Jueves 27 de Abril de 2017 - 02:23hs. - República Argentina Edición # 1658

Revista #55 Marzo 2013 > Sociedad y Cultura

CRISTINA BANEGAS: "NO ME DA EL ESTÓMAGO PARA HACER COSAS QUE NO COMPARTO"

“Me parece que este es un momento sumamente interesante en el que se están debatiendo los grandes temas de un país, donde se está pensando el país; y me interesa ser parte de esas discusiones y que lo que hago también sea parte de esos dilemas e ideas.”


Por Manuela Irianni

 

Cristina Banegas nos recibió en un mediodía caluroso de Palermo, de espaldas a un jardín pequeño pero frondoso, tan calma como expectante y vestida con una camisola blanca; muy lejos de la vehemencia que la caracteriza en el escenario y que sólo afloró durante el encuentro en momentos puntuales, como cuando nos referimos a su actuación en Infancia clandestina, el film de Benjamín Ávila en donde condensó toda su experiencia teatral y la llevó al cine. En dicha producción hay una escena en particular que marcó al público argentino, se trata del momento en que Amalia, la abuela (Cristina Banegas) y Cristina, la madre de Juan (Natalia Oreiro) discuten álgidamente sobre la vida clandestina que la pareja de montoneros ha elegido llevar, y especialmente sobre lo que esto implica para el destino de sus dos hijos, que la abuela quiere llevar consigo para proteger.

“Yo creo que hay algo importante e interesante que pasó, que es que mucha gente me dijo que había pasado por esa escena: como hija o como madre había tenido esa discusión que mi personaje tenía con el personaje de Natalia Oreiro; y que esa escena, que según Benjamín Ávila es el corazón de la película, de alguna manera concentra un dilema y una situación desgarradora, generacional también. Provoca conmoción ver esta película, sobre todo para los que estuvieron allí, y supongo que para los jóvenes también, porque cuenta nuestra historia y al estar narrada desde la visión del niño de alguna manera nos comprende a todos. Tiene mucho valor que Benjamín se haya animado a contar su historia, aunque creo que la historia real es más dura, mucho más dura que Infancia clandestina; pero también creo en la ficción y estoy muy contenta de haber participado.”

A fines del año pasado mientras Banegas recibía su primera distinción en cine por Infancia clandestinaa través de los Premios Sur, concluía a su vez un año de funciones con Molly Bloom. Tal fue el monólogo basado en el Ulises de Joyce con el que la actriz celebró sus 45 años con el teatro y que este año continuará haciendo en el interior del país.

“La adaptación de Molly estuvo trabajada musicalmente, como un concierto de una voz adentro de una cabeza. Fue algo muy elaborado, trabajamos muchísimo en la partitura.”

Durante los cuarenta minutos que dura el unipersonal es imposible quitar los ojos de la escena porque la puesta es de una fluidez y un dinamismo tales que pareciera que no se puede respirar hasta que el monólogo termine. Es como si por primera vez se pudiera dar cuenta del torbellino que es la mente de una mujer: el sexo, el amor, el trabajo, la madre, los hijos; todo pasa por la cabeza de esa Molly desvelada que se enoja, se erotiza y canta.

“Este último capítulo de el Ulises de alguna manera es un homenaje a la mujer, yo lo siento como eso. Él termina su obra en ella, en la cabeza de ella, me parece fantástico. Y además uno diría, ¿es un hombre o es una mujer él? El texto está muy bien construido, es extraordinario y eso te da un entramado, un andamiaje por el cual discurrir, muy complejo e interesante. Si hay algo que es realmente maravilloso es construir los diferentes planos de un discurso: esa complejidad de matices, de dinámicas, tonalidades y texturas; es un trabajo exquisito, muy técnico pero muy gozoso también.”

El reconocimiento a la tríada cine, teatro y TV se completaba a fines de 2012 para Cristina con su primer Emmy, premio que desde los Estados Unidos distingue anualmente a la industria de la televisión.

“Recibí el premio Emmy por un proyecto que es Televisión x la inclusión; ganamos Darío Grandinetti y yo lo cual nos pareció algo muy poderoso, porque ambos éramos de esta mini-serie que trabaja temas relacionados con la ética. Que la ética y la televisión estén juntas es algo que me parece importante; no siempre lo están, casi nunca lo están. Está bueno participar de un proyecto así, yo hago poca televisión, entonces ganar mi primer premio internacional por la televisión es raro en realidad. Esto que me está pasando de estar haciendo muchas notas, de que la gente me felicite por la calle, es lo que Andy Warhol llamaba ‘los 15 minutos de fama’. Estoy en mis 15 minutos de fama —Cristina se ríe de una manera reposada, como disfrutando del momento pero sin perder de vista ni por un instante que es eso: un momento—  Es como una medida ¿no? Salís a la calle y ya hay algo diferente en cuanto a cómo te registran.”

El problema con los Emmy, o no, es que eligen premiar a una “televisión que va junto con la ética”, como diría nuestra entrevistada, cuando ellos mismos surgen del seno de ese capitalismo que todo lo arrasa, y que excluye justamente a quienes Televisión x la inclusión intenta reincorporar, al menos desde la ficción.

“Son el emblema mundial de ese sistema, sí, pero de alguna manera creo que también en Estados Unidos hay gente muy lúcida y muy progresista, entonces uno también puede apostar a eso, a que ellos están premiando una buena actuación, de una profunda intensidad emocional, verosimilitud y de una gran construcción de espontaneidad; pero que es una buena actuación que no se podría escindir formalmente, estéticamente, de su contenido. Ellos lo vieron, digo, giles no son; podrán ser hijos de puta, pero giles no son; o en todo caso los giles son los sometidos, los que se creen que ese sistema funciona. A su vez las otras nominadas eran producciones carísimas, del re contra primer mundo; entonces que hayamos ganado tiene algo heroico, tiene algo que es muy argentino. Los mejores futbolistas salían de los potreros, ahora ya no hay potreros, pero estamos hablando de cierta precariedad en lo que serían las industrias culturales, lo que es vivir en el tercer mundo; estamos muy lejos de cómo producen ellos, esa es una realidad. Pero bueno, me parece que está bien que reconozcan estos trabajos. Lo digo por estas producciones que seguramente se van a multiplicar con la ley de medios, que ya se está aplicando porque ya hay una cantidad de materiales que están emitiéndose. Me parece que hay algo bien interesante en todo lo que está pasando, aunque todavía la ley de medios no esté en el lugar en que tiene que estar, ya se está produciendo más de lo que se producía, ya se abrieron líneas de acción por todos lados y hay un movimiento que no teníamos la posibilidad de que hubiera. Son todos proyectos de bajísimo presupuesto, hechos a los ponchazos, con cachés prácticamente simbólicos, hay que decirlo también ¿no? Porque por ahí se creen otras cosas, y no, no es así, esto está hecho a cuore limpio.”

La ley de medios nos situó en la actualidad argentina y en la vinculación que ésta tiene, en tanto proceso político, con las esferas artísticas.

“Creo que estos 30 años de democracia que empiezan a cumplirse a partir de este año son muy auspiciosos, que en 30 años logramos algo bien interesante en cuanto a lo que se llamaría democracia; y está muy bien que lo celebremos, está muy bien que la gente salga a la calle, porque eso también es parte de la democracia. No hay que olvidar que en las dictaduras lo primero que se prohíbe son las fiestas populares, el carnaval.”

Cristina hace una pausa como quien se prepara para tratar un tema trascendental:

“Creo que siempre está vinculado el arte con la política, lo que pasa es que a veces es un arte de mierda con una política de mierda. Hay muchas formas de lo que llamamos política, y no tantas dentro del arte, porque lo que es basura creo que no se llama arte, pero sí se vende como arte, o por lo menos como hechos culturales y comunicacionales. Existen estos monstruos mediáticos que nos preocupan, con una intención clarísima de producir basura y chatarra. La clave sería estar más o menos atento a qué sí y qué no, qué cosas sí comparto como para hacer como actriz, como directora, cantante o maestra. Pero a veces es difícil renunciar a cosas que se proponen y que son económicamente muy atractivas... Pero no, la verdad que no, no me da el estómago para hacer cosas que no comparto. Así que calculo que seguiré participando en el tipo de proyectos que sí me interpelan. Supongo, espero... Y bueno, allá vamos.” 

COMENTARIOS (205)

Leer todos los comentarios
link building

w3rxTJ It as not that I want to replicate your web page, but I really like the style. Could you tell me which design are you using? Or was it tailor made?

crork service

Hhf7Ko You ave made some good points there. I looked on the net for additional information about the issue and found most people will go along with your views on this site.

crorkz com

TW9p5Y Really informative blog post.Really looking forward to read more. Cool.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.