politica Nacional

LOS FANTASMAS DE DICIEMBRE

Cerca de fin de año los sembradores del odio, la desestabilización nacional y las recetas neoliberales vaticinan desde la retórica una inminente tormenta. Las contradicciones entre los reclamos de la crisis de 2001 y las movilizaciones opositoras al gobierno en la última década. La oposición ya tiene su cuco: Máximo Kirchner salió a la cancha.


Por Lautaro González / editor@revista2016.com.ar
 
En la editorial del #49 de Revista2016 elaboramos un informe a diez años de del 19 y 20 de diciembre de 2001. Allí afirmamos que aquella “gesta heroica en donde el pueblo salió a las calles’’ puso fin a un gobierno que en campaña se presentó con promesas de cambio, aunque finalmente inclinó la oreja hacia las directivas económico-financieras del Banco Mundial y el FMI. 
 
Tras vivir en carne propia las consecuencias de las relaciones carnales, el pueblo argentino se hartó y puso en jaque a la política tras desafiar el estado de sitio dellarruista al ocupar Plaza de mayo. En medio de la represión y las balas de goma emergió el grito “¡Que se vayan todos!”, acompañado del “Piquete y cacerola la lucha es una sola’’, en clara alusión a la unidad entre los reclamos de la clase media y los millones de trabajadores desocupados que el sistema escupió a las calles. 
 
Si bien el grito de guerra no planteaba una solución inmediata, sino más bien se expresó como rebeldía antisistema, se plantó como descreimiento generalizado de los políticos y socavó las bases de la institucionalidad democrática. Además, puso de relieve la intención de la banca privada y los organismos de crédito internacionales en favorecer al capital de las grandes corporaciones multinacionales en detrimento de la ciudadanía.  
 
Con la institucionalidad de la república casi acéfala fue el turno de los vivos, esos que duermen entre las sombras de la avaricia y se agazapan cada vez que pueden para edificar sus proyectos e irrumpir con violencia lo que no logran obtener en las urnas. Son aquellos que detentan tal poder que les permite generar las condiciones propicias para desatar el caos y los saqueos sociales en propio beneficio, sumado a que toscamente contribuyen siempre a una estrategia que tiene enclaves internacionales invisibles a los ojos del ser humano común.  
 
Así entonces, el sistema, herido de muerte, debía encontrar una solución democrática urgente para garantizar la paz social y retomar las sendas institucionales. Diciembre de 2001 marcó un quiebre en la historia argentina que a posteriori se completó, ya como suerte de epílogo esperanzador, tras la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia de la Nación en 2003. 
 
Se hace camino al andar
 
Es sabido que el modelo económico, social y cultural impuesto a sangre y fuego desde el 24 de marzo del 1976 se profundizó en la década del `90. Luego estalló durante el gobierno de De la Rúa al dejar una treintena de muertos y centenares de heridos en las calles. Fue le punto culmine de la desindustrialización del país al ritmo de expulsar millones de trabajadores a la miseria de la desocupación. No nos olvidemos que en 2001, uno de cada cuatro argentinos no tenía trabajo, mientras que más de la mitad la población argentina se encontraba por debajo del índice de pobreza. 
 
Además, el gobierno de la Alianza les había recortado un 13 por ciento a los jubilados, y el fugaz ministro de Economía, Ricardo López Murphy, planteaba recortar los fondos destinados a educación.
 
El humor negro lo puso  Domingo Cavallo cuando mandó a los científicos a “lavar los platos” en consonancia con el proyecto menemista que promovía, por medio de la reforma del plan de estudios educativo, el cierre de todas las escuelas técnicas. 
 
Al asumir Néstor Kirchner la presidencia argentina llevó adelante un modelo distinto en relación al sometimiento de antaño frente al capital internacional. Se pagó la deuda externa y se desplegó una estrategia internacional que puso los intereses nacionales por delante de los organismos de crédito. Así pudo reconstruir la confianza en el mercado interno para volver a discutir el modelo de país.   
 
El dato tal vez más significativo se establece entre 2006 y mediados de este año, donde  el nivel de desempleo juvenil bajó de 25,2% a 17,7%, cifra incluso más baja que la de Francia, España, Portugal y Grecia. Así Argentina resultó ser el país que mejor enfrentó la problemática en la región, de acuerdo con un análisis reciente del Grupo de Estudios de Economía Nacional y Popular (Geenap). 
 
Dime junto a quién reclamas 
 
A lo largo de este último período (2003-2014) se sucedieron una serie de manifestaciones impulsadas desde el arco opositor y fomentadas desde los multimedios que merecen el estudio. En primer término no se debe pasar por alto que, a pesar de tener sancionada la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26.522 desde octubre de 2009, los grandes medios de comunicación como Clarín y La Nación, acompañaron e incentivaron las consignas de la oposición convirtiendo la agenda de reclamos en un condimento más del propio showbusiness. 
 
Así, desde una aparente neutralidad periodística, mostraron al pueblo argentino, la “naturalidad’’ con que los manifestantes de las protestas cargaban con insultos a la presidenta CFK o los ataques a la prensa de la Televisión Pública, Duro de Domar o C5N.     
 
Tal vez el 8N de 2012 sea un ejemplo claro de esta situación: si bien las consignas y reclamos de los manifestantes fueron heterogéneas y en algunas ocasiones contradictorias entre sí, las principales estaban dirigidas contra la corrupción, una eventual reforma constitucional (no la hubo), el impuesto a las ganancias (que solo pagan algunos trabajadores), la inflación, por una Justicia independiente, por libertad de prensa, la inseguridad, y sobre todo contra las restricciones para la compra de dólares. En aquellos días también hubo lugar para los militantes de la ultraderecha quienes se mezclaron con los manifestantes portando pancartas agraviantes a CFK y símbolos nazis.   
 
Solo la cantidad de participantes de la protesta animó a la CGT opositora junto a la CTA de Micheli, la UCR, la Federación Agraria Argentina (FAA) de Eduardo Buzzi, la Sociedad Rural, y grupos de izquierda como el PO y el PTS, a impulsar el 19D, tras el acto masivo convocado por el gobierno en celebración de la democracia y los derechos humanos el 9 de diciembre de ese mes. 
 
Cabe recordar que la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) emitió un documento ante aquellas jornadas de protesta donde observó “una paradoja” ya que, a 11 años de las trágicas jornadas de 2001, se reuniesen “en una misma marcha a los representantes del partido que ordenó la represión en 2001 y a sus víctimas”. Además el mismo comunicado expresaba que el paro fue “una medida inconsulta con la totalidad de las bases, respondiendo más a un acuerdo de cúpulas que van tras intereses políticos– electoralistas lejano al mandato de las bases y de la política que un sindicato construye cotidianamente”. “Si bien muchos de los ejes de la convocatoria son realidades a las que se debe dar una respuesta rápida, la heterogeneidad de los convocantes y sus orígenes antagónicos no son una garantía de seriedad y responsabilidad político-gremial ante el conjunto de los trabajadores. Prueba de ello es la falta de debate político en el que se pudiera exhibir tales contradicciones”, concluyó el sindicato.
 
Además recordemos cómo intervinieron los medios de comunicación en las rebeliones policiales en Argentina del año pasado cuando una serie de protestas por parte de efectivos de policías provinciales en reclamos de mejoras salariales y de condiciones de trabajo, afectaron a 21 provincias. Hubo  abandono de tareas, tomas de edificios públicos, se liberaron zonas que dieron pie para que se produzcan saqueos en algunas ciudades como Córdoba y Tucumán. Estos saqueos fueron llevados a cabo por delincuentes equipados con armas de fuego, palos y otros elementos contundentes que se organizaron en motocicletas o a pie e ingresaron en distintos barrios para llevarse todo lo que encontraban a su alrededor. 
 
El fin del reclamo culminó con el "reconocimiento económico y financiero" especial del gobierno quien informó que se abonaría con el objetivo de reconocer y agradecer a los efectivos de las fuerzas de seguridad nacional que trabajaron para contener los saqueos y robos en las provincias afectadas. Esta medida alcanzó a Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Policía de Seguridad Aeroportuaria.
 
Proa hacia la nada
 
Luego de casi una década junto al kirchnerismo, Hugo Moyano se lanzó a reunir a todos los espacios de la oposición para enfrentar a la Casa Rosada. Así apareció Sergio Massa en las elecciones de medio término de octubre de 2013 quien fue visto con buenos ojos por toda la familia del líder sindical.  
 
Lo cierto es que si Massa representa “lo nuevo” de la política habría que recordarle a sus votantes que fue el mismo intendente de Tigre quien se dirigió “pasado de copas” a la embajada de EEUU a hablar mal del ex presidente Néstor Kirchner cuando todavía era funcionario de kirchnerista: “era un monstruo cobarde y psicópata”, filtró en su momento Wikileaks. 
 
El que siembra vientos cosecha tempestades sentencia la sabiduría popular. Ahora en la web, circula un petitorio en el que se reclama que el titular del Frente Renovador asista a las sesiones en el Congreso en lugar de seguirlas por internet, tal cual confesó durante el último debate acerca de la Ley de Pago Soberano. "El diputado del Frente Renovador, Sergio Massa, cobra un sueldo que pagamos todos pero no va a su lugar de trabajo", reza el petitorio que se puede encontrar en change.org, al tiempo que exige: "Solicitamos que renuncie a su banca o que asista al Congreso". Para colmo de males durante el debate por la normativa en la Cámara de Diputados, Massa arribó a Rivadavia y Callao varias horas tarde, y cuando llegó, realizó un móvil con la señal de cable perteneciente al multimedio Clarín, Todo Noticias.
 
Florencieron mil Máximos
 
Un fantasma recorre el mundo de la oposición. Parece que tienen terror a la maduración política de la descendencia Kirchner que sea capaz de garantizar desde las mismas entrañas del modelo, la continuidad de las medidas que garantizan el ascenso social de las mayorías. Los opinólogos, esos que aparecen con cara de infelices en las editoriales de los domingos esgrimen su argumento: el reinado, la dictadura, la monarquía, el entorno y demás calificativos es la estructura retórica de una dialéctica que emana odio y rencor. Es que subestiman a la juventud y la propia capacidad política del Frente para la Victoria por construir consensos y alianzas para que no haya vuelta atrás en la Argentina. Para que la estrategia nacional tenga anclaje en lo que ya se hizo y la discusión gire en las medidas para completar lo que falta.
 
Así apareció Máximo en escena. Frente a un estadio colmado por La Cámpora y con el apoyo del resto de las organizaciones políticas y referentes del campo nacional y popular. Luego de Montoneros fue el acto masivo de una organización juvenil más importante de los últimos 40 años. Cerca de 40.000 almas dijeron presente para defender lo conquistado y darle el apoyo a la presidenta. "Argentina no tiene que ser patrimonio de los violentos, sino de quienes están dispuestos a dirimir en las urnas su militancia”, manifestó Máximo en el cierre del acto en cancha de Argentinos Juniors. Dicen que la historia se escribe con las cartas sobre la mesa. Así parece. 

COMENTARIOS (2)

Leer todos los comentarios
8zesSOWrG

try again later .. This often happens, baesuce, sometimes a person posts something, and then want the option of deleting that post, but when I try to delete, it refuses! This very frustrating..Please tell me why this happens, and tell me why it takes SO long to eventually delete a post?RegardsHayley

GjPnOJ9qK

No contialmps on this end, simply a good piece.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.