Martes 25 de Julio de 2017 - 21:35hs. - República Argentina Edición # 1748

Revista #51 Mayo 2012 > Producción Nacional

INVESTIGADORES FUERA DE ÓRBITA

El desarrollo espacial en Argentina avanza a pasos agigantados. En poco tiempo nuestro país podría sumarse al grupo reducido de naciones que poseen bases de lanzamiento de satélites. Este proyecto no sólo generará grandes réditos económicos al país, también demuestra el destacado nivel de los profesionales formados en las instituciones de educación pública.


 

Por Nerea Ravea

 

Formadora de formadores, la Facultad de Ingeniería de La Plata se destaca como una de las instituciones académicas con mayor trayectoria. Sus puertas abiertas a programas de incentivo nacional y proyectos de alcance internacional han permitido que decenas de estudiantes junto a profesores y especialistas tengan acceso a la experiencia interdisciplinaria y al intercambio de conocimientos que esto implica.

Entre los objetivos institucionales, figura fomentar la participación de los alumnos en actividades de investigación y transferencia: proyectos, becas y pasantías. Para esto, la casa de altos estudios desarrolla estrategias que vinculan al sector público y privado en un compromiso a partir del cual la experiencia pasa a ser compartida entre múltiples actores.

En este último tiempo se han firmado acuerdos de cooperación espacial con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), es así que hoy la facultad participa de la construcción del primer lanzador espacial del país y su equipo forma parte también en el armado de distintos proyectos satelitales.

Cristian Pardo, Ingeniero egresado de esta facultad, demostró su conformidad ante la propuesta académica. El año pasado pudo colaborar en el proyecto SAC-D/AQUARIUS (Proyecto de satélites realizado en el marco de cooperación internacional)  y hoy forma parte del proyecto SAOCOM (Proyecto espacial en curso). Pardo destacó su experiencia como una oportunidad única que brinda la institución a sus estudiantes.

En esta misma línea, Pablo Ringegni, coordinador de la Unidad de Investigación y Desarrollo (UID) del Grupo de Ensayos Mecánicos Aplicados (GEMA) hizo referencia a su sector: “La rama térmica de este equipo empezó en el año 2007, ahora tenemos el staff de gente joven que está formando, a su vez, un tercer grupo que son los alumnos de los últimos años. Hoy son como 70 personas, en el año 1994 éramos dos. En menos de 20 años esto creció exponencialmente”.

El primer lanzador satelital del país

En este momento, uno de los proyectos principales en el que participan docentes, investigadores, becarios y técnicos del departamento de Aeronáutica de la Facultad de Ingeniería de la UNLP es el de la construcción del primer lanzador satelital que tendrá el país. 

El Proyecto Tronador II se enmarca en el Plan Nacional Espacial del CONAE, que tiene como objetivo el desarrollo de satélites científicos y vehículos lanzadores con el fin de promover la industria nacional y la nacionalización de conocimientos.

“Es un Proyecto que es parte de la Misión Nacional,  y la idea es que la Argentina tenga en el menor plazo posible un lanzador porque hoy no tiene y está utilizando el de otros países”, explicó Ringegni.

En la actualidad, sólo Ucrania-Rusia, Japón, China, Unión Europea, India y Estados Unidos cuentan con esta ventaja, y este recurso tecnológico pondría a la Argentina en una posición privilegiada respecto al desarrollo espacial mundial.

Al tratarse de un proyecto inédito en el país, la idea es trabajar con una serie de lanzadores de desarrollo pequeños antes de llegar al producto final.

“La forma de probarlos es con otros vehículos anticipadores más pequeños, ir creciendo. Esa familia de lanzadores preliminar se llama VE (vehículos experimentales) y van del 1 al  6. Esto significa que hay seis prototipos para diseñar y volar antes del producto final Tronador II, que es el que va a llevar satélites, los otros irán con cargas más chicas”, explicó Ringegni en alusión al avance fragmentado de trabajo que debe dirigir.

El proyecto se desarrolla íntegramente en el país y es la CONAE la encargada de   coordinar el trabajo de numerosas instituciones del sistema científico nacional, entre las que se cuentan el Centro de Investigaciones Ópticas y el Instituto de Radioastronomía (ambos del Conicet), el Instituto Balseiro, el Instituto Universitario Aeronáutico de Córdoba y el Grupo de Ensayos Mecánicos y Ambientales de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata.

Una cuestión de feedback

A su vez, un segundo plan en cuestión es la puesta en órbita de una serie de satélites provistos de radares polarimétricos (denominados Polsar).

“En realidad, el satélite es el SAOCOM y la parte del proyecto que tenemos a cargo es la antena SAR, que es una antena radar.  Además, tenemos el diseño estructural y térmico de los componentes de las cajas electrónicas de los paneles de la antena”,  explicó Ringegni.

Según el especialista, la antena va plegada al lanzamiento y cuando llega a órbita se despliega. “La parte de la antena que mira a la Tierra tiene los módulos irradiantes donde el radar recibe la señal, y detrás, en los paneles que se encuentran apuntando hacia el espacio profundo, están las cajas electrónicas, grandes receptáculos donde va toda la electrónica que maneja la señal de la antena”.

Si bien tanto el satélite desarrollado con anterioridad, el AQUARIUS SAC-D, y el SAOCOM pueden medir y determinar la humedad del suelo, la diferencia radica en que este último posee un radar.

“El instrumento que se hizo acá, que era complementario del AQUARIUS, lo que hacía era tomar la visión de la tierra, las microondas, y a través del estudio de esa señal determinar varios parámetros: la salinidad del mar, humedad del suelo, entre otros aspectos. El SAOCOM puede medir esas cosas pero con la ventaja de que en vez de ser pasivo puede tomar las señales de la Tierra y emitir. Es un radar que trabaja en distintas frecuencias y puede penetrar nubes, puede medir humedad del suelo e inclusive penetrar el suelo y tomar información”.

Ambos proyectos amplían el campo de conocimientos técnicos en la facultad; la tarea conjunta entre estudiantes, profesores de la casa de estudios y distintas entidades del país hoy sientan las bases para proyectos futuros de alcance internacional. 

COMENTARIOS (20)

Leer todos los comentarios
zFCp89zJaI

Well put, sir, well put. I'll cetairnly make note of that.

crorkz matz

IA0559 I really enjoy the article post. Really Great.

crorkservice

UOnk6K Thanks again for the blog. Cool.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.